sábado, 20 de diciembre de 2014

La tortura también es terrorismo


torturas

 Luis Maitías López
 "El diccionario de la Real Academia Española define terrorismo como sucesión de actos de violencia ejecutados para infundir terror", y tortura como "grave dolor físico o psicológico infligido a alguien, con metodos y utensillos diversos, con el fin de obtener de él una confesión, o como medio de castigo" 
No son términos sinónimos, pero casi, de lo que se deduce que utilizar la tortura para conseguir informaciones que contribuyan a evitar actos terroristas es en un sinsentido. Porque tan terrorista es el que aplica la picana en los genitales de un detenido o le sumerge la cabeza en agua hasta el límite del ahogamiento, como el que se ciñe un cinturón explosivo y lo detona para causar el mayor dolor posible al enemigo, aunque se lleve por delante a un puñado de inocentes.         Por añaduría, la frontera entre buenos y malos, entre ellos y nosotros, es difusa porque, casi siempre, los bandos se definen por ideologías y comportamientos que esconden intereses económicos e ideológicos egoístas o fanáticos. Como estamos a este lado de la línea de separación, engullimos con facilidad, como si fuese lo más natural del mundo, la idea de que Estados Unidos y Occidente en general representan el poder blando que, por puro altruísmo, intenta llevar la civilización, la democracia y los derechos humanos allá donde reina el fanatismo y la barbarie.
 leer más:http://www.publico.es/opinion/articulos/tortura-terrorismo.html 

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba