lunes, 8 de diciembre de 2014

Turquía y Rusia, el acercamiento de dos repudiados de - Nazanín Armanian



 La política exterior de Tayyip Erdogan puede servir para diagnosticar los profundos cambios que tras el fin de la Guerra Fría están sucediendo en las relaciones internacionales y en el equilibrio de fuerzas en el mundo.
Durante las últimas semanas, jugando el papel de los grandes sultanes de antaño, un Erdogan consciente del lugar que ocupa su país en el mapamundi, recibía en su mega palacio faraónico al estadounidense Joe Biden, dirigente de la aún principal superpotencia global; al Papa Francisco, jefe del diminuto y poderoso Estado Vaticano; y a Vladimir Putin, presidente de una Rusia con viva memoria de la superpotencia soviética, que se atreve a hablar de "tú a tú" con la OTAN, la temible alianza militar planetaria.
Desde su privilegiada posición, ubicada entre los Balcanes, el Cáucaso, Oriente Medio y el Golfo Pérsico; entre árabes, persas, judíos y kurdos, y entre los llamados "mundo musulmán y cristiano", Turquía parece disfrutar jugando todas las cartas, con escasos aciertos, y graves y trágicos errores.   
leer más:http://blogs.publico.es/puntoyseguido/2257/turquia-y-rusia-el-acercamiento-de-dos-repudiados-de-europa/  

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba