lunes, 18 de agosto de 2008

¡QUÉ VERGÜENZA, URUGUAYOS! por Delia Villalba

“¡Qué vergüenza que ante tanta traición, tanto aniquilamiento, tanta mentira, tanta irresponsabilidad, los uruguayos no se rebelen para hacer respetar sus derechos ciudadanos! ¡Qué vergüenza que no se defienda el país en el que vivirán nuestros hijos y nietos! ¿Qué respuesta se les dará cuando comprueben que no tienen aire respirable, que no tienen agua y que no tienen alimentos?”
Así como se condena a los viejos de hoy, también se condena a los niños del mañana. En realidad, la condena será para todos. El Uruguay es un país que, lamentablemente, sabe mucho de traiciones; no olvidemos que nuestro Padre Artigas no quiso volver a su tierra natal porque había sido traicionado.
El Uruguay también es un país que no sabe reconocer el trabajo de sus hijos; recordemos que los que cumplen la tarea de educar y formar, es decir los docentes, reciben sueldos bajísimos y trabajan muchas veces en condiciones preocupantes; los trabajadores que cuidan nuestra salud, también reciben sueldos de hambre y no desarrollan sus tareas en las condiciones más convenientes y los que cuidan nuestra seguridad, reciben sueldos vergonzosos a pesar de que muchas veces arriesgan sus vidas para salvar a los ciudadanos, con vestimenta inapropiada y mal equipados. Todo esto nos habla de un menosprecio por los operadores que cumplen, las tareas más importantes del país: educación, salud y seguridad. Pero esto hace años que lo decimos y lo repetimos hasta el cansancio, a pesar de eso, todo sigue igual o peor.
Paralelamente a estas situaciones injustas y enojosas el Presidente del Uruguay es el que recibe el mejor sueldo de toda América y si comparamos con las poblaciones que deben gobernar, mucho mejor sueldo que Bush, el Presidente de Estados Unidos.
Será porque a los gobernantes nuestros, sobre todo el Presidente, hay que reconocerle que en poco tiempo de gobierno ha sido capaz de la destrucción más importante del Uruguay: ha destruido la esperanza de sus habitantes, está regalando la tierra, está agotando el agua, pone en riesgo la vida de la gente y está aniquilando la seguridad alimentaria. Estas tareas no las hace cualquiera y sobre todo en tan poco tiempo; se requiere mucha perversidad, una ambición desmedida y un gran desprecio por la vida de los demás. También necesita una gran ayuda de sus colaboradores, la complicidad de la mayoría de los medios de comunicación social y la pasividad de la población.
Por eso lo del título; ¡Qué vergüenza, uruguayos, que acepten las decisiones de este gobierno neoliberal, capitalista y entregüista que nos deja sin nuestros recursos esenciales, que ataca a los trabajadores y no respeta los derechos de los ciudadanos. ¿Es posible que solamente miles de uruguayos nos demos cuenta de lo nefasto que es este gobierno? Esto es peor que cuando en la dictadura se decía: “el último que se vaya que apague la luz”. Porque acá no hace falta que la gente se vaya para apagar la luz. La luz se está apagando para los granjeros, apicultores, lecheros, pequeños industriales, la masa de trabajadores, jubilados, maestros, profesores, médicos, policías, enfermeros, soldados, obreros, estudiantes, empleados, universitarios, etc.,etc. tengamos presente que ya perdimos el Uruguay Natural y vamos camino a perder el Uruguay productivo ¿Algún uruguayo puede desconocer la aberración que implica el proyecto de inundar toda nuestra tierra con eucaliptos y pinos?
¿ La aberración que significa instalar seis o siete plantas, mega-plantas de celulosa? ¿La aberración de dedicar el resto de la tierra a las transgénicos y a la agro-combustibles? ¿La aberración de instalar la energía nuclear cuando hay otras alternativas más baratas, accesibles y menos riesgosas? ¿La aberración e que estos proyectos de eucaliptos y plantas de celulosa nos dejen sin agua? ¿La aberración de que el Uruguay pase a ser un país importador de alimentos teniendo las maravillosas tierras que la naturaleza le otorgó naturalmente?¿La aberración de que Cañada Grande en Canelones se transforme en el gran basurero industrial para matar a la gente del lugar y aniquilar su producción con el único objetivo de favorecer a empresas que lucran con los residuos sólidos? Todas estas aberraciones son fruto de las mentes irresponsables de nuestros gobernantes que dicen amén a las multinacionales y del poderoso capital que traslada la contaminación de los países del Norte para las tierras de América Latina, lamentablemente encuentran la ambición de muchos uruguayos que allanan sus caminos. Aquellos de los malos extranjeros y peores uruguayos. Si la ciudadanía uruguaya no reacciona, se transforma en cómplice. ¡Qué vergüenza uruguayos” que no se comprometan en la defensa del país, con más participación, más fervor, más convencimiento!
No nos dejemos llevar por la desesperanza y la frustración y no nos dejemos apabullar por las mentiras y la soberbia de estos gobernantes acomodados, hagamos como decía el poeta: “Cuantas más piedras nos arrojen, más alto haremos nuestro pedestal de gloria.”
Fuente:Radio 36 www.radio36.com.uy
radio36@gmail.com
http://www.radio36.com.uy

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba