miércoles, 11 de marzo de 2015

Los sables - Silvia Delgado



  El imperio siempre está afilando los sables.
No sólo clavárselos a si mismo: Negros apaleados, pobreza por todas partes, menores en las cárceles, emigrantes esclavizados, pena de muerte, en resumen, violencia constras sus vísceras.
 También es experto en fabricar odio y repartirlo por toda la tierra para imponer sus leyes de codicia y prepotencia.
Le tocó esta vez a Venezuela.
Los propagandistas no se cansan de repetir que ese país necesita un correctivo, por el bien de todos. 
Son muy malos y díscolos, no llevan tatuada en la piel "democracia made in USA". Hay que reconducirlos, urge tomar medidas, una camisa de fuerza a ee sueño demencial de libertad y soberanía. 
Es la vieja historia de la oligarquía gringa. Tan sucia y tan antigua.
Los voceros esparcidos por cada rincón del planeta se ponen el el pelotón pa disparar a un pueblo que no se doblega. 
Se oyen los tambores de guerra y Venezuela no debe quedarse sola frente a las bestias-
El imperio se desangra. 
Gota a gota caen sus hijos, plomo a plomo, funde patrias, letra a letra inventa infamias y la historia sigue escribéndose a espaldas de la justicia.  

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba