sábado, 16 de abril de 2011

Hospedado por Costa Rica: recuerdese de quién es Henry López Cisco, torturador de la cuarta república

Henry López Cisco era uno de esos típicos destacados torturadores de la cuarta república que estudió en Estados Unidos, fue entrenado por grupos contrainsurgentes como el Mosad israelita, además cursó estudios en Italia y Alemania para combatir a los comunistas.

Henry López Cisco se encuentra en Costa Rica y el pueblo está a la espera de su extradición para que se haga justicia.


Web YVKE (CJP), VTV – Henry López Cisco era un de éstos típicos héroes de la cuarta república, cuando el ser comunista implicaba ser perseguido y aniquilado, una época en la que los gobiernos no sólo reprimían a los estudiantes, sino que también los “desaparecían”, más de uno cayó a manos directas de la policía o por modalidades tipo sicariato.

López Cisco ingresa en la antigua PTJ en 1964, allí sólo estuvo un par de años, pues parece que al señorito no le gustaba tanto las labores de investigación, quería ver más acción, así que ingresa a la DIGEPOL, organismo al cual pertenecía su padre y en el que éste escalaría a importantes cargos.


Sin embargo, a la DIGEPOL no le quedaba mucho tiempo de vida, entonces Cisco decide largarse a Estados Unidos buscando una escuela de “policías”, allí ingresa a la Escuela de Fort Bragg, sede del Centro de Entrenamiento en Guerra Psicológica.

Entre los años 60 y 70 se formarían en ese centro, cerca de 2000 soldados americanos para realizar acciones paramilitares en Vietnam y Cambodia.

Todos los esfuerzos realizados en este tipo de centros eran destinados a erradicar el comunismo, a este respecto sería el General William Yarborough el ideólogo de sus estrategias de guerra no-convencional.

Para seguir con López Cisco, a su regreso a Venezuela, ingresa en la DISIP, y se le encarga la creación de brigadas de intervención o grupos comando, especialmente dedicados a combatir a la guerrilla.

Es de aquí en adelante que conocemos sus actividades como “terrorista de estado”.

López Cisco está acusado de perpetrar las masacres de Cantaura (1982), Yumare (1986), El Amparo (1988), el Caracazo (1989), además de ser responsable de organizar el asedio a la embajada de Cuba (2002).

Para la época de la masacre del Amparo, Cisco no sólo negó su participación o conocimiento del hecho, en una entrevista que dio a Hugo Prieto dijo que la gente asesinada estaba armada y que “la decisión había sido muy buena”.

Cisco afirma que el diputado que lo acusaba de los hechos del Amparo, Wálter Márquez, era un mentiroso, de hecho parte de su defensa era que el había sufrido un accidente días antes, que se cayó de un helicóptero patrullando la frontera (¿el rambo local?).

Durante aquella masacre sobrevivieron dos de los pescadores que se hallaban en el grupo que fue atacado por aire y por tierra, otros pescadores que estaban en la zona escucharon el zafarrancho, aquello no iba a pasar debajo de la mesa.

Sin embargo, vinieron nuevas elecciones y luego el 27-F, por lo cual la Masacre del Amparo quedaría un poco en el olvido.

En la masacre de Cantaura de 23 cadáveres, 14 presentaban tiros en la nuca, es decir fueron cruelmente ajusticiados. En la masacre de Yumare, infiltrarían a cuatro agentes de la DISIP, Norberto y Alirio Rebanales, Bergenis Beraciarte y Rafael Rojas, quienes realizaron un simulacro de emboscada involucrando a 10 luchadores sociales, estos fueron torturados durante días para luego ser asesinados.

Cabe destacar que en el libro “Todos somos garimpeiros”, Cisco manifiesta su respeto por Gabriel Puerta Aponte (dirigente nacional de Bandera Roja), quien habría sido detenido días antes de la masacre de Cantaura. Por otra parte, López Cisco estaría vinculado con José Sánchez Masuco organizando actividades de “autodefensa” en el estado Zulia, se cree que estaría ligado al cobro de vacunas y al asesinato de Rosina Di Brino, un escándalo que involucró a la policía regional del Zulia en 2006.










Ir arriba

ir arriba