sábado, 14 de abril de 2012

Uruguay: A 40 años del 14 de Abril de 1972

Uruguay: 14 de abril 1972, Uruguay olía a pólvora


El 14 de abril de 1972, Uruguay olía a pólvora. Fue un día signado por atentados, allanamientos, detenciones y declaraciones políticas.
El Parlamento aprobaba el estado de guerra interno y presos políticos se volverían a escapar, entre ellos José Mujica.
Hace 40 años Uruguay estaba en estado de ebullición. El mapa político nacional estaba a punto de incendiarse y cronológicamente, 1972 fue un año puente ubicado entre medio de unas elecciones nacionales denunciadas como fraudulentas, fundamentalmente por el Partido Nacional, y con unas sospechas de quiebre institucional que, al año, en 1973, se confirmaron con la disolución de las cámaras legislativas decretadas por el entonces presidente constitucional Juan María Bordaberry.

El 14 de abril de 1972 es una fecha señalada como un mojón en la historia reciente. Una serie de atentados, allanamientos y persecuciones que iban desde filas del Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros y la Policía y el Ejército, encendieron la mecha que detonó con la aprobación de la suspensión de las garantías individuales y la declaración del estado de guerra interna por parte del Poder Legislativo, apenas 24 horas después de aquel día 14.
Esa fecha de 1972, comandos del MLN habían abatido a un civil, a un militar y a dos policías identificados como miembros del escuadrón de la muerte. Las entonces denominadas Fuerzas Conjuntas respondieron a esos operativos matando a ocho tupamaros, apresando a otros y allanando locales políticos de partidos de izquierda. Todo ocurrió nada más que en 24 horas.
Para aproximarse a lo ocurrido en aquel concreto día bastaría con evaluar lo que ocurría apenas unos meses atrás; en 1971, año electoral.
La acción política que caracterizó aquel 1971, con el surgimiento del Frente Amplio incluido, estaba marcando el inicio del rompimiento hegemónico entre los dos partidos tradicionales: Nacional y Colorado

LasXLas elecciones de noviembre del 71 fueron impugnadas por la fórmula del Partido Nacional, conformada por Wilson Ferreira Aldunate y Carlos Julio Pereyra, al denunciar una estafa comicial.

Por otro lado, estaba la sospecha de una probable invasión militar desde Brasil en el caso de que la izquierda llegara al gobierno. El aire era irrespirable desde dentro y fuera de fronteras.
El presidente saliente, Jorge Pacheco Areco, había intentado sin éxito imponer una reforma constitucional conjuntamente con los comicios que le permitirían perpetuarse en el poder y, luego de un mes y medio de conteo de votos, los uruguayos setentistas se desayunaban con que Pacheco no fue reelecto y que desde ese momento había un sucesor: Juan María Bordaberry, que hasta entonces había sido ministro de Ganadería del gobierno saliente.
El MLN anunciaba que la tregua impuesta por las elecciones se terminaba aunque mantenía secuestrados a figuras del gobierno como Ulysses Pereyra Reverbel y al embajador inglés Carlos Frick Davies. Unos días después, ya en 1972, el MLN secuestró el fotógrafo técnico de la policía, Nelson Bardesio.
Bordaberry todavía no había asumido la presidencia. Lo hizo el 1º de marzo con las medidas prontas de seguridad aprobadas por el parlamento en toda su vigencia y con centenares de presos políticos.
El gabinete de Bordaberry estaba conformado por Alejandro Rovira como ministro del Interior, el general Enrique Magnani en Defensa, Francisco Forteza en Economía y Finanzas y Julio María Sanguinetti en Educación y Cultura, entre otros.
Entre las primeras medidas del flamante gobierno, se eliminaron los reintegros para las exportaciones, se legalizó el mercado paralelo de cambios, se duplicaron los precios de alcoholes y combustibles, aumentaron un 90% las tarifas de UTE, se impuso una veda al consumo de carne y, antes de terminar Turismo, se aumentaron unos cuatrocientos artículos de consumo. Los salarios se redujeron un 20%.
Faltaban dos días para que llegara el 14 de abril y desde el Penal de Punta Carretas vuelven a fugarse un puñado de presos políticos y algunos comunes en un operativo que llevó el nombre de “El gallo”. Entre los fugados estaba el hoy presidente José Mujica.

Fuente: Diario LaRepública.net



Ir arriba

ir arriba