jueves, 30 de abril de 2009

Por la Unidad

Por LA UNIDAD DE LA IZQUIERDA ANTIIMPERIALISTA Y ANTICAPITALISTAQUE LA CRISIS LA PAGUEN LOS CAPITALISTAS.

La crisis crisis capitalista mundial, con la bancarrota del sistema financiero en EE.UU. y en los principales países europeos, y el inicio de una recesión internacional, descarga más miseria sobre las espaldas de los trabajadores en todo el planeta: significa cierre de empresas, destrucción de millones de puestos de trabajo, rebaja del salario, destrucción de los sistemas de salud y seguridad social.

Al mismo tiempo, la crisis económica provoca crisis políticas y da impulso a las luchas populares, como se pudo comprobar en la rebelión de la juventud y los trabajadores de Grecia a finales del 2008, los paros generales y las masivas movilizaciones en Francia, la huelga general en Guadalupe-Martinica, y las luchas obreras, campesinas y populares que se desarrollan en América Latina y el Caribe.

Pese a las declaraciones de “progresistas” como Lula y Tabaré Vázquez, quienes afirmaban que la crisis no impactaba en América Latina, sus efectos ya se sienten sobre las familias trabajadoras en Brasil y en Uruguay.

Despidos, envíos al seguro de paro, cierre de empresas, reducción del salario, violación de convenios colectivos. Esta es la “salida” de los capitalistas y los gobiernos subordinados a ellos.

El Frente Amplio demostró a través de su gobierno esta subordinación a los intereses empresariales cuando viola el convenio con los trabajadores estatales, cuando impulsa la rebaja salarial en el Casmu, y cuando establece subsidios a las grandes patronales, mientras paga peso a peso (y aumenta) la deuda externa con los usureros internacionales.

En esta situación, consideramos imprescindible constituir una alternativa anti-imperialista y anti-capitalista, convocando a un reagrupamiento de todos los luchadores, es decir, a los sindicalistas, a los jóvenes, a los militantes barriales de izquierda, y a todas las corrientes de la izquierda que estén dispuestas a unirse bajo la consigna “Que la crisis la paguen los capitalistas, no los trabajadores”. Esta unidad anti-capitalista debe ser una herramienta de organización, de resistencia, de lucha cotidiana. Que trascienda el calendario electoral impuesto por el régimen de dominación.

Somos partidarios de que esta unidad de la izquierda anti-imperialista y anti-capitalista también se pueda expresar en las próximas elecciones, por lo que convocamos a la Asamblea Popular y a los demás grupos de la izquierda revolucionaria, sin exclusiones, a integrar un frente unitario, y en el marco de dicha unidad política, conseguir una expresión electoral conjunta, que evite la fragmentación de la misma en la próxima instancia electoral.

Necesitamos unirnos para apoyar la lucha de los obreros metalúrgicos que ocupan las fábricas, para rodear la gran huelga de los trabajadores del CASMU contra la rebaja salarial y el atraso en el pago de salarios, para defender las acciones de los trabajadores estatales contra la violación de los convenios, para impulsar la lucha contra la ley de impunidad y por el juicio y el castigo a todos los culpables de crímenes y torturas.

Necesitamos organizar a los luchadores para terminar con la subordinación del PIT-CNT al gobierno, para lucha por la independencia política de los sindicatos y del PIT-CNT, y por una nueva dirección, clasista y combativa, para el movimiento obrero. Necesitamos que el PIT-CNT convoque a un paro general inmediato y un plan de lucha consecuente, para unificar a los trabajadores y evitar la fragmentación y el aislamiento de las luchas.

Entendemos que esta propuesta anti-imperialista y anti-capitalista debe basarse en los siguientes puntos iniciales que surgen de la propia experiencia que están recorriendo los explotados:

1) La burguesía impone cada vez más miseria a la clase obrera. La crisis que estamos comenzando a padecer pone de manifiesto la decadencia histórica del régimen capitalista. Sólo la clase obrera –liderando al conjunto de los explotados– puede abrir una salida.

2) El Frente Amplio no es ni puede ser transformado en un instrumento a favor del pueblo trabajador, sino que actúa como garante del orden capitalista conteniendo la movilización popular y facilitando la penetración económica, política e incluso militar del imperialismo en nuestro país. Convocamos a los explotados a poner en pie una herramienta política que impulse la movilización por las reivindicaciones obreras y populares, y para que la crisis la paguen los capitalistas y no los trabajadores.

