sábado, 13 de diciembre de 2014

Última carta del normalista asesinado a su esposa: "Me voy y no sé si regrese"

Julio César, el normalista desollado en Iguala. Foto: Cortesía Album Familiar
 Julio César el normalista desollado en Iguala. Foto, cortesía
 del album de la familia       
Para convertirse en maestro como su esposa, Marisa Mendoza, el jocen partiió del Distrito Federal, donde ambos vivían con su hija, con destino al estado de Guerrero e ingresó a la Normal Rural de Ayotzinapa, contó la viuda en un homenaje luctuoso organizado por el Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Victoria para ayudar a la familia del normalista, que quedó orfandal tras la trágica muerte de Julio César, informa el portal proceso.com.mx  .             Vivir en la distancia era muy duro para los jóvenes esposos, pero Julio César siempre hacía todo lo posible para luchar por el bienestaar de su familia y soñaba con estudiar. La última vez que se reunieron, Julio le dejó a Marisa  una carta de despedida, llena de amor, pero con un rastro de graves preocupaciones por su destino, como si presintiera que algo malo le iba a pasar. Marisa leyó el mensaje de su amado esposo en la ceremonia.               
  "Esta no es una típica carta de despedida, me atrevo a decirte qur nunca me olvides, no olvides que te amo con toda mi humildad, [...]. Dile a mi hija que su papi la quiere mucho, aunque para mañana ya no esté, cuidala mucho, dale amor como yo quería darle a chorros.
[...] Me voy y no sé si regrese. Tengo mucho miedo por mis sueños, pero quiero que sepas que a donde yo vaya, tu y la bebé también irán [...]. Pase lo que pase aprieta el paso y no agaches la mirada para que tus esperanzas nunca se caigan [...]".  
.
  leer más:http://www.proceso.com.mx/?p=390456  

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba