viernes, 19 de diciembre de 2014

“Cuba Sí, Yankees too” ¿Estamos narcotizados? - Luisana Colomine






   Luego del apabullante número de noticias difundidas ayer por los medios masivo de comunicacón, multiplicadas al mil por ciento a traves de las redes sociales, recordé a Paul Lazarfeld. Lazarfeld fue un sociólo austríaco que dejó muchos estudios, junto a Robert Merton, sobre los medios y sus efectos.
Decía el el investigador que los medios cumplen tres funciones: conferir estatus; imponer normas sociales y difusión narconizante. Me detendré brevemente en la última. El día de ayer lunes 17 de diciembre de 2014, quedará en la historia de este año como de los más noticiosos. El problema es que tantos anuncios, tan seguidos, uno más impactante que el anterior, generan algo parecido a cuando tenemos altos niveles de adrenalina en e cuerpo; no nos damos cuenta de nuestros propios males, de nuestros dolores, hasta que ésta baja. Así funciona la información o, más bien, como ha dicho Ignacio Ramonet, "la sobreabundancia" de información que nos impide pensar, reflexionar, detenerons un minuto para entender cómo es nos afecta o no. Esta es esa disución narcotizante de la cual hablaba Lazarsfeld. Es un aluvión de información que lejos de estimular a las audiencias para saber más sobre el trasfonfo de esas noticias, las vuelve apáticas porque piensan que ya lo saben todo sobre esos temas y es suficiente con lo que le dicen los medios. Lazarsfeld y Merton llaman a los medios, "los narcóticos sociales más directos y eficaces" y como la adrenalina alta, puede impedirnos ver hasta nuestra propia enfermedad      
 "El sistema de información apuesta por la pereza del ciudadano, para que éste no descubra fácilmente las manipulaciones grosera que realiz el poder en determinados contextos conlictivos". Ramonet  

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba