domingo, 14 de diciembre de 2014

Intervenciones de la CIA, secuelas de terror y violencia



 Dwigt Eisenhower, junto al coronel
 Carlos Castillo Armas, quien recibió
 apoyo de la CIA para derrocar a 
Jacobo Arbenz

 Huestes mercenarias reclutadas 
por Castillo arenas en Honduras 
lanzaron ataques contra el Ejército
 de Guatemala.  
  Varios expertos, entre ellos destacados estudiosos sobre Irán y Guatemala, se reunieron en Chicago para analizar y responder algunas interrogantes sobre el futuro de esos países, después de que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) promoviera el derrocamiento de los gobernantes, hace 50 años.
Todos coincidieron en que ambos golpes -los primeros que impulsó la CIA- tuvieron efectos terribles, a largo plazo.   
  Por: Stephen Kinzer  The New York Times News Service  Fotos fototeca cirma       
  Poco después de que la CIA lo instaló en la Presidencia de Guatemal en 1954, el coronel Carlos Castillo armas visitó Washington. Fue insualmente franco con el vicepresidente Richard M. Nixn. "Dígame qué quiere que haga", dijo "y lo haré"
 Lo que Estados Unidos quería en Guatemal -y en Irán, donde la CIA también depuso a un gobierno a principio de los años 50- era estabilidad, pro estadounidense. A largo plazo, sin embargo, ni Castillo Arma, ni su contraparte iraní, el Sha Mohammed Reza Pahievi, la proporcionaron. En vez de ello, alejaron a sus países de la democracia y los encaminaron a la represión y la tragedia.
leer más:http://servicios.prensalibre.com/pl/domingo/archivo/domingo/2003/diciembre03/071203/historia.html  

50- era estabilidad pro estadounidense. A largo plazo, sin embargo, ni Castillo Armas ni su contraparte iraní, el Sha Mohammed Reza Pahlevi, la proporcionaron. En vez de ello, alejaron a sus países de la democracia y los encaminaron a la represión y la tragedia.

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba