martes, 30 de diciembre de 2014

Las armas de Cortázar


 El escritor Julio Cortázar, en una imagen de 1978/ Ulf Andersen    
 Hoy sería insólito que un escritor se atreviera a asegurar públicamente que lo único que le interesa de un premio es su eficacia política o su alcance revolucionario.
  Luisgé Martín  
 En 1981, a los 19 años, viajé a París para entrevistar a Julio Cortázar, que me había concedido una cita después de un fugaz intercambio epistolar. Era entonces un joven bisoño y timorato, de modo que no pude sacarle a aquel encuentro mágico todo el provecho que habría podido, pero el autor  de Rayuela , bondadoso como siempre, entregó lo mejor de sí mismo. La entrevisa quedó grabada en uno de esos magnetófonos gigantescos de la época, con el tiempo resulta descolorida en las preguntas pero centellante en las respuestas.  
leer más:http://elpais.com/elpais/2014/10/22/eps/1413978202_445068.html  

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba