domingo, 5 de abril de 2009

Alfonsín hechos Incontables


Durante la dictadura, 1977, Afonsín con el Gral. Harguindeguy, ministro del Interior de Videla.
En lugar de luchar contra la dictadura, en 1979 preparó la "ley de presunción de fallecimiento" para ocultar el tema de los desaparecidos y certificar la muerte de muchos que todavía estaban vivos en los centros de detención clandestinos y al final de la dictadura Alfonsín preparaba la "llamada convergencia cívico militar", mientras se reunía en secreto con sus compañeros de liceo,
(Denuncias de las Madres de Plaza de Mayo, en 1998, publicadas en su periódico).
"Gran estadista", "símbolo de la democracia", "político de raza", "hombre de principios"... dice de él su clase, la burguesía. Ningún hecho concreto, sólo adjetivos sin fundamento. Humo, puro humo. Nada.
En todo caso, muestrario de cuáles son los valores de la burguesía argentina, de cuáles son los méritos para tales calificativos.
¿Qué se dirá cuando fallezca Menem, o Sobisch, otros de la calaña de Alfonsín? Seguramente lo mismo, o algo parecido.
No es casual que este gobierno, que dice que propugna "otro modelo", a Alfonsín le rindió homenaje en vida. Dime a quién admiras y te diré como quieres ser.Hay algo que sí puede concederse como peculiaridad alfonsinista: fue de los hipócritas más excelsos, que la posó de bravo y medido y fue en realidad un conspicuo exponente de la podredumbre burguesa.
Desde FAR, humanamente somos sensibles al sufrimiento de todos, pero inmensamente más que el dolor de sus familiares nos duelen las víctimas de su política asesina. Más nos duelen nuestros niños, que son segados siendo apenas capullos, por falta de salud, de educación, por la explotación. Más nos duele la miseria en la que vive nuestro pueblo.
Alfonsín, como todos los cómplices y agentes de este régimen, es RESPONSABLE. Genocida no son sólo aquellos que empuñan directamente las armas para oprimir, sino mucho más aquellos que toman las letales decisiones, las que definen la muerte de miles, por hambre, por enfermedad, o por cualquier otra causa que deriva de decisiones políticas contrarias al interés del Pueblo y la Nación, decisiones como las que tomó, reiterada y concurrentemente, el "Dr." Raúl Alfonsín.

Ir arriba

ir arriba