martes, 29 de abril de 2008

MOSSAD,URUGUAY,HERBERT CUKURS,AMODIO PEREZ Y ALEJANDRO OTERO.

SHANGRILÁ es un balneario en Uruguay. Amodio Pérez, fue un integrante del MLN(Tupamaros), que resultó ser un infiltrado. Alejandro Otero, un ex comisario de la Jefatura de Polícia uruguaya por los años 60/70, que muchos no olvidamos. Esto a modo de aclaración para los que no conocen una historia de nuestro pasado reciente.
Leo la nota en Comcosur y me reencuentro con viejos fantasmas. No estaba preparada para la otra "casualidad" que me depara el destino. Como eran pocos los personajes, resulta que en esta historia, Suecia, juega su rol. No me sorprende la partipación sueca, es que viviendo por estos lados poco se sabe de estos hechos. En realidad se esconde mucho sobre la Segunda Guerra Mundial y la neutralidad sueca, Que tan neutral no fue.
Les dejo para que lean, otras de las miles de historias falsificadas, medio falsificadas, escondidas, acalladas, como prefieran llamarla.

DES-INFORMACIÓN DEL MOSSAD COMO EL SERVICIO DE INTELIGENCIA ISRAELÍ FALSIFICA LA HISTORIA.

Waby Weber

El comisario uruguayo Alejandro Otero fue informado el 6 de marzo de 1965 que la agencia de noticias Reuters en Bonn recibió una carta anónima de un comando con el nombre "Quiénes nunca puede olvidar". En esta carta se dijo que en el Shangrilá (Uruguay) un criminal de guerra, el letón Herbert Cukurs, fue ejecutado por sus asesinatos de 30,000 Judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

Cuando Otero llegó a Shangrilá, vió que las puertas y las ventanas de la casa indicada estuvieron cerradas. El comisario recuerda: "lo que yo podría ver apenas desde afuera, era espantoso: el cuarto entero lleno de sangre". Al lado del cadáver estaba una hoja, un extracto de las súplicas del acusador británico en el proceso de Nuremberg. Las pruebas contra el asesino ejecutado - escribieron los periódicos al día siguiente en los titulares.

Cinco años después de la detención de Adolf Eichmann, la prensa especuló que el Servicio Secreto israelí Mossad ha estado en el trabajo. El gobierno en Tel-Aviv se envolvió en el silencio. Sólo veinte años más tarde, anunció en el tribunal Auschwitz en Jerusalén el jefe del Mossad, Isser Harel, quién él mismo era Letón, que la ejecución de Cukurs ha sido la última acción de su Servicio Secreto en materia de los criminales Nazis en Sudamérica. Este era en 1985.

Y pasaron otros doce años, hasta que el editorial israelí, Keter, publicara un libro con el título "la Ejecución del verdugo de Riga" que describe la ejecución de Cukurs detalladamente. Los autores afirman que ellos quisieron influir con esta acción en el debate de parlamento alemán (Bundestag) sobre la prescripción de los crímenes de guerra. Ni el gobierno alemán ni el parlamento han protestado contra el chantaje de sus instituciones democráticas por otro estado. Periodistas y historiadores aceptaron sin ninguna duda la versión del Mossad.

"La ejecución del verdugo de Riga" fue traducida entonces en alemán, y en letón y elogiada por todo el mundo como "un documento histórico importante". Hace cuatro años, el libro también apareció en inglés, publicado por el editorial Vallentine Mitchell, con un prefacio del general Meir Amit, el jefe del Mossad en aquella época. Él escribe: "el Estado de Israel decidió eliminar a los criminales principales. Este era una eliminación apuntada, selectiva y eficiente. Uno de los más prominentes era Herbert Cukurs, un criminal que cometió el desastre contra los Judíos de Letonia. Cukurs se escapó de los aliados."

Estas palabras no son la verdad. Después de una intensa investigación llegué a la conclusión que la operación Cukurs fue probablemente una de las operaciones mas diletante del Servicio Secreto israelí y el libro "la ejecución del verdugo de Riga" un producto del departamento "des-información" del Mossad.

El autor del libro se llama "Anton Künzle", el asesino de Cukurs. "Künzle" es un seudónimo. Según su propia presentación, él nació en 1919 en Alemania y más tarde emigró a Palestina. Allí, él ha servido en las filas del Hagana, el precursor del ejército israelí y del Mossad. El periodista Gad Shimron quién él mismo era agente durante diez años en el Mossad, es el co-autor.

¿"Cuándo un día mis nietos me preguntan "Abuelo", de todo lo que usted ha hecho en su vida, de qué usted está el más orgulloso? Les contaré sobre mi papel en esta operación difícil y complicada de saldar la cuenta con el Verdugo de Riga".

En el museo judío en Riga, sin embargo, el caso Cukurs está muy bien documentado. "Es realmente una vergüenza", dice Margers Vestermanis, director del museo, "que el Mossad ha trabajado tan mal. Tan primitivamente lo que se refiero a este libro: la ejecución del verdugo de Riga".

Alejandro Otero era el comisario a quien correspondía de investigar el asesinato de Shangrilá. Hoy, él es retirado, pero sin embargo, recuerda cada detalle. En la escena había un olor insoportablemente, el cadáver había estado allí ya dos semanas con temperaturas veraniegas. Arriba del pecho del cadáver, estaba un extracto del acusador británico en el proceso de Nuremberg. Esta hoja está en el expediente de la policía uruguaya. Describe a "los grupos de exterminio" del líder Nazi, Heinrich Himmler. No se refiere y ni menciona a Cukurs o Letonia.

La Policía Federal en Alemania envió a Otero la carta del comando anónima, la llamada "sentencia de muerte". Ella describe Cukurs como un líder del grupo fascista letón llamada Perkonkrust: "A causa de su responsabilidad personal comprobada para la muerte de 30,000 hombres, mujeres y niños, hemos decidido dictar sobre Herbert Cukurs la pena de muerte".

El comisario Otero se comunicó con la familia del muerto. De São Paulo vino su hijo Gunnars que ya había extrañado a su padre. Contó que su padre ha vivido desde 1946 legalmente en Brasil y que desde el principio de los años cincuenta, la comunidad judía ha levantado una campaña contra él. Nada de estos reproches ha sido verdadero y después de un cierto tiempo la campaña se ha dormido - hasta que "Anton Künzle" apareciera en São Paulo y presentado a su padre una propuesta comercial.

Künzle invitó a Cukurs a Uruguay y se dio 160 dólares para el vuelo de São Paulo a Montevideo. Esto era claramente una trampa.

Otero averiguó que Künzle había hablado con soltura el alemán y, así como sus cómplices, español con acento porteño. Ellos probablemente no tenían desde principio el plan para la ejecución, sino de secuestrar a Cukurs. Sin embargo, ellos no eran ningunos profesionales. Al menos cinco hombres jóvenes, como los vecinos habían observado, habían estado en la casa en Shangrilá.

Otero: "Ellos no quisieron ejecutarle. Podrían haber pegado un tiro simplemente a él, antes en Brasil. Ellos lo han traído bajo un pretexto a Uruguay para llevársele a otro lugar. Cukurs era un hombre muy fuerte a pesar de su edad. Él prefirió morir que ser agarrado. La lucha terminó con su muerte." El hecho que cinco hombres jóvenes no podían derrotar a uno de 64 años, contradice la imagen de la eficacia extraordinaria que el Mossad reclama desde siempre.

"El cadáver estuvo en un baúl de madera gigante", se acuerda Otero, "y el baúl tenía en el frente y al costado varios agujeros de aire. Tenía cerraduras metálicas robustas y en el piso estaban cinturones gruesos." Estos cinturones deberían prevenir probablemente que este baúl podría ser abierto del interior.

Varios vecinos habían observado que durante la acción un barco grande había anclado en la bahía de Shangrilá. Esperó allí 48 horas. Sin embargo, en los registros nacionales Otero no encontró el barco.

El comisario supuso que el barco esperaba para recibir el secuestrado y llevarlo a otro país. Otero chequeó pasos de frontera y aeropuertos. Y viajó personalmente a São Paulo, para hablar con toda la familia Cukurs. Investigó que el hombre que se llamaba Anton Künzle y que había atraído a Herbert Cukurs a Uruguay había alquilado allí un coche. Él necesitó un carné de conducir internacional y lo solicitó con la Asociación Automovilística Brasileña. Otero recibió allí la segunda foto de la licencia, la foto del asesino.

"Quise la ayuda de Interpol en la búsqueda internacional, pero Interpol oficialmente me informó que considera el asesinato de Cukurs como un caso político, y en tales casos Interpol no actúa." De este modo, las investigaciones de Otero tuvieron que fracasar. El expediente fue clausurado.

Además, Otero estaba muy ocupado entonces. En Uruguay, él era el comisario en cargo de investigar contra el grupo guerrillero Tupamaros. Uno de sus fundadores era Tabaré Rivero.

Rivero recuerda el caso Cukurs bien y, sobre todo, recuerda a Amodio Pérez, uno de los compañeros más corajudos que hicieron una carrera rápida dentro del aparato guerrillero. Rivero: "averigüé que Amodio participó en la acción Cukurs, él ha conducido el coche del comando. Él usó documentos falsos que le habían dado probablemente el Mossad. Él también estaba en la casa en Shangrilá. La ejecución fue llevado a cabo con muy pocas personas, entre ellos era también la primera esposa de Amodio.”

Amodio Perez es Judío. Y en aquella época, había muchos contactos entre la comunidad judía y la izquierda uruguaya, porque tenían un enemigo común. Los Nazis locales atacaron oficinas de la oposición y de la comunidad con bombas.

El hecho que Perez había participado en una acción del Mossad, sin embargo, no ha ocurrido por orden de su organización, Rivero dijo. Él se enteró después de la acción.

En 1972, Perez fue detenido y delató todo lo que sabía. Salía vestido con uniforme de ejército a la calle para identificar a sus compañeros. Incluso, entonces circulaba el rumor que él había sido un espía dentro de los Tupamaros. Después del golpe militar en el 1973, dejó sin proceso el país.

Sólo una vez él apareció desde entonces. Estuvo implicado en los años ochenta en la tentativa de matar al líder de la Contra de Nicaragua, Eden Pastora. Pastora, llamado también "Comandante Cero", había organizado una conferencia de prensa sobre la presión que la CIA ejerció contra él. Sin embargo, allí explotó una bomba, las once personas fueron matadas, Pastora herido. Años mas tarde, periodistas mostraron al policía Otero un vídeo sobre la rueda de prensa y él identificó a Perez claramente como uno de los participantes.

Volvemos a Letonia. Margers Vestermanis conduce el museo judío en Riga. Él mismo era durante la Segunda Guerra Mundial a un trabajador esclavo de los Nazis. Para él, el libro "la ejecución del verdugo de Riga" es una “tontería completa”.

Cuenta que Cukurs, efectivamente, ha sido un miembro en el grupo terrorista de Viktor Arajs, pero Cukurs no era responsable del asesinato de 30,000 Judíos: "Ni Viktor Arajs ni Cukurs eran miembros del Perkonkrust (como dice el Mossad) cuya historia es conocida."

El Perkonkrust era una organización nacionalista, paramilitar, nacida durante la primera república letona bajo el dictador Kalis Ulmanis. En aquella época, aproximadamente 80,000 Judíos vivían en Letonia, el cinco por ciento de la población. Bajo Ulmanis, ellos no tenían mayores problemas, en comparación con la era anterior, cuando Letonia había estado bajo la administración rusa. Ellos podrían elegir sus profesiones y adquirir tierras.

La agitación antisemita provino del Perkonkrust con sus 6,000 miembros. Ellos gritaron "Kampf Heil", con el saludo fascista y estaban contra todos los extranjeros. ¡Su lema fue "Golpear a los Judíos y a los alemanes"!

