lunes, 9 de abril de 2012

Uruguay: LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y LOS JUBILADOS Y PENSIONISTAS

.Escribe JOSÉ LUIS
SAMPAYO PIREZ
Periodista uruguayo. Militante en Organismos gremiales de la Seguridad Social
sampayo63@hotmail.com
Hay un convencimiento en la gente, fruto de escuchar repetidamente lo mismo, que los medios de comunicación cumplen una función social muy importante. Esta frase es repetida hasta el cansancio, sobre todo por esos mismos medios que muchas veces deforman la noticia o se niegan a darla cuando un interés político o financiero, puede perjudicar su orientación, sea esta a favor o en contra del gobierno, o puede quitarle por algún motivo un recurso económico, que en casi todos los casos, está por sobre la importancia del lugar que debe ocupar la noticia.



Los medios de prensa, orales como las radios, televisivos o escritos, se reparten en forma muy desigual los recursos que esas actividades generan y la modernidad de acceso a ellos ha hecho que la televisión sea por lejos, el medio preferido por los ciudadanos, tal vez no por la calidad de su contenido, si no por considerar que la imagen, es una especie de acompañante más real que la radio, de la que podemos escuchar su voz solamente y ni que hablar de una diario, cuya vigencia en otras generaciones fue masiva y que hoy, ni siquiera los podemos comprar por no tener un vendedor cerca de nuestra casa en la inmensa mayoría de los casos.

.La televisión acapara la mayor audiencia sin dudas en cuanto a los informativos, aunque este sea repetido con las mismas noticias en algunos casos hasta por cuatro días seguidos, lo que hace que una misma noticia sea emitida por un mismo canal, hasta dieciséis veces en ese periodo de tiempo. La cifra no es caprichosa, puede ser mayor aún si le agregamos que varios de los canales, tienen programas a los que llaman “periodísticos”, y en ellos reiteran las mismas noticias de los informativos.



En este país, hay ya varias generaciones de una misma familia, que se han hecho multimillonarias explotando ondas del Estado, y que por lo tanto son de toda la sociedad, que en algún momento le fueron concedidas “en forma precaria y revocable”. Es más, el Estado es el mejor cliente que tienen los medios y millones de dólares anuales van a parar a las arcas de ellos anualmente, por el pago de innumerable cantidad de avisos, extensas campañas publicitarias, algunas sin sentido, o simples menciones donde se “presenta” una noticia, se da la hora o se avisa si va a llover.


Esta situación, muchas veces criticada por la izquierda cuando era oposición y que otras tantas veces prometió terminar con ella, sigue tan campante. Entonces no es de extrañar que, cuando alguno de los responsables de los muchos organismos que conforman ese torrente de dinero destinado a “efectos publicitarios” pega un grito, los agradecidos receptores de la donación se pelean por poner el micrófono o la cámara más cerca del actor de turno.


Pero en forma opuesta, esos propios medios se encargan de que ningún integrante del circo se sienta molesto por alguna actitud que considere “no apropiada” por parte de los medios y entonces, parte de la sociedad es ignorada en cuanto a sus necesidades, privaciones, injusticias y falta de derechos.


Esa indiferencia se acentúa cuando se trata de “viejos y feos” y es por eso que, para encontrar una noticia que deschave algo sobre la necesidad que sufre una gran parte de la población compuesta por jubilados y pensionistas, debe remontarse a algunos años atrás, porque en los últimos tiempos, a semejanza de un “pacto diabólico”, los medios de comunicación del Uruguay, se niegan a incluir en sus noticias, ni que hablar de imágenes, los hechos que afligen a esta parte de la sociedad, a la que también se le niegan los Derechos Humanos.

No obstante para los medios, es interesante, que la empresa de publicidad ganadora de la licitación pública para la difusión de prensa del BPS, los siga surtiendo con esos jugosos recursos que suman muchos millones de pesos, aunque sus multimillonarios dueños, ignoren que en seguridad social, el 51 % de los jubilados y pensionistas no llegan a cobrar seis mil pesos por mes y hay patrones que no quieren pagarle a nadie.


Publicado por FELIX DUARTE
Cosas del Uruguay















Ir arriba

ir arriba