domingo, 21 de diciembre de 2014

La amada mortal: Cuba revolucionaria - Alredo Grande



 Cuando el genial Beethoven escribió la carta a su amada inmortal, quizá siempre supo que nunca sería leída. Compuso música que no pudo oír y a lo mejor, también compuso un amor que no pudo compartir. Como toda singularidad, puede conmovernos aunque no la entedamos, Beethoven fue una singularidad. Fidel Castro también. Una singularidad tiene una marca insoslayable; no se repetirá nunca más. Una singularidad ni siquiera puede ser copiada o imitada. No hay segundas versiones. No hay remake que valga.

 Cuba revolucionaria es una singularidad en América. En toda la América.
 "Mi amada es la Cuba revolucionaria. En el territorio libre de América aprendí todo lo bueno y muy poco de lo malo". Como dijo Fidel:sólo los cubanos podrán destruir la revolución".    
  "El Estado tiene razones que mi corazón revolucionario entiende, pero no se conmueve. Este corzón partido en tantos sueños interrumpidos por pesadillas genocidas"  "El Estado, aún el socialista, no tiene la misma lógica que la del sujto. Ningú revolucionario puede sostener un diálogo respetuoso con el Jefe de ua máquina asesina"   
leer completo:   http://banderaroja.blogspot.se/2014/12/la-amada-mortal.html 

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba