domingo, 31 de octubre de 2010

Nuevos rumores de guerra: USA planea apoderarse del arsenal nuclear de Pakistán

Por Rick Rozoff

"A medida que la guerraen Afganistán, la mayor y más prolongada del mundo, prosigue con cantidades récord de víctimas entre civiles y combatientes a ambos lados de la frontera afgano-paquistaní, hay planes en marcha para expandir aún más la guerra hacia Pakistán y amenazar también a Irán… Se hacen comparaciones con la guerra de Washington en Indochina. Pero Pakistán, con sus 180 millones de habitantes y armas nucleares, no es Camboya, e Irán, con su población de más de 70 millones, no es Laos”.

Dos noticias recientesprovenientes de USA han comenzado a reverberar en Pakistán y causan especulación de que el aumento de los ataques de drones estadounidenses y de ataques de helicópteros de la OTAN en ese país podría ser el presagio de acciones mucho más amplias: Nada menos que la expansión de la guerra de Occidente en Afganistán hacia Pakistán con el objetivo final de apoderarse de las armas nucleares de esa nación.         

News International, el mayor periódico en idioma inglés de Pakistán, publicó un informe el 13 de octubre basado en pasajes del libro recientemente publicado del periodista estadounidense Bob Woodward Obama’s Wars que señalan que durante una cumbre trilateral entre los presidentes de USA, Afganistán y Pakistán el 6 de mayo de 2009 el jefe de Estado paquistaní Asif Ali Zardari acusó a Washington de estar tras los ataques de los talibanes dentro de su país con el propósito de utilizarlos a fin de que “USA pudiera invadir y apoderarse de sus armas nucleares”. [1]                          

Woodward describió comentarios intercambiados en una cena de Zardari y Zalmay con Khalilzad, nacido en Afganistán, ex embajador de USA ante las Naciones Unidas (2007-2009), en Iraq (2005-2007) y Afganistán (2003-2005). Khalilzad también fue un cercano asociado del Consejero Nacional de Seguridad de Jimmy Carter, Zbigniew Brzezinski, arquitecto de la estrategia estadounidense de apoyar desde 1978 ataques de extremistas armados basados en Pakistán contra Afganistán, cuando se unió al expatriado polaco en la Universidad Columbia de 1979 a 1989.


El “testigo” de relevo para lo que es ahora la intervención de más de 30 años de Washington en Afganistán fue pasado de Brzezinski a Khalilzad en los años ochenta cuando este último fue nombrado uno de los funcionarios superiores del Departamento de Estado del gobierno de Ronald Reagan a cargo de apoyar a combatientes muyahidines que operaban desde Peshawar en Pakistán. Entró al Departamento de Estado de 1984 con una beca del Consejo de Relaciones Exteriores y trabajó para Paul Wolfowitz, entonces secretario adjunto de Estado para Asuntos de Asia Oriental y el Pacífico. Sus esfuerzos fueron aumentados por el director adjunto de la Agencia Central de Inteligencia de entonces, Robert Gates, actualmente secretario de defensa de USA. Dos de sus principales clientes, Gulbuddin Hekmatyar y Jalaluddin Haqqani, son fundadores y dirigentes de Hezb-e Islami Gulbuddin y de la red Haqqani, contra los cuales el Pentágono de Gates combate actualmente a ambos lados de la frontera entre Afganistán y Pakistán.

Según la información de Woodward sobre las acusaciones del presidente paquistaní a Khalilzad en mayo del año pasado, “Zardari dejó caer su cuidado diplomático. Sugirió que uno de…dos países estaba organizando los ataques de los talibanes paquistaníes dentro de su país: India o USA. Zardari no pensaba que India podría ser tan hábil, pero USA sí. (El presidente afgano Hamid) Karzai le había dicho que USA estaba tras los ataques, confirmando las afirmaciones del ISI paquistaní (Inteligencia Inter-Servicios)”. [2]

Se dice que Khalilzad, cuyo currículum vitae también incluye tareas en el Departamento de Defensa, el Consejo de Seguridad Nacional, el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, la Fundación Nacional por la Democracia (NED), la Corporación Rand (donde ayudó a establecer el Centro de Estudios de Oriente Próximo) y el Proyecto para el Nuevo Siglo Estadounidense, discrepó de la afirmación de Zardari, lo que llevó a que este último respondiera que lo que había descrito “era un complot para desestabilizar Pakistán”, tramado para que, según la versión de sus palabras de Woodward, “USA pudiera invadir y apoderarse de las armas nucleares (de Pakistán)”.

El informe señaló que Zardari “no podía explicar de otra manera la rápida expansión de la violencia. Y la CIA no había perseguido a los dirigentes de los talibanes paquistaníes, un grupo conocido como Tehrik-e-Taliban-e-Pakistan o TTP que había atacado al gobierno. TTP también fue culpado del asesinato de la esposa de Zardari, Benazir Bhutto”.

En las palabras del presidente paquistaní: “Os damos objetivos de talibanes que no perseguís. Perseguís otras áreas. Estamos desconcertados”.

Cuando Khalilzad mencionó que los ataques con drones dentro de Pakistán “tienen el objetivo primordial de dar caza a miembros de al Qaida e insurgentes afganos, no a los talibanes paquistaníes”, Zardari respondió insistiendo “Pero el movimiento talibán está vinculado a al Qaida… por lo tanto al no atacar los objetivos recomendados por Pakistán, USA ha revelado su apoyo a TTP. En un cierto momento la CIA incluso trabajó con el líder del grupo, Baitullah Mehsud”. [3] (Tres meses antes un ataque de drone dirigido por la CIA mató a Mehsud, su mujer y a varios parientes políticos y guardaespaldas).

En agosto de 2009, mientras todavía comandaba todas las fuerzas de USA y de la OTAN en Afganistán, el entonces general Stanley McChrystal emitió su confidencial Evaluación Inicial del COMISAF (Comandante de la Fuerza Internacional de Ayuda a la Seguridad) que afirmó que “los principales grupos insurgentes según la importancia de su amenaza para la misión son: Quetta Shura Taliban (05T), la Red Haqqani (HQN), y Hezb-e Islami Gulbuddin (HiG)". [4] El primero es un grupo talibán afgano que, como lo indica su nombre, está basado en la capital de la provincia Baluchistán de Pakistán.

Steve Coll, Alfred McCoy y otras autoridades sobre el tema han documentado la participación de la CIA con Gulbuddin Hekmatyar y Jalaluddin Haqqani: que eran compartidos con la Inteligencia Inter-Servicios de Pakistán, si no transferidos por ésta a la CIA, como recursos privados. Coll ha afirmado además que Haqqani dio refugio y apoyó a Osama bin Laden desde los años ochenta. 
  
En la reunión entre Obama, Zardari y Karzai en mayo de 2009, el presidente estadounidense afrentó a sus dos homólogos por su supuesta falta de decisión en la realización de la guerra a ambos lados de la Línea Durand, a pesar de que mientras hablaba Pakistán estaba involucrado en un gran ataque militar en el Valle Swat que llevó al desplazamiento de 3 millones de civiles.


Cuatro días después del intercambio de palabras entre Zardari y Khalilzad, el presidente paquistaní apareció en la edición del 10 de mayo de Meet the Press de NBC en un programa que también incluyó al presidente afgano Karzai y a Steve Coll, ahora presidente y director ejecutivo de New America Foundation y autor de Ghost Wars: The Secret History of the CIA, Afghanistan, and Bin Laden, from the Soviet Invasion to September 10, 2001 (2004) y de The Bin Ladens: An Arabian Family in the American Century (2008).

Los comentarios de Zardari ante su audiencia estadounidense incluyeron la afirmación de que los talibanes “forman parte de vuestro pasado y de nuestro pasado, y la ISI y la CIA los crearon juntos. Y puedo encontrar para vosotros 10 libros, y 10 filósofos, y diez ensayos al respecto…”. [5]

El que los dirigentes de los otros dos grupos armados identificados por McChrystal - Haqqani y Hekmatyar – se encontraban entre los tres dirigentes muyahidines financiados, armados y entrenados por la CIA (el difunto Ahmed Shah Massud fue el tercero), completa el cuadro: Robert Gates, el secretario de defensa, libra una guerra contra fuerzas que Robert Gates, el director adjunto de la CIA, apoyó a través de uno de los programas clandestinos más prolongados y costosos de la Agencia, la Operación Ciclón.

Después de retirarse de la vida pública, George Kennan, el principal arquitecto de la política de Guerra Fría de USA, citó una línea que atribuyó a Goethe para advertir que finalmente todos somos destruidos por monstruos de nuestra propia creación. Para corregir a Voltaire, la Casa Blanca, en lugar de Dios, “es un comediante que actúa para una audiencia demasiado asustada para reír”.

La versión de Woodward de los comentarios del año pasado del presidente de Pakistán y de Zalmay Khalilzad podrían ser desdeñados como simplemente anecdóticos si no fuera por un artículo que apareció en el New York Post el 3 de octubre y los eventos en el propio Pakistán en las últimas seis semanas.

Arthur Herman, un experto visitante del think tank conservador American Enterprise Institute declaró en un artículo intitulado “Nuestro problema en Pakistán: el enfoque de Obama está fracasando”, que “la ironía amarga es que incluso mientras Obama trata de salir de la guerra en Afganistán, podría estarnos llevando hacia otra en Pakistán”.

El autor detalló que mientras en 2009 USA lanzó 45 ataques de vehículos aéreos Predator sin tripulación (drones) dentro de Pakistán, había triplicado la cifra hasta la fecha de publicación de su artículo y que sólo en septiembre se había lanzado la mitad de la cantidad de ataques de todo el año pasado.

Herman advirtió, mencionando también el ataque de helicóptero de la OTAN del 30 de septiembre en la Agencia Kurram de las Áreas Tribales bajo Administración Federal de Pakistán, que mató a tres miembros del Cuerpo Fronterizo y que “Incursiones del Equipo de Persecución Contraterrorista de la CIA –con sus 3.000 soldados afganos– dentro de Pakistán también se están convirtiendo en rutina”.

“Todo esto refleja un esfuerzo estadounidense en Pakistán que recuerda en mucho el que emprendimos en Laos en los años sesenta –uno de los trampolines que llevaron al cenagal vietnamita”.

“Si la creciente presión de Obama sobre Pakistán desestabiliza a ese gobierno, lo único que podría mantendrá las armas nucleares de ese país fuera de las manos de al Qaida tendrían que ser las tropas estadounidenses. Es un panorama bélico que hará que Obama desee que su nombre fuera Lyndon Baines Johnson". [6]

Herman atribuye la expansión de la guerra afgana hacia Pakistán a un nivel cualitativamente más peligroso a las maquinaciones del ex agente de la CIA y actual Socio Sénior de Brookings Institution, Bruce Riedel y del comandante de 152.000 soldados de USA y de la OTAN en Afganistán, general David Petraeus.

Un informe del 13 de octubre documentó que desde que Petraeus se hizo cargo del comando del esfuerzo bélico en Afganistán en junio ha habido un aumento de un 172% en los ataques aéreos de USA y de la OTAN, de 257 misiones de ataque en septiembre de 2009 a más de 700 el pasado mes. Además “los vuelos de vigilancia aumentaron a casi tres veces la cantidad de septiembre de 2009 y los vuelos de suministro también han aumentado… A veces parece que Petraeus estuviera más dispuesto a arriesgar el así llamado ‘daño colateral’ de muertes de civiles…”. [7]

Los ataques de drones del mes pasado fueron los más numerosos en cualquier mes desde que se iniciaron los asesinatos selectivos en 2004 y la cantidad de muertes que han causado –más de 150– es el total mensual más elevado hasta la fecha.

Hasta mediados de este mes ha habido por lo menos ocho ataques con drones y no menos de 66 personas muertas.

Según la New American Foundation de Steve Coll, 1.439 de las 1.844 muertes causadas por ataques de drones en Pakistán ocurrieron en 2009 y hasta ahora durante este año. [8]

De la misma manera, las muertes de 1.111 de 2.160 soldados de USA y de la OTAN muertos en Afganistán desde 2001 ocurrieron en el mismo período. Diecisiete soldados extranjeros fueron muertos sólo entre el 13 y el 16 de octubre.

El 13 de octubre, la prensa paquistaní informó que helicópteros de la OTAN, que hasta entonces sólo operaban en las Áreas Tribales bajo Administración Federal, (en cuatro ataques contra la red Haqqani entre el 25 y el 30 de septiembre), violaron el espacio aéreo de la nación sobre la provincia de Baluchistán, llevando a Islamabad a presentar una protesta formal a la OTAN.

Desde las revelaciones del nuevo libro de Bob Woodward y la publicación del artículo de Arthur Herman, han aparecido comentarios en los periódicos paquistaníes que indican la seriedad con la que se consideran los recientes eventos y augurios aún más sombríos.                          

 Un artículo del 13 de octubre en The Nation señaló que “la continua guerra contra el terror en Afganistán apunta a llevar las operaciones a territorio paquistaní… El verdadero objetivo es el potencial nuclear de Pakistán; ellos (USA y la OTAN) no se ven ante una amenaza plausible a la seguridad de los mal equipados talibanes o de extremistas harapientos”.


En un comentario sobre el artículo del New York Post citado anteriormente, el comentarista paquistaní A. R. Jerral afirmó además que lo que “Herman sugiere en su texto es en realidad una dirección política para el gobierno de USA. Implica que la política de enviar drones y de atacar escondites combatientes en el territorio paquistaní no ha funcionado… El objetivo son las bombas nucleares de Pakistán. Es una manera tácita de decir a los responsables políticos en Washington que mantengan la presión sobre nuestro país, que debilitará la posición del gobierno paquistaní, causando inestabilidad. Eso suministrará la razón para el ingreso de tropas de USA”.

Agregó: “Sabemos de los ataques de drones porque se informa al respecto en los medios, pero lo que no sabemos y lo que no dicen los medios es el hecho de que fuerzas de la OTAN dirigidas por USA están lanzando incursiones a través de la frontera hacia Pakistán… Para hacerlo, la CIA opera Equipos de Persecución Contraterrorista en Afganistán.

“Esos equipos organizan regularmente incursiones terrestres dentro de territorio paquistaní”.

“De esta manera, las cosas se agravan en lo que tiene que ver con la guerra contra el terror. Pakistán tiende a convertirse en el primer plano en esta guerra. Bruce Riedel, un ex funcionario de la CIA y del NSC (Consejo Nacional de Seguridad) ha aconsejado al señor Obama que transfiera el foco de la guerra ‘de Afganistán a Pakistán’; es lo que estamos presenciando mediante el incremento del esfuerzo bélico hacia territorio paquistaní”. [9]

Un comentario paquistaní del día anterior declaró: “Hemos sido… arrastrados a dar acceso a Baluchistán a USA, desde donde ha estado tratando de desestabilizar el régimen iraní mediante apoyo al grupo terrorista Jundullah... Aún más amenazante es que, a menos que cambiemos de rumbo ahora, habremos perdido la batalla por retener nuestros recursos nucleares porque es donde lleva en última instancia el camino de la OTAN y de USA”.

“El acceso descontrolado para agentes encubiertos militares y de inteligencia, contratistas oficiales y privados, es otro factor de desestabilización que aparentemente no somos capaces o estamos dispuestos a controlar. Y ahora tenemos las incursiones de la OTAN hacia nuestro territorio y sus ataques incluso contra nuestro personal militar, lo que muestra el Estado servil en el que vivimos actualmente. [10]

“A medida que la guerra en Afganistán, la mayor y más prolongada del mundo, prosigue con cantidades récord de víctimas entre civiles y combatientes a ambos lados de la frontera afgano-paquistaní, hay planes en marcha para expandir aún más la guerra hacia Pakistán y amenazar también a Irán… Se hacen comparaciones con la guerra de Washington en Indochina. Pero Pakistán, con sus 180 millones de habitantes y armas nucleares, no es Camboya, e Irán, con su población de más de 70 millones, no es Laos”.

Notas
1) Shaheen Sehbai, Zardari says US behind Taliban attacks in Pakistan, The News International, 13 de octubre de 2010.
2) Ibid.
3) Ibid.
4) Washington Post, 21 de septiembre de 2009.
5) Meet the Press, 10 de mayo de 2009.
6) Arthur Herman, Our Pakistan problem: Obama’s approach is failing, New York Post, 3 de octubre de 2010. Obama’s Pakistan Failure, American Enterprise Institute, 3 de octubre de 2010.
7) ABC News Radio, 13 de octubre de 2010.
8) New America Foundation.
9) A. R. Jerral, Shifting war on terror to Pakistan, The Nation, 13 de octubre de 2010.
10) Shireen M. Mazari, Ending Collaboration with the US on the War on Pakistan, The Dawn, 12 de octubre de 2010.
11) NATO Expands Afghan War Into Pakistan, Stop NATO, 28 de septiembre de 2010























Argentina : El pseudo progresismo argentino llora a Kirchner, un continuador del modelo

Las reflexiones que siguen están dedicadas a mis amigos kirchneristas, convencidos ellos que nos deja un “revolucionario luchador por su patria”.   
                        
Sé que caerán antipáticos algunos conceptos, pero creo que así como tenemos la libertad de expresar nuestras ideas, tenemos la obligación de denunciar el modelo, modelo, que mal que le pese a mis amigos kirchneristas, sigue generando desigualdad social, pobreza y marginalidad.


No hay medias tintas a la hora de definir un proyecto político. No existe un capitalismo con rostro humano, como no existe modelo alternativo que solo se defina como tal en lo discursivo. La muerte del ex presidente Néstor Kirchner debe servirnos entonces para repensar una cantidad de cuestiones que los intelectuales orgánicos que lo acompañan no están dispuestos a pensar, simplemente porque viven y comen del modelo.

En los siete años que lleva el kirchnerismo en el poder no ha cambiado el modelo económico sostenido en este país desde 1966 a la fecha. Hay que decir sin eufemismos y llamando a las cosas por su nombre, que el modelo de producción capitalista sigue dominando en las estructuras sociales, económicas, políticas y culturales de nuestro país.

Creo que quienes afirman lo contrario no entienden cómo funcionan determinadas relaciones, pero además se niegan a mirar los datos de la realidad con la suficiente inteligencia para ver que poco y nada ha cambiado respecto al tan cuestionado modelo de los años 90.
 Y simplemente no ha cambiado porque el extinto ex presidente Kirchner es hijo de aquel modelo.

Gobernador de Santa Cruz durante los duros años del menemismo, no le conocemos a Kirchner declaraciones opuestas al modelo durante esos años, acompañando incluso, la ola privatizadora de las empresas estatales estratégicas como Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF).

Además todos hemos visto alguna foto de Kirchner abrazando a Menem, seguidos ambos, por la mirada de Cristina. En esto sería bueno hacer memoria. No basta decir que se pertenece a una generación para decir que los ideales de esa generación son los que gobiernan.

 Kirchner no reúne detrás de sí el espíritu de los setentistas, por más discurso que pretenda lo contrario. Kirchner reúne el espíritu de los 90, el de un país a merced del mercado, cuando por ejemplo, decide pagar la deuda externa. Kirchner no sintetiza el espíritu de la generación que buscó transformar el mundo pues lejos de aquellos ideales transformadores de la sociedad, el ahora extinto dirigente peronista ha sostenido el modelo económico y social del consenso de Washington.
Si algún espíritu setentista sostuvo al matrimonio presidencial ha sido la soberbia y la prepotencia montonera, aquella que siempre creyó llevarse el mundo por delante.

Sin Jorge Julio López NO HAY DERECHOS HUMANOS

La que pareció ser la principal bandera de Kirchner pronto se ha convertido en una banalización de un tema tan profundo como trascendente. Los derechos humanos de la administración K, y aún cuando hubiera cooptado a determinados organismos de derechos humanos como las Madres de Plaza de Mayo, Abuelas o algunas regionales de HIJOS, hace agua por todas partes.

El avance no solo ha sido lento sino que hasta el momento solo se ha juzgado a una pequeña cúpula de dictadores más en su lecho de muerte que cercanos a cualquier poder, omitiendo que la justicia para ser tal debe llegar a todos los cuadros del aparato represivo implicado en la violación sistemática de los derechos fundamentales.

Kirchner hizo uso y abuso de los derechos humanos, esos que por lo que tantos nos hemos preocupado en gran parte del campo popular. Pero además y para seguir ejerciendo nuestro derecho a la memoria, derecho que parece ser que nos han quitado, que nos han robado, mientras Jorge Julio López no aparezca con vida todo discurso de derechos humanos naufraga a la deriva y no se sostiene en sí mismo.

Los apologéticos del kirchnerismo han olvidado a López.
 Ni en 6,7,8, programa oficialista y ultrakirchnerista de la televisión pública (aquella que debiera ser de todos los habitantes del país y no solamente de la casta gobernante) blablablean de Néstor y de Cristina, encumbrándolos como los salvadores de la patria, colocándolos cual ídolos de bronce pero se han olvidado por completo que un compañero del campo popular está DESAPARECIDO.
 Jorge Julio López está DESAPARECIDO y esto, en una administración que se dice defensora de los derechos humanos es inadmisible.

Un desaparecido en democracia vale lo mismo que 30.000 desaparecidos en dictadura. Un solo compañero del campo popular desaparecido vale tanto como todos. Y no vale la consiga sola de aparición sino va seguida de la vida, aquella que reclamaron por tantos años las organizaciones de derechos humanos, hoy, alguna de las cuales, son parte integrante del proyecto K. Tampoco a estas organizaciones les he vuelto a escuchar el reclamo de la aparición con vida de López. Y esa aparición es responsabilidad del Estado.

Moyano, cuadro de la Triple A, apoyo político de Kirchner

Desde lo político tampoco el kirchnerismo supo construir una alianza cuanto menos progresista apoyándose en peligrosos personajes oscuros como el camionero Hugo Moyano.

Habría que recordarle a los apologéticos del Kirchnerismo, aquellos crédulos de las banderas de los derechos humanos, el pasado fascista de Moyano, acusado de colaborador cercano de la Triple Alianza Anticomunista, grupo parapolicial que asesinó a decenas de dirigentes políticos, obreros, estudiantiles y sindicales durante el interregno peronista de Isabel Martínez de Perón.

Moyano respondía a las patotas de Mar del Plata y hoy goza de una inmunidad e impunidad para sentarse a la par del palco presidencial en cuanto acto oficial existe. Néstor Kirchner construyó esta alianza y otras no menos complejas, sostenidas en torno a vínculos non santo.

Pienso por ejemplo, en las relaciones del kirchnerismo con el gobernador de Tucumán, un empresario asociado a intereses claramente de clase con el poder capitalista mundial, hombre cuyo poder reside en el dinero y no en la construcción política de una idea, hombre que ha acompañado a Kirchner en su proyecto porque supo leer perfectamente el esquema de poder entre la administración central de la casa Rosada con el interior. Alperovich, niño por momentos mimado del ahora difunto ex presidente, mantiene en la provincia norteña un sistema clientelar basado en dádivas preelectorales.

Kirchner también representa esa forma de hacer política, forma cuasi feudal que sostuvo en Santa Cruz mientras estuvo al frente de la gobernación por tres periodos consecutivos.

 Pero además y por si todo esto fuera poco, hoy en la Argentina de los Kirchner, cerca de 5000 militantes sociales se encuentran como presos políticos en las cárceles argentinas, denuncias que nunca trascienden en los medios masivos de comunicación. Mucho menos en la TV Pública, plataforma desde la cual el Kirchnerismo supo vender una imagen absolutamente fantasiosa de sí mismo.

La pobreza y la marginalidad

Es cierto que del 2003 a la fecha ha disminuido la pobreza y la marginalidad. Pero tampoco ha sido un cambio transformador en las relaciones sociales ni en el modo de producción y sin ese cambio, los cordones de villa miseria que circundan los grandes centros urbanos no solo no van a transformarse sino que seguirán como hasta ahora y allí, precisamente en esos territorios de pobreza absoluta, es donde reina el clientelismo no solo kirchnerista sino también el de sus aliados.

Tucumán es un buen ejemplo de ello. No hace falta alejarse mucho de la gran ciudad capital para advertir que las llamadas villas de emergencias (chabolas, villas miserias, favelas) no solo no han cambiado sino que se han reproducido. Del dicho al hecho hay un trecho enorme y el discurso “progre” de los Kirchner no se condice con la cantidad de gente pidiendo en los semáforos, de los pibes que se suben a los autobuses a pedir una moneda o de la cantidad de limpiavidrios que subsisten gracias a la perseverancia de pasarse horas y horas en una esquina a merced de todo tipo de peligros.

La pobreza extrema no se combate con planes sociales circunstanciales sino con una verdadera política revolucionaria de transformación en el reparto de las riquezas, en el modo de producción y en las relaciones sociales, políticas y culturales.

Sin estos cambios cualquier plan social no solo es una salida de paso, sino que solo sirve como coto de caza en los días electorales. Si no se cambia la estructura la dignidad de los seres humanos más afectados por el sistema seguirá dependiendo de la dádiva oficial. Y ni Kirchner ni su esposa han querido transformar este sistema pues es parte de su propio dique de contención electoral.

Si el proyecto oficial es la dádiva y no el cambio de las estructuras, entonces no podemos celebrar absolutamente nada. Kirchner no habrá dejado entonces ningún cambio fundamental que prevea hacer que este país cambie. De nada sirve que el país crezca en lo macro si ese crecimiento no llega al ciudadano de a pié y mucho menos si esos ciudadanos viven en la calle.

Sin revolución no hay transformación

Kirchner no fue un revolucionario. No lo es su viuda, la presidente del país, Cristina Fernández. Ni siquiera creo que puedan entrar en la categoría de reformistas.

No es revolucionario quien propone cooptar a las organizaciones sociales; no es revolucionario quien paga una deuda externa ilegal e ilegítima olvidando de saldar ante todo la deuda interna; no es revolucionario quien no decide cambiar las estructuras; no es revolucionario quien no propone siquiera la construcción de un país socialista.
 Néstor Kirchner no fue un revolucionario. Ni siquiera un reformista. Cierto pseudoprogresismo se ha conformado con poco, con fuegos de artificios, con un poco de ruido. Cuando el país tuvo la posibilidad histórica de ser transformado revolucionariamente (una vez más) Kirchner hizo su propio negocio y se llenó los bolsillos y los de su familia a costa del hambre de muchos argentinos. No es panfletario denunciar esto, es parte de una realidad que los pseudoprogresistas no quieren ver.

Los Kirchner, con Cristina ahora a la cabeza, son dueños de grandes riquezas, riquezas que como simples abogados no hubieran podido hacer jamás. Como políticos honrados tampoco. Mucho pudo hacerse en este país en 7 años de gobierno.

Se hubiera podido atender a la salud, hoy en estado insalubre, se hubiera podido atender a las jubilaciones y pensar en la lucha histórica de los pasivos del 82% móvil, reclamo histórico de un sector doblemente vulnerable del sistema capitalista, porque es cierto que las jubilaciones se han incrementado, pero también es cierto que el Instituto Nacional de Estadísticas y Censo (el INDEC) no puede dibujar los números de una inflación que hace que hoy un simple trabajador un jubilado con la mínima no pueda llegar a fin de mes en lo básico, y no hablemos de la salud, que si debe ser tratado por un tratamiento de alta complejidad, mejor que reserve un terreno en el cementerio.

La educación sigue en un atraso absoluto, los salarios de docentes han quedado retrasados respecto a la misma inflación. Y podríamos seguir enumerando un estado de cosas que no se condicen con las proclamas de cambio de los pseudoprogresistas que hoy lloran a Néstor Kirchner.

El país no ha cambiado y una cantidad de cosas deben ser repensadas y debatidas. No desde el sectarismo cuasi fascista de la derecha retrógrada, no desde el esquematismo cerrado de algunos partidos de izquierda, pero tampoco desde un kirchnerismo que como dije y sostengo no ha hecho nada por cambiar el sistema. El modelo no ha cambiado. El país tampoco. Los discursos no son revolucionarios. Las acciones pueden serlo.

Epílogo, mientras se cierra el cajón

No me he puesto ni contento ni triste con la muerte de Néstor Kirchner. Me ha sido indiferente. Lo que si me ha indignado es la panda de aduladores, intelectuales orgánicos, que han querido hacernos creer que el difunto podía ser equiparado al Che Guevara.

Kirchner fue el mejor continuador del sistema. Por eso mismo el sistema lo ha sostenido. Buen alumno que ha pagado sus cuentas. La hipocresía de algunos que se han visto beneficiados por el Kirchnerismo, hoy desfila sin cesar por la televisión pública. Una vuelta de la derecha más retrógrada solo es entendible en tanto y en cuanto Kirchner no ha hecho nada, absolutamente nada, por construir en verdad otro modelo social, un modelo construido desde las bases y para las bases, sin clientelismo, sin priorizar la deuda externa por sobre la verdadera deuda que debe ser saldada urgente: la deuda interna. Pero desde otros campos y con otros discursos y con otras prácticas, vamos a seguir denunciando desde aquí que nada ha cambiado y que todo debe ser transformado revolucionariamente. De lo contrario habremos perdido una nueva generación de argentinos y tendremos que lamentarnos que no hemos sabido leer la realidad tal y como sucedió allá por diciembre de 2001.

El peligro, claro está, es que vuelvan los de siempre. Y resurja un nuevo Kirchner retransformado y los pseudoprogresistas vuelvan a perder la memoria. Ya nos pasó con la Alianza en el 99. Puede volver a pasarnos en 2011… o antes.

Por Rubén Kotler

Toamado de La Patria Grande

Manuel Olate Céspedes a la cárcel por una sospecha colombiana

Manuel Olate y Reyes, campameto de las FARC
La noche del viernes fue detenido Manuel Olate Céspedes (43), acusado de mantener vínculos ilícitos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia -Ejército del Pueblo- (Farc-EP). El chileno, militante del Partido Comunista de Chile, nunca ha negado haber tenido contacto con Luis Devia Silva, conocido como Raúl Reyes -número 2 de esa guerrilla colombiana hasta que fue abatido en un ataque ilegal del que fue objeto en territorio ecuatoriano el 1 de marzo de 2008-, lo cual no da cuenta de que haya cometido un delito

La captura, efectuadapor detectives de la Policía de Investigaciones, asignados a la Interpol obedeció a un mandato de la Ministra de la Corte Suprema, Margarita Herreros, quien a su vez acogió una solicitud de extradición que aún no está claro si emana del Gobierno o el Ministerio Público de ese país, puesto que inicialmente el presidente Juan Manuel Santos, declaró estar muy contento de la detención de Olate luego de la solicitud hecho por el Ejecutivo, pero horas después, se dijo que el requerimiento procedía desde la Justicia colombiana.    

Los delitos que se le imputan al también miembro del Movimiento Continental Bolivariano y representante del Movimiento de solidaridad por la paz en Colombia, son de lavado de activos e infracción a la ley de control de armas. Por otro lado se habla de sospechas de un vínculo de Olate Céspedes con la Coordinadora Arauco-Malleco (CAM), y que habría gestionado instrucciones militares por parte de las Farc-EP a comuneros mapuche.


Olate Céspedes se encuentra detenido en la cárcel de Santiago 1, donde Gendarmería lo pondrá a disposición de la Fiscalía correspondiente, que quedará encargada de hacer la petición de extradición en tribunales, tramitada por la ministra Herreros.

En un comunicado emanado desde el Movimiento Continental Bolivariano se aclara que no se elude el compromiso político de Manuel Olate, ni se busca desconocer que estuvo en el campamento de Raúl Reyes en territorio ecuatoriano días antes de que fuera atacado por las Fuerzas Armadas de Colombia, en marzo de 2008: Él se desplazó hasta allá “con motivo de la realización de una entrevista, la cual fue publicada posteriormente en el Semanario El Siglo.

El senador de Renovación Nacional (RN) Alberto Espina, declaró que “lo que corresponde es que los tribunales investiguen los hechos en que chilenos viajen a recibir entrenamiento o se preparan para actuar como un grupo de narcotraficantes como las Farc”, porque según el legislador eso es un asunto grave.

El diputado y presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, dio su respaldo a Manuel Olate, y dijo que el caso tiene las características de un montaje de la inteligencia colombiana. “Esta es una maniobra mediática de inteligencia de los servicios del gobierno colombiano (…) pretenden, de alguna manera, involucrar a todo aquel que se atreva a decir alguna palabra en favor de ese proceso de paz o que solidarice con el pueblo colombiano”, dijo al diario La Tercera el político.

NOTICIA EN DESARROLLO
Por César Baeza Hidalgo
El Ciudadano

Los hijos del Polisario

Los hijos del Polisario ( El Periódico Extremadura - 31/10/2010 )

Atrapados en el exilio y en el limbo diplomático, miles de jóvenes saharauis anuncian la vuelta a las armas en contra de la cautela que reclama el Polisario. La muerte de un chico, acribillado por gendarmes marroquís cerca de El Aaiun, ha sido el detonante.

Uruguay: Renuncia indeclinable y definitiva al Frente Amplio

Miércoles 27/10/10

Querido compañero Presidente:
Adjunto te remito el texto de mi renuncia indeclinable y definitiva al Frente Amplio. A la mayor brevedad te la haré llegar en formato papel. Un abrazo:

Raddy
Nueva Helvecia, 27 de octubre de 2010
Presidente del Comité “ NIBIA SABALSAGARAY CURUTCHET”,

Cro. HORACIO MOLINARI.
PRESENTE.
Querido compañero:


A lo largo de los últimos 26 años, he dado lo poco, pero lo mejor de mí, por lograr que el Frente Amplio llegara al gobierno; y luego, por alcanzar la consolidación y la concreción del poder verdadero.

En este tiempo, los compañeros me distinguieron con la Presidencia de ese mismo Comité en varias oportunidades; con la Secretaría Departamental de Prensa; con la Secretaría del Representante Nacional por el FA de Colonia, Arq. Ruben Enrique Frey; con la candidatura a Representante Nacional por el MPP tras elección interna abierta (cuando éramos cuatro gatos locos y los compañeros del MLN no participaban en candidaturas); como integrante de la Plancha única de candidatos a la Intendencia de Colonia; y como primer Edil local del FA en la Junta de Nueva Helvecia.

Cuando mi fuerza política (el MPP) me ubicó como suplente en el 9º lugar de la lista de candidatos a Ediles Departamentales y los compañeros del Comité prefirieron votar lo indicado desde las cúpulas partidarias, para la plancha de candidatos a la Intendencia, aunque no conocieran a quienes apoyaban; comprendí que mi tiempo de activismo político (he aprendido a no utilizar más la palabra “militancia” que tiene implicancias castrenses) había concluido.

No obstante, he seguido contribuyendo muy humildemente al crecimiento del FA, defendiendo su gestión de gobierno y luchando por su consolidación política, a través de una permanente y sostenida prédica periodística, en medios de la zona y en una amplia red de Internet.

En todo este tiempo, ¡si me habré tenido que “tragar sapos y abrazarme con culebras” como dice el querido compañero Pepe, por poner siempre primero los intereses del país, de la gente y, por ende, del FA!

Por mencionar sólo una de varias decenas: en el primer Congreso del FA después de las elecciones del ’84, cuando éste se desarrollaba en el Palacio “Peñarol” (con perdón de la palabra), se supo que el Ministro de Defensa Nacional, Tte. Gral. Medina, había “archivado” en su caja fuerte, las citaciones de la Justicia para sus subordinados, que se procuraba interrogar sobre crímenes cometidos durante la dictadura. Como delegado del Comité “Nueva Helvecia” (todavía no honrábamos el nombre de la querida Nibia) redacté un proyecto de resolución para presentar a la Mesa del Congreso, para que éste se expidiera solicitando la inmediata remoción del Ministro de Defensa Nacional por grave desacato ante la Justicia. Mi iniciativa prendió rápidamente y todos los delegados del Departamento –entre los que había una amplísima mayoría de Democracia Avanzada –DA–), se mostraron dispuestos a firmar acompañándola. Era la tarde del sábado. Al día siguiente, domingo de mañana, hubo un cambio radical: los compañeros de DA retiraron su apoyo a la moción y ésta naufragó penosamente. Desesperado, fui a plantear la situación a dos compañeros de mi grupo de entonces el PGP (99), los Cros. Representantes Nacionales Carlos Negro y Lucas Pittaluga, a quienes creí más comprensivos en este estado de cosas, que mi amigo Frey. Ambos prácticamente se rieron de mi preocupación. Para mí fue evidente entonces que había un pacto secreto del FA con el gobierno colorado para no hacer escombros sobre la situación. Era un período muy especial. Vencí mis deseos de abandonar la actividad ahí mismo y volverme para casa; me tragué ese sapo venenoso…

Muchas veces más lo he hecho; defendiendo lo indefendible; apoyando cosas contra todos mis principios, como la continuidad de las AFAPS, la recepción a Bush y tantas otras; cuestionando actitudes contra el gobierno de los trabajadores organizados, mis más cercanos compañeros de clase.

Pero esta vergonzosa, cobarde, deshonrosa y servil resolución del Gobierno ante las declaraciones del Comandante en Jefe del Ejército, Gral. Rosales, cuestionando al Poder Legislativo (Ley de Caducidad) y presionando al Poder Judicial (Gral. Dalmao) y que determinó un apercibimiento escrito (¡!), no estoy dispuesto a tragármela. Más aún, cuando el Ministro Rosadilla se encarga de resaltar que es la mínima sanción que se puede aplicar a un militar en actividad, como temiendo que el impoluto militar se vaya a ofender o molestar.

Si hay un pacto secreto, como pareció en cierto momento desprenderse de las palabras del Rosales, que habló de “palabra empeñada”, no vale la pena entonces el activismo político, pelear, discutir y empeñarme, sin saber en realidad qué está pasando. Si es cierto lo del síndrome de Estocolmo, y los compañeros tupamaros se han enamorado de sus carceleros y no se animan a tratarlos como ciudadanos comunes, tampoco vale la pena defender y buscar la continuidad de un gobierno en el que ellos tienen principal protagonismo.

Ya tengo 60 años. Estoy más cerca de cuidarme del descenso que de pelear por el Campeonato. Hasta aquí llegué y que pase lo mejor para el país. Yo, como decía aquél que le habían pegado catorce trompadas consecutivas en la jeta, “no juego más”.

Por eso, compañero, con el mayor dolor de mi vida política, vengo a solicitar mi baja como afiliado al Comité “Nibia Sabalsagaray Curutchet” y les anuncio mi total y definitivo retiro de toda actividad política partidaria.

Un abrazo para vos y para todos los compañeros, si lo aceptan de alguien que se ha abrazado a las culebras:

Raddy Leizagoyen

Uruguay: Los pactos de un "Ratón" con el Pentágono

Compañer@s, al parecer a los dos pactos iniciáticos de este gobierno de ex-guerrilleros (el de Durazno con los milicos y el del Conrad, con los empesarios), se agrega el Pacto del Ratón con el Pentágono. La base militar para las llamadas “fuerzas de paz”, que intervienen en el control y represión de los pueblos del Tercer Mundo es un hecho. Los kiosqueros de Santa Catalina ya están pensando en poner en dólares los precios de los cigarillos y la cocacola.
 El carnicero también (me cubro de la patada e el tobillo).


A nadies se le puede escapar que el Pentágono está implementando una estrategia de “guerra global” para sostener su industria armamentistica (la locomota de la economía de los EEUU) y controlar los recursos naturales petroleo, agua, etc) del mundo entero.
Plan para Oriente Medio aliado con Israel, plan para el Lejano Oriente aliado con Japón y plan para América La Pobre aliado con Colombia, y plan para la ex-Unión Soviética aliados con la OTAN. La alternativa sigue siendo clara: con los pueblos o con el imperio.

Huidobro maniobrando para mantener vigente la ley de caducidad por las dudas, Bonomi a apreder represón policial en Israel y rosadilla abrazado con los herederos de Dan Mitrione, el gobierno actual se ha inclinado por la peor de todas las opciones, someterse al poder militar más criminal de la historia.


Realmente uno sabe que muchos viejos sobrevivientes mantienen los principios revlucionarios...pero no puedejar de preguntarse qué mierda hacen acompañando es viaje al espacio galáctico?
Jorge Zabalza

Les recomiendo abrir el siguiente enlace

http://elmuertoquehabla.blogspot.com/2010/10/falsos-rumores.html

Usted puede preguntarle por Twitter a la Casa Blanca

¿QUIEN MANDA EN TWITTER?

Como la mayoría de personas comentan que les agradaría hacer interrogaciones y al mismo tiempo que sean contestadas, de ahí que La Casa Blanca proponga a los internautas que asuman el papel de periodistas y planteen por Twitter sus preguntas al portavoz del presidente Barack Obama, indicó la presidencia en su sitio web.          
"La mayoría de las personas que han visto una rueda de prensa del portavoz de la Casa Blanca, han dicho que les gustaría hacer una pregunta", afirmó la presidencia en su blog oficial.


A fin de responder a este deseo del público, el servicio de prensa de la Casa Blanca estableció un dispositivo para recibir esas preguntas a través de la plataforma de mini-blogs Twitter.

El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, invitará ocasionalmente desde su cuenta en Twitter (úPressSec) a los internautas a plantear una pregunta. Luego responderá una de ellas a través de un video en YouTube.

Ahora solo queda esperar que Gibbs, aunque por vía twitter, resulte mejor intenlocutor que el presidente quien al parecer no tiene respuestas para ciertas interrogantes.

Un ejemplo de ello son las preguntas que, el pasado 6 de octubre, le formuló el presidente cubano Raúl Castro durante un discurso pronunciado en el acto por el Día de las víctimas del terrorismo de estado:

¿Hasta cuando el Presidente Obama continuará sin escuchar el reclamo internacional y permitirá que prevalezca la injusticia, que está en sus manos eliminar? ¿Hasta cuándo nuestros Cinco Héroes continuarán encarcelados?

Cambios en Cuba



Chile: Senador Navarro impulsa la ley para demandar por "Errores Judiciales" (Montaje)

Elena Varela
Impulsan reformapara facilitar derecho a demandar por errores judiciales


El senador Alejandro Navarro, presentó una moción para "destrabar la posibilidad de que las personas afectadas por acciones judiciales puedan demandar en caso de que dichas acciones sean erróneas".

"El Estado debe responder cuando, en el ejercicio de sus facultades, el Ministerio Público, detenga, formalice, acuse, o bien solicite la presión preventiva, y resulte luego que el imputado fue inocente", así lo manifestó el senador Alejandro Navarro quien presentó una moción para precisar el derecho a demandar por errores judiciales.                             
 
 La iniciativa que será analizada por la Comisión de Constitución propone modificar la Constitución Política de la República, y se establece que "una vez dictado sobreseimiento definitivo o sentencia absolutoria, quien haya sido formalizado, acusado, sometido a la medida cautelar de prisión preventiva o condenado en cualquier instancia, acreditando ante la Corte Suprema que la actuación judicial ha sido errónea o arbitraria, tendrá derecho a ser indemnizado por el Estado de los perjuicios patrimoniales y morales que haya sufrido.


La iniciativa añade que dicha indemnización "será determinada judicialmente en procedimiento breve y sumario y en él la prueba se apreciará de acuerdo a las reglas de la sana crítica".

El parlamentario recalcó que los numerosos casos de errores judiciales demuestran "la necesidad de destrabar la posibilidad de que las personas afectadas por actuaciones procesalmente legítimas, justificadas incluso, puedan de todas maneras demandar pues eran erróneas, o bien arbitrarias".

Precisó que en la actualidad se debe "acreditar que dichas acciones eran injustificadas. Lo cual es un exceso, una carga procesal imposible de llevar a efecto, a menos que sea trata derechamente de prevaricación o torcida aplicación de la ley de modo intencional, doloso".

El legislador señaló que "casos como los de la documentalista Elena Varela quien estuvo detenida dos años o como los choferes del Transantiago sindicados como autores de un robo con intimidación a un camión de Chiletabacos, no pueden quedar sin resarcimiento alguno".

Recalcó que en estos casos "claramente hubo un error, que debe ser reparado. Por lo tanto, eliminar el vocablo "injustificadamente" de la actual legislación implica fomentar investigaciones más acuciosas, más certeras, y más prudentes".

Finalmente, el proyecto de ley busca modificar la constitución, en materia de error judicial, en lo relativo a las actuaciones jurisdiccionales, y modificar el artículo 5 de la ley 19.640, en aras de indicar claramente que las actuaciones erróneas o arbitrarias del Ministerio Público comprometen la responsabilidad civil estatal.

Publicado por RED DE COMUNICADORES INDEPENDIENTES

Pescar en Gaza: Un oficio mortal


Carmen Rengel

Las ONG denuncian ataques constantesque han llevado al paro al 80% de los pescadores y han rebajado a la mitad las capturas.


"Nos disparan, nos obligan a tirarnos al mar, nos interrogan mojados y atados, destruyen nuestras redes y alejan los barcos".

Israel alega que sólo ataca cuando hay sospechas de contrabando o cuando se superan las aguas autorizadas para la pesca
___________________________
Mohamed Mansur Baker tenía 20 años cuando lo reventó una bala que le entró por el costado derecho. Muerto por ser pescador. Estaba junto a sus tres primos mientras amanecía el 24 de septiembre junto a la playa de Al-Sudaniya, en Gaza. Retiraba sus redes cuando sintió el impacto. Le disparó una patrullera de la Armada israelí. Ingresó cadáver en el hospital Kamal Odwan. Con un padre imposibilitado, el suyo era el único sueldo que entraba en casa, unas cuantas planchas de aglomerado para seis personas en el campo de refugiados de Shati. La mar era su forma de llevar comida a la mesa. Ahora la casa de los Baker lleva una semana larga viviendo de la caridad de los vecinos.        
 
 Su caso no es una excepción: en los últimos cuatro años, otros tantos palestinos han muerto por ataques de Israel cuando faenaban en aguas de Gaza. En 2009, siete trabajadores fueron heridos por arma de fuego en alta mar, otros cinco lo fueron mientras estaban en tierra preparando sus aparejos (seis civiles más fueron igualmente alcanzados por los disparos), 68 pescadores fueron apresados y 29 embarcaciones fueron confiscadas, con pérdidas de 36.500 a 146.000 euros por cabeza, según datos del ISM (International Solidarity Movement). En dos ocasiones también se recibieron disparos desde patrulleras egipcias.


Las víctimas sostienen que lo único que hacían era trabajar, pero las autoridades israelíes afirman que “siempre” ha habido sospechas “suficientes” como para abrir fuego, bien porque el barco se encontrase fuera de la franja autorizada para la pesca, bien porque se temía que portase “contrabando o material armado”, explica un portavoz de las IDF. El caso de Mohammed se enclavaría en el primer supuesto: sostiene Israel que su barco, el Bakrs, salió del área marítima exclusiva de pesca, de tres millas náuticas desde la costa. Sostiene que los soldados dispararon al aire como aviso, pero los pescadores no retrocedieron. Entonces les apuntaron. Ahora hay una investigación abierta para “demostrar” que su versión es correcta. No es eso lo que explican los testigos del ataque. Ameer, uno de los primos del fallecido, afirma que la Armada se les acercó cuando ellos estaban a 100 metros de la playa, en aguas legales, y, sin advertencias, abrió fuego. La balacera duró diez minutos. Luego los militares dieron media vuelta. La lancha fue a tierra. Horas después vino el funeral. No quedaba otra cosa que hacer.                                            

 La ONG B´Tselem reconoce que el asedio a los pescadores es diario. “Los acosan y humillan constantemente”, explica Muhammad Sabah, voluntario. Israel se defiende afirmando que sólo “vela por su seguridad nacional” y que les aporta “atención médica y alimenticia”. Nada le dieron a Musalam Abú Shalouf, 35 años, casado, que recogía una red a una milla de la costa cuando se acercaron los soldados y, bajo amenaza de disparar, lo obligaron a desnudarse y tirarse al agua. “Me decían que nadara hasta ellos pero su barco se alejaba, mientras los soldados reían en la cubierta. Así me tuvieron 20 minutos, helado, porque era marzo. Luego me detuvieron, me esposaron y me taparon los ojos durante siete horas. Al final me tiraron al mar”, relata al teléfono. Una variante de lo que le ocurrió a Adnan al-Badmil, 44 años, mujer, siete hijos, en el oficio desde 1980, herido junto a dos compañeros cuando regresaba a casa. “Nos obligaron a navegar fuera de los límites y nos exigieron que nos tirásemos al agua. Mi compañero pidió un flotador. Se lo tiraron y, cada vez que iba a cogerlo, se lo alejaban más”, recuerda. Esta táctica es “usual”, según la ONG israelí Gush Shalom: cada año, unos 10 barcos son llevados a alta mar hasta dejarlos sin gasolina, sin posibilidad de retorno. El barco se da por perdido.


Un abordaje puede llevar al paro o a la inutilidad. Muhammad Musleh, 18 años, vive en Rafah con sus padres. Apenas puede moverse, con una pierna insensible tras los disparos de una patrulla. “Estábamos soltando carnada en un banco de mero y besugo cuando se acercaron. A menos de cien metros tiraron sin aviso. Cuando me hirieron, se fueron. Me llevaron a tres hospitales para salvarme la pierna, porque me habían fracturado la tibia y me habían roto varias arterias, pero me negaron el permiso para curarme del todo en Jerusalén. Por eso no pude recobrar la movilidad”. Amin Hanusa, de 22 años, que mantiene con su sueldo a sus padres y cinco hermanos, estuvo casi un mes sin trabajar tras pasar 23 horas apresado. “Me llevaron a un barco donde me tuvieron sin comer, desnudo y de pie. Sólo un médico en Ashdod, cuando declaré, puso un calefactor. Nos obligaron a tirar la gasolina al mar y a vestir ropa de su Ejército. Me preguntaron qué sabía del secuestro de [Gilad] Shalit”, en manos de Hamás desde 2006.

Precisamente el apresamiento de este soldado fue el motivo que Israel usó para endurecer el cerco a los pescadores. Según los Acuerdos de Oslo (1993), los palestinos podían pescar en Gaza a lo largo de 20 millas náuticas. En el verano de 2006, tras la Operación Lluvia de Verano que intentó liberar a Shalit, la horquilla bajó a 6,9 y en enero de 2009, tras los bombardeos de Plomo Fundido, se pasó a tres millas y a prohibir los barcos a motor. De ahí que haya naves que llevan más de tres años amarradas.

Catherine Weibel, portavoz de Oxfam en los Territorios Ocupados, maneja un informe de la FAO (la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) que indica que la captura total de peces en Gaza ha bajado en dos años un 47% y la sardina en particular, un 72%. Sólo el 20% de los 4.000 pescadores de entonces sigue en activo, con lo que es imposible llegar a las 3.000 toneladas de pescado al año de referencia en 2006. Con eso había alimento para 30.000 personas, pero con la situación actual hay que recurrir a la exportación -paradoja­- de Israel y Egipto. Debería ser al contrario ya que según el artículo 39 de la Cuarta Convención de Ginebra si una fuerza ocupante “somete a una persona a medidas de control que le impidan ganarse la subsistencia, dicha Parte en conflicto satisfará sus necesidades y las de las personas a su cargo”, cita Weibel.

La ONU ha creado ayudas para reparar barcos y artes de pesca, que posibilitan el retorno a la mar de profesionales que han quedado en la miseria: si los barcos son atacados, si han sido tiroteados, si no pueden acercarse a los buenos bancos, no pueden trabajar más que una semana al mes. El sueldo medio ha pasado de 1.000 shekels por un mes (unos 200 euros) a 300 en la semana (61). El Canadian Institute por Conflict Resolution afirma que casi el 90% de los pescadores de Palestina son pobres o muy pobres.

Interior de una barca tras salir ardiendo por los disparos. Mayo de 2010. ISM.

Abunda en ello Sarit Michaeli, miembro de B´Tselem: “Según el Ministerio palestino de Agricultura antes de 2000 la pesca suponía el 7% de la producción agrícola de los territorios y hoy es la mitad. Están poniendo en peligro la vida de estos trabajadores, su alimento y su salud”. Por eso las playas de Gaza presentan una imagen descorazonadora: grupos de hombres adultos, fuertes y dispuestos, sentados sobre barcazas hechas polvo por la metralla y el abandono, esperando a un patrón valiente que se haga a la mar y los contrate. Como los temporeros extranjeros que buscan empleo en los pueblos agrícolas de España. Asi, a lo largo de 25 kilómetros de litoral que guardan un tesoro de camarón y sardina casi intocable. El único entretemiento que les queda es repintar barcas viejas, arreglar aparejos y fumar en su narguile. Allí se ven madres e hijos, aguja en mano, remendando las artes que dan de comer de vez en cuando y cocinando en pequeñas fogatas lo poco que regala la orilla próxima. “Los días pasan sin que nos salpique el agua”, reconoce Musalam. Las insignias de los barcos de sus padres y abuelos, pescadores que un día vivieron en Jaffa o San Juan de Acre (hoy territorio israelí), acumulan sal en las pocas cantinas que ribetean la costa. También allí están teniendo que cerrar. La crisis del mar no da ni para tés con menta.

A todo el drama que ya arrastran en Gaza se suma la denuncia de B´Tselem de que Israel, además de balas, usa cañones de agua para interceptar a los pesqueros y en ellos emplean aguas residuales que contaminan el mar. Además, en las costas cercanas los pescadores israelíes usan -sin sanción alguna- explosivos como arte de pesca, pese a ser dañina con la biodiversidad. “Si se suma que en Gaza acaban las aguas residuales de los hoteles de la costa israelí, se verá que el panorama es aún más negro”, añade Hila Krupsky, portavoz de Greenpeace Israel. Francia está pagando un programa de limpieza del litoral Gaza para aliviar ese daño.

La costa es sólo uno de los pilares de la economía de la franja que sufre la presión de Israel. Al bloqueo impuesto hace tres años se suman los ataques a otros centros de producción, como el bombardeo de una fábrica de detergente en Khan Younis o el desalojó una granja en Al-Shuhada, ambos en este mes de septiembre.









 

ALERTA URGENTE : Declaración Pública de las Juventudes Comunistas de Chile

DECLARACIÓN PÚBLICA
ANTE LA DETENCON DEL COMPAÑERO MANUEL OLATE CESPES

Ante la detención que en las últimas horas fue objeto el compañero Manuel Olarte Cespedes, las Juventudes Comuistas de Chile declaramos: Rechazamos las acusacionesefectuadas en contra de Manuel Olate C. efectuadas por la Fiscalía de Colombia en cuanto a los posibles vínculos de financiamiento a las Farc. Dichas acusaciones no son más que un nuevo montaje del Gobierno Colombiano que utilizando datos de dudosa credibilidad, han sido la excusa para procesar y criminalizar no sólo a Manuel, sino a varias personas en el Extranjero.

Las acusaciones en contra del compañero no tienen ningún asidero, es más los supuestos documentos obtenidos del Computador de Raúl Reyes han sido sistemáticamente cuestionados en Chile y en el extranjero, debido a que estuvieron en disposición de la justicia colombiana recién una semana después de que los incautaran del campamento. 

Asimismo hacemos público que estos hechos son parte de un montaje elaborado en coordinación con los Gobiernos de Chile y Colombia para deslegitimar a los movimientos de izquierda.

En Chile especialmente en contra del Partido Comunista, en momentos que hemos logrado una mayor injerencia en la política nacional.
La animadversión en contra de nuestro Partido no hace más que mostrar la intolerancia de la derecha en nuestro país y en Latinoamérica. Hacemos un llamado a estar alertas ante cualquier tipo de presión que el Gobierno de Sebastián Piñera pretenda efectuar en los tribunales de Justicia de Chile, como ya lo han hecho en innumerables ocasiones desde que asumiera el Gobierno, con el objeto de instrumentalizar políticamente cualquier situación para potenciar su arremetida contra el Partido Comunista.  

De igual forma reiteramos una vez más nuestra solidaridad con el Pueblo Colombiano y apoyamos todas las acciones que se ejecuten en pos de obtener la Paz en el hermano pueblo de Colombia, que por la intransigencia de su Gobierno aún no consiguen avanzar en las diferentes propuestas de diálogo que múltiples organizaciones sociales y políticas han levantado como bandera de lucha; y que el gobierno de Uribe antes, y de Santos hoy, sólo han respondido de manera soberbia con más balas y asesinatos de inocentes.           

Consideramos la detención del compañero Manuel Olate como un hecho que atenta a la democracia y a la libertad de los pueblos a solidarizar con causas que consideramos justas, como lo es la lucha que el pueblo colombiano ha decidido bregar en pos de la paz en el país.


Nunca la solidaridad ha representado un delito. La detención del compañero Manuel Olate Céspedes sólo nos evoca tristes periodos históricos de represión y persecución vividos en nuestro país que fueron encabezados por el dictador Augusto Pinochet.  

Por último hacemos un llamado a todas las organizaciones sociales y políticas progresistas de Chile a solidarizar con el Compañero Manuel para obtener su pronta liberación y deslegitimar las inexistentes pruebas que el Gobierno de Colombia ha intentado poner en su contra. También reiteramos el llamado a solidarizar con el Pueblo colombiano en su camino por obten erla Paz definitiva en su país.


JUVENTUDES COMUNISTAS DE CHILE
30 de octubre de 2010, Santiago de Chile

Argentina: Amenaza de fusilamientos a detenidos, Monte Caseros, Corrientes

La Coordinadora de Derechos Humanos de Monte Caseros presentó una denuncia ante la fiscalía local por tormentos y amenazas que implican a cuatro efectivos de la policía. Remueven al comisario a cargo.

Los policías fueron acusados de amenazar, mal tratar, y "gatillar en la cabeza" de un joven que hace poco cumplió 18 años.  "Ahora no puede sacarse de la el sonido", señaló uno de los integrantes de la organización en contacto con momarandu.com.


La Coordinadora denuncia que los medios de comunicación en la localidad "censuran" el hecho a pesar de la polémica que generó.La acusación contra los efectivos ante la oficina judicial bastó para que se remueva al comisario a cargo durante esa jornada.

El jefe de policía habría sido trasladado a otra localidad, situación que, para la Coordinadora, "no representa justicia sino ocultamiento, omisión"."Esta es la policía que necesita un gobierno para disciplinar a los que no ven representación en las políticas oficiales", dice la Coordinadora.

La denuncia sumará expedientes contra la institución policial y "la jurídica" la próxima semana, según se anticipó. "Este es el caso de quienes no tienen padrino político, de los desamparados, de los que son víctimas del atropello cotidiano", dice la Coordinadora.

Red de Derechos Humanos

Mumia Abu-Jamal: Lo que está en juego en la audiencia del 9 de noviembre

Una vez más, Mumia Abu-Jamal está en grave peligro de muerte después de una serie de decisiones adversas en su caso. Al negarle su petición para un nuevo juicio en 2009 y, por otro lado, dejar la pena de muerte en efecto el enero pasado, la Suprema Corte de Estados Unidos ha mostrado su voluntad de ejecutarlo.

Para entender la situación actual jurídica, vale la pena revisar unas fechas claves en el caso.

El 2 de julio de 1982 un jurado en Filadelfia encontró a Mumia Abu-Jamal culpable del homicidio en primer grado del policía Daniel Faulkner el 9 de diciembre de 1981 en Filadelfia.

El 3 de julio de 1982, fue sentenciado a muerte.
Durante los ’80 y los ’90 hubo muchas apelaciones para presentar nueva evidencia a su favor y para evidenciar la ocultación del jurado de pruebas exculpatorias. Las cortes se han negado a escuchar evidencia sobre las retractaciones de testigos, la confesión de un señor que afirma haber matado al policía, y evidencia fotográfica que muestra que los testigos de cargo mintieron y que los policías manipularon la evidencia en la escena del crimen, entre otras pruebas.

En 1996, Bill Clinton promovió y firmó la Ley contra el Terrorismo y por una Pena de Muerte Efectiva, haciendo casi imposible que una persona condenada a muerte consiga un nuevo juicio. Si el caso entra en las cortes federales sin evidencia de inocencia establecida en cortes estatales, los jueces federales no pueden considerar esta evidencia.

Aún así, en dos ocasiones cuando Mumia tenía una fecha de ejecución ––en 1995 y 1999–– las órdenes de ejecución fueron canceladas en el último momento debido al amplio apoyo mostrado en Estados Unidos y en muchas partes del mundo.

El 18 de diciembre de 2001, el juez federal William Yohn del Tribunal del Distrito Oriental en Pensilvania, revocó la pena de muerte pero afirmó la culpabilidad de Mumia. Al citar el dictamen en el caso Mills v. Maryland de 1988, Yohn dijo que las instrucciones al jurado del juez Sabo eran confusas y que los integrantes del jurado pudieron haber creído, erróneamente, que tenían que estar de acuerdo unánimemente sobre cualquier circunstancia atenuante (como el buen carácter o la ausencia de un record criminal) para considerarla como un motivo para no imponer la pena de muerte.

El juez Yohn ordenó la celebración de una nueva audiencia ante un jurado sobre la sentencia (cadena perpetua o muerte) dentro de 180 días en el evento de que la Fiscalía de Filadelfia decidiera reimponer la pena de muerte. Por otro lado, si la Fiscalía no hizo nada, la sentencia automáticamente sería cadena perpetua. Desde el 18 de diciembre de 2001 hasta el 19 de enero de 2010, Mumia efectivamente tenía la sentencia de cadena perpetua aunque nunca ha salido del corredor de la muerte durante las apelaciones.

El 17 de mayo de 2007, un panel de tres jueces del Tribunal Federal del Tercer Circuito escuchó argumentos orales en Filadelfia sobre las apelaciones de los dos lados. La Fiscalía apeló la revocación de la pena de muerte y el requisito de celebrar una audiencia sobre la sentencia. Mumia, quien buscaba un completamente nuevo juicio para establecer su inocencia, apeló la sentencia de culpabilidad debido a las violaciones de sus derechos constitucionales en el juicio: el racismo en la selección del jurado, el racismo del juez William Sabo, quien le dijo a su secretario que “iba a ayudarles a freír al nigger”, y el engaño a los integrantes del jurado por el fiscal Joe McGill, a quienes les aseguró que Mumia tendría muchas apelaciones para aminorar sus sentimientos de culpabilidad al ordenar su ejecución.

El argumento oral central en la audiencia del 17 de mayo era sobre el racismo en la selección del jurado, conocido como la cuestión Batson debido al famoso caso de Batson v. Kentucky, que estableció que una persona tenía el derecho a un nuevo juicio en caso de la exclusión de candidatos al jurado debido a prejuicio racial. En el juicio de 1982, el fiscal Joe McGill usó 10 de sus 15 opciones de eliminar candidatos negros aceptables.

El 27 de marzo de 2008, el panel del Tercer Circuito rechazó la apelación de Mumia para un nuevo juicio, 2-1, diciendo que no hubo la más mínima indicación de racismo en el juicio y que Mumia tenía la obligación de comprobar la composición racial del grupo de candidatos al jurado, algo no requerido en ningún otro caso; sólo el juez Ambro discrepó sobre la cuestión “Batson”, diciendo que la corte debería aplicar el mismo estándar en el caso de Mumia que se había aplicado en muchos otros casos.

A la vez, el panel rechazó la petición de la Fiscalía para anular la decisión del juez Yohn, esencialmente dejando la situación igual que en el 2001 (aunque en muchos medios, esta decisión fue presentada como una gran victoria para Mumia).

Los dos lados apelaron de nuevo, cada quien presentando su petición de certiorari a la Suprema Corte de Estados Unidos; en efecto es una petición para que la Corte considere el caso para determinar si hubo irregularidades en las decisiones de las cortes inferiores.

El 6 de abril de 2009, la Suprema Corte le negó certiorari a Mumia, efectivamente rompiendo sus propias reglas para negarle un nuevo juicio.

Por otro lado, después de una tardanza sospechosa de casi un año, la Suprema Corte aceptó la petición de certioriari de la Fiscalía el 19 de enero de 2010, anulando la revocación de la pena de muerte y mandando el caso de nuevo al Tercer Circuito para “revisar” su decisión de 2008 a la luz de la decisión de la Suprema Corte una semana antes en el caso Smith v Spisak.

En el caso del neo-nazi Frank Spisak, la Suprema Corte reimpuso la pena de muerte que había sido revocada por los mismos motivos jurídicos (el caso Mills) citados en el caso de Mumia. A todas luces, el motivo de la tardanza era usar el caso de un asesino que pretendió “reducir la población de negros en el mundo” y quien gritó ¡Heil Hitler! en su juicio para perjudicar legalmente y psicológicamente el caso de un compañero que ha luchado durante toda su vida para un mundo de justicia y libertad para el pueblo africano-americano y para toda la gente.

En vista de las instrucciones de la Suprema Corte, el Tercer Circuito debe considerar si hizo un error, o no, al avalar la decisión del juez Yohn con respecto a la pena de muerte y el requisito de celebrar una audiencia sobre la sentencia. Cabe señalar que cuando la Suprema Corte devuelve un caso a una corte inferior, por lo general, le está ordenando a “corregir” su error. En este caso el mensaje al Tercer Circuito está claro: Avale la pena de muerte para Mumia Abu-Jamal.

El 9 de noviembre de 2010 el Tercer Circuito escuchará argumentos de los dos lados sobre la pena de muerte. La fiscalía de Filadelfia, en contubernio con la Orden Fraternal de Policía, nunca ha desistido en su afán de ejecutar a Mumia, pero hasta ahora no lo ha declarado formalmente porque temía la celebración de una audiencia en la que los crímenes policiales y judiciales contra Mumia saldrían a la luz. Sin embargo, embravecido por las nuevas instrucciones de la Suprema Corte, el nuevo fiscal de Filadelfia, Seth Williams, un señor que nació negro, ahora ha dicho formalmente que pretende aplicar la pena de muerte.

El Tribunal del Tercer Circuito podría defender su respaldo en 2008 de las decisiones del 2001 de revocar la pena de muerte y requerir la audiencia para determinar la sentencia. O podría devolver el caso al Tribunal de Distrito para reconsiderar su decisión. Otra opción es que el Tribunal del Tercer Circuito podría celebrar una audiencia estrictamente sobre la evidencia. En todas estas opciones posibles pero poco probables, lo mejor que Mumia Abu-Jamal puede esperar es una sentencia de cadena perpetua sin la posibilidad de libertad condicional.

Por lo contrario, el Tercer Circuito podría cumplir con la obvia voluntad de la Suprema Corte y permitir que la Fiscalía de Filadelfia ejecute a Mumia Abu-Jamal sin audiencia alguna.

Lo que está en juego en este momento es la audiencia—y la vida de Mumia Abu-Jamal.

Aunque las únicas opciones serían cadena perpetua o muerte en este tipo de audiencia, Mumia sigue pensando que es muy importante presentar su historia en un tribunal. Si el Tercer Circuito falla en su contra, él seguramente apelará a la Suprema Corte de nuevo a pesar de la obvia voluntad de la Corte para matarlo.

Por si acaso el Tercer Circuito falle en contra de la Fiscalía, es probable que Seth Williams siga el ejemplo de los abogados de Spisak, es decir, apelar a la Suprema Corte de nuevo para que avale la opción de la muerte.

Entonces, según el sistema de injusticia ahora imperante en Estados Unidos, no existe la posibilidad de justicia para Mumia Abu-Jamal. Su mejor opción sería la muerte lenta, es decir la cadena perpetua, pero en este momento la clara intención del Estado es matarlo de una vez.

¿Saldrá con la suya? La respuesta está en la calle.

Lo que puedes hacer:
Organiza una acción o evento en tu ciudad. El 9 de noviembre habrá una gran manifestación en Filadelfia fuera del tribunal. También habrá acciones en otras partes del mundo en esta fecha y el alrededor del 9 de diciembre, el aniversario de la detención de Mumia en 1981.
Pinta un mural, haz un esténcil, haz playeras, escribe un poema o canción.

Presiona a Obama a tomar una posición a favor de Mumia y en contra de la pena de muerte. No tenemos confianza en ningún gobernante, pero a veces responden a la presión pública.

Firma en línea: http://www.petitiononline.com/Mumialaw/petition-sign.html

Presiona al procurador Eric Holder a abrir una investigación de derechos civiles: Secretaría de Justicia 202-514-2000 begin_of_the_skype_highlighting 202-514-2000 end_of_the_skype_highlighting; 202-353-1555 begin_of_the_skype_highlighting 202-353-1555 end_of_the_skype_highlighting

; webmaster@usdoj.gov


Escribe una carta o tarjeta a Mumia:
Mumia Abu-Jamal
AM 8335
SCI Greene
175 Progress Drive
Waynesburg, PA 15370

Para más información en español: http://www.noticiasdelarebelion.info/
, http://rz941.saltoscuanticos.org%20/ http://cmldf.lunasesta.org/
, http://www.regeneracionradio.org/, http://www.kehuelga.org/, http://www.cronopios.zobyhost.com/ http://mexico.indymedia.org/
, http://zapateando.wordpress.com/, http://www.kaosenlared.net%20y/ http://lahaine.org/

¡Ni muerte ni cadena perpetua! ¡Libertad para Mumia Abu-Jamal! ¡Pres@ polític@s libertad! ¡Abajo los muros de las prisiones!

Amig@s de Mumia de México
presoslibertad@riseup.net

Los Kirchner - Emilio Cafassi

La súbita e inesperada desaparición del ex presidente argentino Néstor Kirchner le otorga una dosis incalculable de angustiosa incertidubre al futuro político de ese país.

Precisamente la que con la muerte queda expuesta, de manera dramática y desgarrada, como fragilidad institucional y anorexia política de construcciones colectivas. Un balance de conjunto, requerirá más de una columna. Es que esta incertidumbre resultante, refleja la contracara de la política, no su reafirmación, como sostuvo livianamente en las páginas editoriales de este diario el ex embajador argentino en Uruguay, Hernán Patiño Mayer.

Kirchner no recuperó la política sino que la sustrajo (si es que algo quedaba aún), aunque sin ella haya logrado posteriormente conquistas inimaginables antes de su asunción presidencial. Porque la perplejidad e inseguridad no surge de la lacerante aunque inevitable evidencia de la finitud humana, sino de la exaltación de la personalidad por sobre el estatuto partidario, la inteligencia individual por sobre la producción intelectual colectiva, la improvisación y la astucia coyuntural por sobre el programa y la estrategia, la sorpresa por sobre la previsión y el rumbo político.

Si la defunción de un individuo es tan determinante en la historia, conjuntamente con la exaltación de sus aparentes virtudes, se desnudan las miserias e incapacidades sociales para prescindir de él, para sustituirlas en otro u otros, o para forjar agrupadamente el propio destino sin aguardar salvadores o benefactores ocasionales. Sus apologistas o admiradores dejan de ser pares o compañeros para constituirse en devotos, abandonan la potencia crítica y la independencia de juicio para honrar la obediencia, la disciplina o inclusive la genuflexión. Son anónimos autores de un inexorable mito, o en otros términos, involuntarios mistificadores.


El reconocimiento de tales límites, no me ahorra lágrimas propias, contagiadas cada vez que las veo brotar de los acongojados ojos populares como resultó en desbordante magnitud, ni debilita una insaciable e inexplicable obsesión de enterrarme entre pilas de periódicos de todo el mundo para leer hasta la más mínima opinión, fútil o enjundiosa, sobre el significado de esta repentina muerte que parece haber caído como la maldición de un rayo en un árbol a punto de fructificar.
 
Pero menos aún me ahorra la sorpresa de no encontrar entre cientos de análisis, tanto de críticos acérrimos como de apologistas, una sola línea que nos recuerde la mora explicativa del matrimonio presidencial respecto al origen de su fortuna y sobre todo las implicancias políticas de esta opacidad o disimulo para el sistema político. Tampoco acerca del carácter contadamente circunscripto y hasta cuasi secreto del colectivo que toma decisiones y el modo en que éstas son adoptadas.
 
No sostengo que la riqueza material individual sea obstáculo genérico para la construcción de alternativas de izquierda o inclusive progresistas en los países capitalistas. Al contrario, a varios acaudalados mecenas (empezando por Engels o Fourier en el siglo XIX) debemos más de una contribución al cambio social radical. Sino que una izquierda será imposible sin límites y controles estrictos a la utilización de la política para el enriquecimiento personal. Es decir, sin un claro rechazo a la corrupción y autonomización del poder.
 
Por eso es tan potente e indispensable el ejemplo del Presidente Electo uruguayo, que por caso dona una proporción enorme de su salario y habita lo que su oponente calificó como “sucucho”, o la afirmación del Presidente boliviano Evo Morales de que de los cargos públicos se debe salir empobrecido y no, inversamente, enriquecido. Claro que no sólo sirve el ejemplo individual, que resulta siempre valioso testimonio, sino finalmente, la institucionalización de la honestidad mediante institutos de control, transparencia y publicidad.


Kirchner nació en una familia relativamente humilde. Nieto de un almacenero e hijo de un empleado postal de la árida y despoblada ciudad de Rio Gallegos y de una inmigrante chilena de Punta Arenas, asistió a las escuelas y universidad pública y desde el retorno de la democracia en 1983 fue funcionario público. Primero en la Caja de Previsión Social de la provincia (aunque un año después se vio obligado a renunciar), luego en 1987 fue electo Intendente de la ciudad hasta 1991 cuando ganó la gobernación (las reformas de la constitución provincial le permitieron la reelección indefinida) hasta por fin ser electo Presidente de la Nación en 2003.

 El caso de su esposa no difiere demasiado ni en sus orígenes sociales (aunque naciera y se criara en la ciudad de La Plata) ya que es hija de un chofer de ómnibus, ni tampoco demasiado en el tiempo respecto al ingreso a la función pública. Desde el año 1989 (dos después de que su esposo fuera intendente) fue electa legisladora provincial en la Cámara de Diputados de Santa Cruz (y reelecta en 1993). Pasó luego a ser senadora nacional por esa provincia en 1995, aunque dos años después cambió a la Cámara de Diputados, y en 2001 fue otra vez electa senadora, repitiendo en 2005. Él pasó al menos 23 y ella 21 años de su vida cumpliendo ininterrumpidamente cargos públicos, legislativos o ejecutivos.

Afortunadamente, en Argentina, los salarios de intendentes, gobernadores, legisladores y demás altos cargos políticos, inclusive el de presidente, no son exorbitantes, aunque siempre resultan escandalosos comparados en magnitud con los salarios mínimos que perciben la mayoría de los trabajadores. Son relativamente próximos a los de jueces, decanos o rectores universitarios, secretarios de estado, directores de áreas ministeriales, gerentes, etc., que permiten vivir muy cómoda y holgadamente pero no enriquecen a nadie, ni aseguran grandes capacidades de atesoramiento pecuniario.
 
Podrán ser causa de cierta movilidad social ascendente, pero nunca de un salto de clase.
No se compran campos, edificios ni fábricas con buenos salarios. Obviamente el matrimonio pudo intervenir privadamente en los años de la dictadura en los que ejercieron la abogacía recién recibidos y que dieron lugar a rumores explicativos de que amasaron una fortuna millonaria patrocinando juicios de ejecución hipotecaria por la famosa circular 1.050 del Banco Central.
 
Aquella que liberó las tasas de los créditos hipotecarios a la fluctuación del mercado, permitiendo a las entidades bancarias otorgar créditos a particulares sin fijar de antemano los intereses, cosa que hizo impagables los préstamos posteriormente. Pero la excusa parece una humorada, además de un antecedente desdoroso, si fuera cierto.
 
Ni el propio Martínez de Hoz podría haber logrado en tan poco tiempo semejante patrimonio como el que declararon al presentarse a la primera elección presidencial partiendo de cero como lo sugieren los orígenes sociales expuestos. La ausencia de referencia a esta inquietud clave para toda vida política, no se explica por respeto a la investidura o el ejercicio del duelo sino que constituye una verdadera renegación en sentido freudiano, de la concepción política subyacente a este silencio.
 
Personalmente valoro con simpatía el desalineo y desprecio por la moda que el ex presidente cultivaba tanto como rechazo la obscena exhibición de signos de distinción consumista de su esposa. Pero la ausencia de preocupación por el tránsito ostensible entre mansiones y hoteles propios distantes cientos de kilómetros entre sí, de jets privados (y públicos para uso privado) y vida de jet set, se explica por la naturalización tinellizada de la corrupción y la despolitización de la sociedad argentina a la que contribuyó también el kirchnerismo sin que parezca hoy interesado en revertir.


No es ajeno a esta desinstitucionalización referida el hecho de que hasta las reuniones de gabinete se han suprimido para sustituirlas aparentemente por la interacción personal con cada ministro o secretario, o al menos eso podría deducirse ya que también fueron eliminados mecanismos de comunicación con la sociedad como las conferencias de prensa y la información sistemática de la agenda.

 Esta suerte de gestión en cenáculo, de círculo áulico del que por lo general fueron excluyendo a los más progresistas e independientes exponentes originales (como González García, Bielsa, Filmus o Bonasso) refuerza el carácter insustituible del “jefe” y el culto a su personalidad. Encaja además muy bien con el funcionamiento verticalista del peronismo en general, con el manejo chantajista de la caja para las intendencias y gobernaciones, con la distribución desigual de la coparticipación federal, con el disimulo de sus corruptelas, y permite explicar el por qué del fracaso o sabotaje de la declamada y nunca efectivizada “transversalidad” o la organización de bases autónomas, autorganizadas o no tuteladas o punteriles.

Buena parte de mis amigos y colegas están fascinados con los resultados de la experiencia del kircherismo. Sean los varios que ocupan cargos en el poder del estado o los que se nuclean en el espacio llamado “Carta Abierta”. Les reprocho omitir estos problemas y encubrir sus consecuencias políticas y concesiones, además de frenar indirectamente potenciales procesos de recomposición de las fuerzas progresistas e impedir la ruptura de alianzas con las fracciones más corruptas de los punteros municipales y la burocracia sindical.

 Pero no les falta razón cuando caracterizan a las fuerzas antagonistas. Este espacio sostiene además que los gobiernos del binomio Kirchner han sido, después de Perón, los mejores de la historia argentina. También disiento con eso. Creo que, si bien es muy difícil comparar momentos históricos y exigencias divergentes en el tiempo, los de los Kirchner han sido, desde el punto de vista de la radicalidad y efectividad de las medidas, los mejores gobiernos de la historia del país. Dejaré para el domingo próximo la fundamentación de esta tesis, pero me adelanto a sintetizar que Perón jamás hubiera impulsado o acompañado medidas en el plano de los derechos humanos, la independencia judicial y las relaciones exteriores, como las que promovieron los Kirchner.

Si a algún progresista sólo le interesa el qué y no el cómo, no puede dejar de nuclearse allí. Si no le preocupa el sostenimiento de las conquistas sociales más allá de la vida de sus impulsores originarios, si considera a la política una rama de la filantropía, menos aún. Si como el que declararon al presentarse a la primera elección presidencial partiendo de cero como lo sugieren los orígenes sociales expuestos. La ausencia de referencia a esta inquietud clave para toda vida política, no se explica por respeto a la investidura o el ejercicio del duelo sino que constituye una verdadera renegación en sentido freudiano, de la concepción política subyacente a este silencio. Personalmente valoro con simpatía el desalineo y desprecio por la moda que el ex presidente cultivaba tanto como rechazo la obscena exhibición de signos de distinción consumista de su esposa. Pero la ausencia de preocupación por el tránsito ostensible entre mansiones y hoteles propios distantes cientos de kilómetros entre sí, de jets privados (y públicos para uso privado) y vida de jet set, se explica por la naturalización tinellizada de la corrupción y la despolitización de la sociedad argentina a la que contribuyó también el kirchnerismo sin que parezca hoy interesado en revertir.


No es ajeno a esta desinstitucionalización referida el hecho de que hasta las reuniones de gabinete se han suprimido para sustituirlas aparentemente por la interacción personal con cada ministro o secretario, o al menos eso podría deducirse ya que también fueron eliminados mecanismos de comunicación con la sociedad como las conferencias de prensa y la información sistemática de la agenda. Esta suerte de gestión en cenáculo, de círculo áulico del que por lo general fueron excluyendo a los más progresistas e independientes exponentes originales (como González García, Bielsa, Filmus o Bonasso) refuerza el carácter insustituible del “jefe” y el culto a su personalidad. Encaja además muy bien con el funcionamiento verticalista del peronismo en general, con el manejo chantajista de la caja para las intendencias y gobernaciones, con la distribución desigual de la coparticipación federal, con el disimulo de sus corruptelas, y permite explicar el por qué del fracaso o sabotaje de la declamada y nunca efectivizada “transversalidad” o la organización de bases autónomas, autorganizadas o no tuteladas o punteriles.

Buena parte de mis amigos y colegas están fascinados con los resultados de la experiencia del kircherismo. Sean los varios que ocupan cargos en el poder del estado o los que se nuclean en el espacio llamado “Carta Abierta”. Les reprocho omitir estos problemas y encubrir sus consecuencias políticas y concesiones, además de frenar indirectamente potenciales procesos de recomposición de las fuerzas progresistas e impedir la ruptura de alianzas con las fracciones más corruptas de los punteros municipales y la burocracia sindical. Pero no les falta razón cuando caracterizan a las fuerzas antagonistas. Este espacio sostiene además que los gobiernos del binomio Kirchner han sido, después de Perón, los mejores de la historia argentina. También disiento con eso. Creo que, si bien es muy difícil comparar momentos históricos y exigencias divergentes en el tiempo, los de los Kirchner han sido, desde el punto de vista de la radicalidad y efectividad de las medidas, los mejores gobiernos de la historia del país. Dejaré para el domingo próximo la fundamentación de esta tesis, pero me adelanto a sintetizar que Perón jamás hubiera impulsado o acompañado medidas en el plano de los derechos humanos, la independencia judicial y las relaciones exteriores, como las que promovieron los Kirchner.

Si a algún progresista sólo le interesa el qué y no el cómo, no puede dejar de nuclearse allí. Si no le preocupa el sostenimiento de las conquistas sociales más allá de la vida de sus impulsores originarios, si considera a la política una rama de la filantropía, menos aún. Si como el que declararon al presentarse a la primera elección presidencial partiendo de cero como lo sugieren los orígenes sociales expuestos. La ausencia de referencia a esta inquietud clave para toda vida política, no se explica por respeto a la investidura o el ejercicio del duelo sino que constituye una verdadera renegación en sentido freudiano, de la concepción política subyacente a este silencio. Personalmente valoro con simpatía el desalineo y desprecio por la moda que el ex presidente cultivaba tanto como rechazo la obscena exhibición de signos de distinción consumista de su esposa. Pero la ausencia de preocupación por el tránsito ostensible entre mansiones y hoteles propios distantes cientos de kilómetros entre sí, de jets privados (y públicos para uso privado) y vida de jet set, se explica por la naturalización tinellizada de la corrupción y la despolitización de la sociedad argentina a la que contribuyó también el kirchnerismo sin que parezca hoy interesado en revertir.


No es ajeno a esta desinstitucionalización referida el hecho de que hasta las reuniones de gabinete se han suprimido para sustituirlas aparentemente por la interacción personal con cada ministro o secretario, o al menos eso podría deducirse ya que también fueron eliminados mecanismos de comunicación con la sociedad como las conferencias de prensa y la información sistemática de la agenda. Esta suerte de gestión en cenáculo, de círculo áulico del que por lo general fueron excluyendo a los más progresistas e independientes exponentes originales (como González García, Bielsa, Filmus o Bonasso) refuerza el carácter insustituible del “jefe” y el culto a su personalidad. Encaja además muy bien con el funcionamiento verticalista del peronismo en general, con el manejo chantajista de la caja para las intendencias y gobernaciones, con la distribución desigual de la coparticipación federal, con el disimulo de sus corruptelas, y permite explicar el por qué del fracaso o sabotaje de la declamada y nunca efectivizada “transversalidad” o la organización de bases autónomas, autorganizadas o no tuteladas o punteriles.

Buena parte de mis amigos y colegas están fascinados con los resultados de la experiencia del kircherismo. Sean los varios que ocupan cargos en el poder del estado o los que se nuclean en el espacio llamado “Carta Abierta”. Les reprocho omitir estos problemas y encubrir sus consecuencias políticas y concesiones, además de frenar indirectamente potenciales procesos de recomposición de las fuerzas progresistas e impedir la ruptura de alianzas con las fracciones más corruptas de los punteros municipales y la burocracia sindical. Pero no les falta razón cuando caracterizan a las fuerzas antagonistas. Este espacio sostiene además que los gobiernos del binomio Kirchner han sido, después de Perón, los mejores de la historia argentina. También disiento con eso. Creo que, si bien es muy difícil comparar momentos históricos y exigencias divergentes en el tiempo, los de los Kirchner han sido, desde el punto de vista de la radicalidad y efectividad de las medidas, los mejores gobiernos de la historia del país. Dejaré para el domingo próximo la fundamentación de esta tesis, pero me adelanto a sintetizar que Perón jamás hubiera impulsado o acompañado medidas en el plano de los derechos humanos, la independencia judicial y las relaciones exteriores, como las que promovieron los Kirchner.

Si a algún progresista sólo le interesa el qué y no el cómo, no puede dejar de nuclearse allí. Si no le preocupa el sostenimiento de las conquistas sociales más allá de la vida de sus impulsores originarios, si considera a la política una rama de la filantropía, menos aún. Si se valora y comparte el lamentable lema popular de que “roban pero hacen” es claro que no habrá mejor opción.


Pero el riesgo del personalismo carismático es que el hachazo invisible y homicida, como metaforizó Hernández la muerte, quiera llevarse también las enormes e insoslayables conquistas que impulsó y motorizó su reciente víctima.
Profesor titular e investigador de la Universidad de Buenos Aires, escritor, ex decano. cafassi@sociales.uba.ar

Ir arriba

ir arriba