En 1940, el Ejército Rojo anexó los Países del Báltico. Y en este tiempo, por primera vez el Perkonkrust estableció contacto con el Abwehr alemán (el servicio de inteligencia) - contra el enemigo común, los Comunistas. Pero Cukurs nunca luchó contra los comunistas, dice Vestermanis, era un atrevido y aventurero, le gustó el riesgo, disfrutó los viajes y la buena vida.

En el mercado de pulgas compró un viejo motor Citroen y lo insertó en un avioncito en el cual voló a Gambia (África). Los periódicos de Letonia financiaron su aventura y desde todas las estaciones, él mandó informes a Riga. Lo nombraron corresponsal especial en la guerra de Abessinia y en Japón. Cukurs se hizo famoso, un héroe nacional, y la fuerza aérea letona lo integró a sus filas como capitán. No era conocido como un antisemita, dice Vestermanis, sino probó de aprovechar todas las situaciones para él.

Incluso, a pesar que mas tarde se presentará como un feroz anticomunista: bajo la ocupación soviética de Letonia él hizo un arreglo con los rusos. El 9 de abril 41, fue a Moscú y ofreció su colaboración a la fuerza aérea soviética. Con cuales autoridades tenía contactos en la Unión Soviética, nunca se hizo público. El 16 de abril de 1941 volvió por su granja en Letonia donde estuvo en el momento de la invasión de las fuerzas armadas alemanas.

Muchos le sospecharon como un espía ruso debido a su viaje a Moscú, y la situación se ha hecho peligrosa para él, piensa Vestermanis. Probablemente para demostrar su lealtad a las nuevas reglas, se afilió al comando especial de Victor Arajs.

El genocidio de los Judíos letones pasó en varias grandes acciones. La primera acción comenzó pocos días después de la invasión de los alemanes y fue llevado a cabo por los grupos fascistas letón. Con el segundo, final de 41, los alemanes mataron a 25,000 habitantes de gueto en los bosques de Riga. De Alemania habían anunciados transportes con Judíos a Riga y fue necesario hacer lugar en el gueto.

Esta probado que Herbert Cukurs estaba en el comando Arajs. Él era su chofer y su mano derecha. El hecho que esta tropa cometió delitos de lesa humanidad - disparos, torturas, asesinatos, y encendiendo sinagogas - es también probado.

Si Cukurs participó activamente y personalmente en estos crímenes, no pudo ser probado. Lleva una responsabilidad colectiva por haber estado en este grupo terrorista, pero si él lleva una responsabilidad penal, no está claro.

Margers Vestermanis conoce todos los documentos, en favor y contra él. En favor, han declarado dos judías. Ella Medalje, nacida Guttmann, se escapó a una ejecución en masa porque se había presentado como "una aria". Cukurs tenía que llevarla a la prisión en la calle Waldemar 19 y no la dilató. Sabía que ella era judía y se calló.

Y más tarde, Miriam Keitzner dio un testimonio en Brasil y dijo que Cukurs la había escondido en su granja.

Sin embargo, durante las ejecuciones en noviembre del 41 Cukurs ha estado presente, dice Vestermanis, tiró con su fusil en la masa. Estas masacres fueron ordenadas y organizadas por la SS alemán. Principalmente, tres personas eran responsables:

El líder de la SS, Friedrich Jeckeln, que había venido de la Ucrania donde había sido muy activo en el asesinato de los Judíos de Kiev. El SS y comandante del gueto de Riga, Eduard Roschmann, quien se hizo conocido como "el carnicero de Riga". Y Viktor Arajs, el jefe letón del comando terrorista.

Herbert Cukurs frequentaba a menudo al cuartel general nazi en la calle Waldemar 19, un edificio expropiado de un banquero judío, donde el comando Arajs también tenía sus oficinas. Tenía en un garaje sus coches de los cuales Cukurs era responsable. En el sótano, había celdas de tortura para presos, Judíos y partisanos. En el tercer suelo estaban los cuartos del Perkonkrust. Sin embargo, ya después de un mes de la ocupación alemana, estos fascistas letones se pelearon con los alemanes y eran prohibidos otra vez.

El libro "la ejecución del verdugo de Riga" cita las declaraciones de ocho testigos, ex presos que sobreviven la Waldemar. Ellas han sido tomadas antes organizaciones judías. Los originales están en el archivo del museo Yad Vashem en Jerusalén, copias en el museo judío en Riga.

No quepa ninguna duda que estos testigos eran víctimas de humillaciones feroces, dice Vestermanis. Sin embargo, para él estas declaraciones no son cien por ciento verdad. El hecho que en ellas Cukurs es llamado miembro del Perkonkrust, no demuestra nada. Los testigos han sido atormentados y traumatisados y no eran capaces de diferenciar el otro lado según su afiliación de partido.

Es muy extraño, Vestermanis dice, que ni en archivos soviéticos no en letones no hay ningunos archivos incriminatorios contra Cukurs. La Unión Soviética quiso empezar después de la guerra un gran juicio por los crímenes de guerra de los nazis en los Países del Báltico y, por lo tanto, habían interrogado a miles. "Después de la guerra, 365 miembros de éstos comandos fascistas fueron condenados. El asombro es que en los testimonios no hay casi ninguna incriminación contra Cukurs".

El libro sobre el "verdugo de Riga "menciona una petición de extradición de la Unión Soviética al gobierno brasileño. Sin embargo, tal petición nunca ha existido. Ni la Unión Soviética ni Israel han solicitado la entrega de Cukurs - la embajada brasileña en Buenos Aires me informó. A una lista, publicada en 1960 en Israel, con los nombres de criminales de guerra nazis, el nombre de Herbert Cukurs no apareció.

Hoy, Gunnars Cukurs tiene 77 años y vive en el sur de São Paulo donde repara aviones y barcos, como lo ha hecho una vez con su padre. No puede recordar los masacres contra los Judíos en Letonia. Con la invasión de los alemanes él tenía diez años.

EL hijo no cree que su padre haya desempeñado un papel activo en los delitos contra los judíos. Sin embargo, el hecho que era el chófer y mano derecha de Viktor Arajs, el jefe del comando de exterminio, no lo niega. Contesta a mi pregunta si su padre tenía en esta posición teóricamente la posibilidad de no participar en estos delitos: "eran tiempos de guerra". El hecho que los Judíos, mujeres y niños, no eran parte de esta guerra, lo sabe por supuesto.

Su padre dejó a su esposa y los niños al final de 1943 en Alemania que parecía mas seguro. Él mismo se quedó en Riga. Esto era en agosto de 1944 cuando el ejército rojo había encerrado la ciudad de Riga. Muchos huían por mar a Suecia, llevando sus bienes consigo.

También Cukurs estaba durante los últimos días de guerra ocupado con tales transportes. Eso admite en la carta al cónsul estadounidense en Brasil que está en el expediente de la policía uruguaya. Como era un piloto experto probablemente cruzó el Mar Báltico con avión. Lo que él transportó a Suecia - sobre eso hay sólo especulaciones.

Después de la guerra, muchos de estos refugiados huidos a Suecia han sido entregados a la Unión Soviética. Pero lo que ha pasado con sus bienes que habían llevado en su fuga, nunca se hizo conocido. Al final de agosto 44, recuerda Gunnars, volvió su padre a encontrarse con su familia en Szczecin (Stettin). Con él estaba Miriam Keitzner, una Judía joven que él había escondido en su granja en Riga.

Todos huyeron, antes el avanze del ejército rojo, al Oeste. Cerca de Kassel, cayeron en los manos de las fuerzas estadounidenses. La presencia de la señorita judía hizo milagros, y después de tres días la familia podría continuar. Llegaron a Marsellas y emigraron a Brasil.

En 1956, los Cukurs se mudaron de Río de Janeiro a São Paulo. Su último hijo Richard acababa de nacer, y por lo tanto, su permanencia fue asegurada.

Trabajó en el sur de la metrópolis con sus hijos en nuevos projectos, por ejemplo en un pequeño submarino para objetivos civiles y militares y lo ofreció de la Armada de los Estados Unidos. Sin embargo, la US Navy le contestó que el proyecto era demasiado caro.

Gunnars conserva una copia de esta carta.

¿Dónde deben ser buscados los motivos para el secuestro de Cukurs? ¿Era el plan de conseguir informaciones de él? ¿Tal vez sobre qué ha pasado durante los ultimos días de guerra en Letonia, cuando el ejército rojo cerró Riga? ¿Estuvo implicado en traer los fondos del Ostbank por avión a Suecia, depositandolos en el banco Wallenberg?

Seguramente, los Nazis tenían bastante tiempo para salvar su pillaje antes de caer en los manos del ejército rojo. En agosto 44, la derrota de las fuerzas armadas alemanes era previsible. Muchos Nazis huyeron sobre el Mar Báltico a Gothenburg, y Cukurs había participado en estos movimientos de fuga, contó a sus niños más tarde.

Al cónsul estadounidense en Río de Janeiro le confirmó que él entregaba en el último momento "a las fuerzas alemanas las armas" y - así literalmente – “salvó a unidades enteras” en la ciudad de Danzig. Esta carta está en el expediente de la policía uruguaya.

El "Ostbank" fue creado después de la ocupación alemana de los Países del Báltico, unificando los bancos centrales de Letonia, Lituania, Estonia y Ruthenia. En el Ostbank fueron depositados todos los impuestos de los ciudadanos de las áreas ocupadas así como los ingresos de las ventas "de la propiedad de los judíos y partisanos". La “propiedad judía" formó "parte considerable de la propiedad económica de los antiguos países del Báltico", dice una carta del Gauleiter Hinrich Lohse dirigiendose al Führer Adolf Hitler. Con este dinero, los Nazis financiaron la guerra.

El 18 de febrero 44, nos dicen los documentos en los Archivos Nacionales de Berlín (Bundesarchiv), en las cuentas bancarias del Ostbank estaban todavía más de 84 millones de Reichsmark. Lo que ha pasado con esta fortuna - así como las reservas de divisas y el oro -, no está escrito en los documentos. Se lee que el 8 de septiembre, el ministro alemán Alfred Rosenberg envió un télex al comisario nazi en Riga:

"En el proceso de salvar los bienes económicos, el Gauleiter y el Comisario del Reich deben informarme inmediatamente sobre la realización de las medidas. (Rosenberg)."

La salvación del oro Nazi de los Países del Báltico estaba en las manos del ministro Rosenberg mismo. Estos activos tuvieron que ser traídos a un país neutro. Suiza estaba demasiado lejos. Suecia era oficialmente neutra, sin embargo, mantenido también contactos estrechos con los Nazis.

Varias comisiones de investigación suecas quisieron aclarar el capítulo oscuro de la colaboración con el Tercer Reich. También las compañías de la familia Wallenberg fueron investigadas. La familia es conocida, sobre todo, por Raoul Wallenberg: el diplomático que salvó a miles de Judíos antes de la deportación en el Budapest ocupado.

Pero otros miembros de la familia cooperaron con los Nazis y les suministraron bienes de armamento. Su banco Enskilda había participado en el lavado de dinero Nazis, y el banco central sueco compró oro de Alemania que probablemente provenía de víctimas del Holocausto. Cuentas de número no existieron en el banco Wallenberg, pero cuentas confidenciales con letras. Las comisiones suecas no tenían ningún acceso a estas cuentas.

Así que hasta hoy no se podía aclarar si en el nombre de Rosenberg u otro líder nazi existía una cuenta en Suecia. Y la familia Wallenberg no emitió ningún comentario al respecto. El gobierno sueco ha entregado después de la guerra muchos de los oficiales SS huidos a la Unión Soviética. No se sabe si también haya devuelto el botín y si Israel consiguió una parte de ello.

