lunes, 25 de abril de 2011

"Rumbo a Gaza" denuncia a la Guardia Civil por "comportamiento anómalo"

Manuel Espinar
Cuatro miembros de la plataforma "Rumbo a Gaza" han presentado una denuncia en los juzgados de Plaza de Castilla de Madrid contra la Guardia Civil, por "comportamiento anómalo" y por haber sido retenidos de forma irregular e injustificada.

Tras la reunión de trabajo mantenida el pasado día 21 en la localidad de Majadahonda, cercana a Madrid, Manuel Espinar, coordinador de la campaña en Madrid, abandó la cafetería en la que tuvo lugar la reunión y poco después, en las cercanías de la incorporación a la autovía M-50, cuatro agentes de la Guardia Civil uniformados y un quinto vestido de paisano, le ordenaron que detuviera su vehículo.
En el vehículo de Espinar había carteles y documentación relativa a la campaña de la II Flotilla de la Libertad, prevista para finales de mayo. Según denuncia el coordinador de "Rumbo a Gaza", tras solicitarle la documentación propia y la del vehículo, "los agentes me apartaron de la furgoneta y registraron todos mis papeles, cartera, agenda telefónica, y las notas de la reunión. Tomaron fotografías de mis documentos personales y de los relacionados con la Asociación"
Tras solicitar una explicación al respecto de la extraña actitud de los agentes, éstos "me dijeron que sacara todo lo que llevaba en los bolsillos, llaves, dinero, teléfono, billetera con mis tarjetas incluidas, y lo ponga en el maletero del coche patrulla". Los agentes no se identificaron en ningún momento y tampoco ofrecieron a Manuel Espinar ningún tipo de explicación "hacía tiempo que no sentía tanta indefensión e impotencia."
La retención practicada por la Guardia Civil, que duró una hora, no fue la última sorpresa que Manuel se llevó. A la vuelta a su casa, recibió sorprendido la noticia de que a los compañeros con los que había mantenido la reunión, también les estaba esperando la Guardia Civil a la salida de la cafetería y que, al igual que a él, también les registraron sus pertenencias, sus efectos personales y hasta les cachaeron. Según denuncia Asunción Martín, "de muy malos modos y con una actitud nada amistosa, nos han cogido los móviles y los papeles que teníamos y los han analizado minuciosamente." Al igual que Manuel, sus compañeros tampoco obtuvieron respuesta cuando reclamaron una explicación a los agentes, pero sí pudieron confirmar que ambas unidades de la Guardia Civil estaban en perfecta coordinación.
En opinión de Manuel Espinar: "Nunca pudimos pensar que la lucha en defensa de los derechos humanos para los palestinos podrían poner tan nervioso a nuestro gobierno. O quizás que nuestro gobierno podía estar tan sometido a Israel"
Manuel Espinar ha anunciado que la próxima semana tienen previsto presentar una querella ante la Fiscalía General del Estado "por amenazas recibidas para impedir que llevemos a cabo la segunda flotilla".

Ir arriba

ir arriba