lunes, 16 de abril de 2012

Un burdel sin putas ya no es un burdel - Raúl Bracho

Obama y su séquito de guradaespaldas singones terminaron convirtiendo la cumbre en un asqueroso barranco.
Acostumbrado el imperio, como ha estado, a ser amo, a ser obedecido, esta Cumbre de las Américas termina sin acuerdo alguno, excepto el no firmado de que está sentenciada a una muerte próxima si no invita al hermano pueblo de Cuba. La interminable alfombra roja acababa con el alimento de los y las presidentes asistentes, las fotos de costumbre pasarán a la historia como una cumbre sin productos útiles para nadiel Se repitió hasta el cansancio que dos países sajones e imperiales como los Estados Unidos y Canadá (cuya autoridad máxima es la reina de Inglaterra) ya podían imponer su voluntad al resto de los pueblos que todos manifestaron su desacuerdo en dos temas fundamentales: no más cumbres sin Cuba y las Malvinas.
Obama acalló a los países centroamericanos que pretendían legalizar su

valiosa caja chica: el narcotráfico, no se adelantó nada en ningún otro campo. Realmente un folklórico caso más de cumbres sin pueblos y
sin soberanos que decidan sus propios destinos
Ya las patrias de la América no obedecen al amo del norte, la dignidad se levanta sobre sus designios esclavistas, los pueblos no quieren más sometimiento al padre de las miserias y de las guerras. No ha servido de nada. Las víctimas de los gobiernos lacayos, incluyendo al país anfitrión no se nombraron, los pueblos sometidos en centro América o en Chile, no tuvieron voz tampoco. Es que un burdel sin putas que se vendan o se alquilen ya deja de ser burdel. AS pesar de los doce apóstoles que cuidaban a Obama y que creyeron que Colombia, como cualquiera de nuestras patrias, seguía siendo el patio de putas de los gringos. Que mal salieron en la foto estos yanquis en la VI Cumbre de las Américas. Un barranco por el que ruedan las efímeras esperanzas de volver a someter a nuestros pueblos.
Bravo por el pueblo de Venezuela que reunido al frente de palacio le negó el permiso a Chávez para asistir a la Cumbre y le ordenó irse de nuevo a Cuba a vencer en la batalla que es verdaderamente importante: su salud y fortaleza para garantizar la victoria el próximo 7 de Octubre.

Ir arriba

ir arriba