Sólo pocas personas fueron condenadas para los masacres de los Judíos letones: los Sovieticos condenaro al líder de la SS Jeckeln como un criminal de guerra y le colgaron en Riga. Pero el comandante del gueto de Riga, el SS Eduard Roschmann, se mudó a Argentina donde se movía abiertamente. Viktor Arajs, el líder del comando de execuiones, cayó en cautiverio británico. Pero a los pocos meses, el gobierno militar lo liberó, pasó los expedientes penales a la justicia alemana y contrató a Arajs como conductor. Los británicos permitieron el viaje de Arajs a Londres donde recibió un pasaporte falsificado por el gobierno de exilio letón. Arajs fue detenido en 1975 en Francfort y condenado por un tribunal de Hamburgo por el asesinato de al menos 13,000 personas a la custodia de toda la vida.

El asesinato de Herbert Cukurs en Montevideo es considerado hasta este día como una acción del Mossad que tenía el objetivo de castigar a un criminal de guerra. Esta versión asumió hasta la Enciclopedia Britannica. La familia de la víctima protestó y le pidió la omisión. Él quiso presentar documentos, recuerda el hijo Gunnars. "Pero el Britannica no quiso ver los documentos. Y no teníamos ningún dinero para un procedimiento legal."

El Servicio de Inteligencia israelí Mossad guarda silencio en el caso. Sin embargo, la casa editorial que ha publicado el libro en alemán "la ejecución del verdugo de Riga" contestó a mi pregunta. Me informó por el correo electrónico: "no tenemos ninguna información cercana sobre el seudónimo Anton Künzle. Según nuestra información el autor es protegido por el Verfassungsschutz (servicio de inteligencia alemán interno)". Dice que no se hizo ningún contrato con él y que no se paga los derechos de autor.

Si la casa editorial haya recibido dinero para la publicación y si el contrato fue firmado con el gobierno israelí o un Servicio Secreto, no contestó. Tampoco como una casa editorial se puede proteger contra ser abusado para la falsificación histórica. De todos modos, los derechos para el libro han sido vendidos al Psychosozialverlag alemán y éste contestó: "las preguntas se refieren a cosas internas. Esperamos que Usted entenderá".

El co autor de Künzle y ex agente Shimron, me dio un poco más información. Después de su carrera en el Mossad, se hizo periodista en el diario israelí Maariv, me escribió en un email. "no estoy más en contacto con el Mossad". Dice que conoce "desde muchos años el señor Kuenzle y que confío cada palabra en su informe (sobre la operación)". Rechazó haciendo un contacto con Künzle. Él es "de la vieja escuela" y no podría revelar su identidad verdadera.

No contó, por qué él no ha investigado en los archivos uruguayos, letones, alemanes, soviéticos y estadounidenses. El hecho que Israel nunca ha pedido la extradición a Brasil, lo explicó con el hecho que el estado de Israel tuvo que solucionar "problemas más urgentes”. Sólo esporádicamente intentó "detectar" criminales Nazis como Cukurs. No contesta la pregunta en que material se apoya, llamando a Cukurs miembro del "Perkonkrust" fascista y responsable para 30,000 asesinatos.

Pero cuenta que "ciertos círculos en Riga" celebran al hombre otra vez como un nacionalista y le han dado algo como un "certificado general de denazification".

Lo último es correcto. Había en Riga una exposición sobre 'el héroe nacional' Cukurs en el cual su accionar bajo el orden de Arajs fue dejado de lado. Y un abogado letón conocido recientemente publicó un libro con el título "Schaffott". Llama el juicio contra el líder de la SS, Jeckeln, "un espectáculo" y lo muestra como una víctima de la justicia soviética.

Sin embargo, la falsificación histórica nunca puede ser una respuesta a la falsificación histórica.

Gaby Weber (Alemania) / RECOSUR * Artículo publicado en: http://www.gabyweber.com/dwnld/artikel/mossad/desinformation_cukurs_es.pdf

3 comentarios:

Anónimo dijo...

http://herbertscukurs.blogspot.com
http://herbertcukurs.blogspot.com

Anónimo dijo...

Intresante artículo.

werena dijo...

This is a serious documentary :
http://www.youtube.com/watch?v=kYXY_6IemJ4

Ir arriba

ir arriba