viernes, 15 de abril de 2011

Papel del Mossad en el conflicto colombiano - Gloria Gaitán

Mariátegui

El coronel de aviación español, Javier Gulsández, que tiene estrechas y permanentes relaciones con el ejército colombiano, contó en un seminario donde asistí, que la Operación Jaque fue orientada y preparada por el Mossad.


Le pidieron al Ejército colombiano que enviara a Israel un número igual al número de comandantes con que cuenta las FARC y a cada uno le correspondió estudiar la "constitución psicológica" de uno de los comandantes. Se trata de una especialización "uno a uno", aportada por el Mossad, que les ha dado muy buenos resultados.

Así lograron hacer una especie de autopsia psicológica o de psicoanálisis virtual, para conocer la lógica con la cual cada uno de los comandantes creaba realidad y, por tanto, actuaba.

Así constataron que el comandante que tenía a cargo a los norteamericanos secuestrados y a Ingrid Betancur, era muy crédulo, muy confiado, lo que permitiría enviarle un e-mail que, aparentemente, proviniera de Alfonso Cano, anunciándole que llegaría una misión humanitaria para trasladar a los secuestrados a un lugar más seguro. Para ello utilizaron a una ONG española (no dijo el nombre) que montó el simulacro.

Dejaron pasar dos semanas, para ver si el comandante intentaba chequear la verdad del asunto con el Secretariado, pero no lo hizo. Así, al conocer la psicología del comandante en cuestión, decidieron actuar y todo les resultó como planeado.

En esta faceta de la guerra, que es el estudio de las mentalidades de los adversarios y de los amigos, el Mossad es el abanderado, por ello su campo de batalla fundamental es el de los centros educativos, fundamentalmente las universidades y las academias. El mundo intelectual es un espacio clave para el Mossad porque, al igual que los medios de comunicación, crean percepción y forjan, en la opinión pública, la manera de evaluar los acontecimientos, tanto históricos como presentes.

A partir de la propuesta escrita por Luis Carlos Restrepo - Alto Comisionado de Paz de Álvaro Uribe-, titulada “La Sangre de Gaitán”, donde plantea que para lograr la paz es necesario enterrar la memoria de Gaitán, Alvaro Uribe acogió la idea y para ello liquidó el Centro Gaitán y, el Monumento a la memoria del pensamiento del líder popular: El Exploratorio, le fue entregado a la Universidad Nacional, cuyo rector, Moisés Wasserman, es - como todos lo sabemos - agente del Mossad.

Los mecanismos para cumplir este propósito han sido "sutiles", pero obvios, para cualquiera que, como yo, se ha dedicado toda una vida a estudiar la psicología de sus adversarios y amigos, siguiendo el instrumento que se constituyó en "el fuerte" de mi padre, Jorge Eiécer Gaitán, tanto en su profesión de penalista como de líder de un movimiento esencialmente popular. Por ello decía: "yo no podría estar aquí si no fuera experto en psiquiatría".

El primer objetivo fue aislarme a mí mediante la maledicencia, porque como lo escribieron los paramilitares, yo era el mayor obstáculo para cumplir con el propósito de enterrar la memoria de mi padre. Por eso en la Casa-Museo distribuyen un folleto donde afirman que de allí me sacaron por peculado y malos manejos, cuando hoy se sabe, que fui totalmente absuelta de las más de 40 denuncias fiscales, administrativas, penales y demás, que me llevaron a dedicar 7 años de mi vida a defenderme, demostrando, al final del camino, que era denuncias temerarias y habiendo sido exonerada de toda culpa, incluso con un fallo elogioso por parte del Tribunal Superior de Bogotá.

Pero, a pesar de mi comprobada inocencia, el folleto no ha sido retirado del acceso al público.

Por otra parte elaboraron una vitrina para colocar, como objeto fundamental de la Casa-Museo, el vestido que llevaba mi padre en el momento de su asesinato, mostrándole a los visitantes, con morbo deliberado, las manchas de sangre que quedaron en el vestido y el revólver con el que le dispararon. También hicieron un folleto sobre ese vestido que, con el que me denigra, son los únicos que han publicado. Destruyeron las películas de mi hija sobre su abuelo y el gaitanismo y mandaron a hacer documentales acomodados, que son los que le proyectan al público.

En los primeros aniversarios, después de la entrega a manos de Moisés Wasserman, lanzaron libros, incluso desde la Casa de Nariño, con el título reiterado, año tras año, Mataron a Gaitán, a pesar de que eran de autores diferentes y distinto contenido, porque ese era el lema que había que martillar en la consciencia colectiva.

Le propusieron a las centrales obreras, que cayeron en el juego, que realizaran una marcha, junto con el CINEP, por la carrera 7a., donde cada uno de los participantes desfilara con un cartel que dijera MATARON A GAITÁN. Afortunadamente los gaitanistas pudimos frenar este escenario preparado por Moisés Wasserman con técnicas del Mossad, paradójicamente recogidas del fascismo.

. Y ahora, este año, han pasado a la segunda etapa:

La de alejar a Gaitán de la historia, para que las nuevas generaciones desconozcan el pasado. Por ello, los actos que preparó la Casa-Museo para el pasado sábado 9 de abril fueron todos "culturales": música neutral, sin contenido ideológico; danza, tambien amorfa con relación al legado ideológico de Gaitán; teatro, sin ninguna relación con el Movimiento Gaitanista o la historia. Una marcha de antorchas con sentido de "espectáculo". Es decir, tapando a Gaitán con la sábana mortuoria de la cultura, entendida como arte.

Bien lo anota Gregorio A. Caro Figueroa, experto en el tema del CULTO a los próceres, al afirmar: "Un culto que no se alimente en alguna medida, al menos, de rigor histórico, es un culto expuesto a los riesgos de la anemia e, incluso, a los de su desvirtuación o de su extinción".

Pero esta soterrada manipulación de carácter psicológico que orienta el Mossad, quedó arrasada por el recuerdo popular a Gaitán, sobre todo en los jóvenes.

Mientras las autoridades oficiales le "jalaban" a los espectáculos culturales en el campo de lo artístico, deliberadamente sin contenido político, los jóvenes se lanzaban a las calles para realizar un homenaje "cultual", con contenido ideológico profundo, como la marcha de antorchas que está colgada en Youtube http://youtu.be/qfQqdHg-Kbk, organizada por los estudiantes de la Universidad Distrital a través de Facebook, o la carpa colocada en la carrera 7ª proyectando documentales a lo largo del día sobre el gaitanismo, a donde un grupo no identificado llevó una muy extensa alfombra roja, elaborada con pétales de rosas.

Este gaitanismo cultual (palabra que viene de “culto”), en manos de los jóvenes, es una esperanza para la paz en Colombia, porque sólo un movimiento cívico de caracter gaitanista logrará establecer las condiciones necesarias para que nuestros jóvenes, hoy en las montañas, regresen a la lucha en las ciudades y los campos, en condiciones democráticas y revolucionarias.
Madrid, abril de 2011


Ir arriba

ir arriba