3) La dirección mayoritaria del PIT-CNT subordina a los sindicatos y al conjunto del movimiento sindical al gobierno del Frente Amplio, por lo que es necesario luchar por la independencia política del PIT-CNT y por una nueva dirección –clasista y revolucionaria– para el movimiento obrero, desalojando a la actual dirección burocrática.

4) Las próximas elecciones se quieren presentar como una polarización entre “derecha” e “izquierda”, entre “dos proyectos de país”. Afirmamos que se trata de una falsa disyuntiva. Los trabajadores no tenemos nada que esperar de los blancos y colorados que ya demostraron ampliamente que gobiernan para los explotadores y contra el pueblo trabajador. Tampoco tenemos nada que esperar del Frente Amplio, que ha continuado con el programa neoliberal, favoreciendo a banqueros y grandes capitalistas, manteniendo incluso la política privatizadora (Pluna, NBC, Casino Carrasco, basura, etc.). Es en tal sentido, que tanto Mujica como Astori y Carámbula no representan un programa distinto, ni expresan los intereses de la clase trabajadora. Por lo tanto, no podemos, ni debemos, confundir nuestras banderas con las del “progresismo” y sus candidatos. Construir una oposición de clase, anti-capitalista y socialista, implica, indefectiblemente, no votar al Frente Amplio ni a sus candidatos ni en primera ni en segunda vuelta.

5) Es necesario construir una alternativa unitaria de la izquierda clasista y combativa, para la acción política y reivindicativa, que además intervenga en las elecciones en forma unificada –y eventualmente en el parlamento– para agitar un programa y favorecer la organización y la acción independiente del movimiento obrero, y no para subordinar la acción directa de los explotados a la acción parlamentaria.Reiteramos el llamado a todas las organizaciones que se consideran de la izquierda clasista a avanzar en la creación de esta alternativa. Es en tal perspectiva, que las organizaciones firmantes, llamamos a los trabajadores a concurrir el 1º de Mayo al acto obrero independiente, convocado por organizaciones sindicales y sociales clasistas, que se realizará en Arroyo Seco (Agraciada y Aguilar), bajo la consigna “Que la crisis la paguen los capitalistas, no los trabajadores”. Frente a la crisis capitalista, las organizaciones firmantes levantamos el siguiente programa:

.Prohibición de los despidos y envíos al seguro de paro; reducción de la jornada laboral y reparto de las horas de trabajo disponibles entre ocupados y desocupados, sin rebaja salarial; ocupación de toda empresa que cierre o despida, exigiendo su estatización y puesta en funcionamiento bajo gestión de los trabajadores; por un plan de obras públicas y viviendas populares, financiados con fuertes impuestos sobre las grandes fortunas; trabajo para todos o subsidio estatal a todos los desempleados. Restitución de todos los dirigentes y militantes sindicales despedidos.

• Aumento general de salarios frente a la carestía creciente; salario mínimo equivalente a media canasta familiar (18 mil pesos), reajustable automáticamente según el alza del costo de vida. Defensa de los convenios colectivos frente a la violación del gobierno y las patronales. Eliminación del IRPF y de todos los impuestos sobre el salario y al consumo (IVA, etc.), sustituyéndolos por fuertes impuestos al gran capital.

• Nacionalización sin pago de la banca, las AFAP y las grandes empresas (frigoríficos, curtiembres, etc.), bajo control de los trabajadores. No pago de la deuda externa. Nacionalización del comercio exterior y del gran comercio interior, bajo control obrero. Eliminación del secreto bancario. Apertura de la contabilidad de las empresas al control de los trabajadores

. • Contra la ley de Educación: por la plena Autonomía y Cogobierno, fuera los representantes del gobierno –y de los empresarios privados– de la educación. Aumento del presupuesto de la enseñanza estatal llevándolo de inmediato al 6% del PBI. Creación de grupos y de nuevos centros de estudio y planes educativos. Por una educación al servicio de los trabajadores.

• Estatización del CASMU y de todas las mutualistas en crisis, bajo control de los trabajadores y participación de los usuarios. Por un sistema estatal y público de salud, de carácter gratuito para los trabajadores. Que la carga del FONASA pase del salario a las ganancias patronales.

• Unidad de los pueblos de América Latina contra la depredación ambiental. Expropiación de las plantas de celulosa y papeleras, y de las grandes plantaciones forestales. Fuera Botnia.

• Por la eliminación de las “Zonas Francas”, instrumento de extranjerización y exoneración fiscal a los capitales multinacionales.

• Reforma agraria con expropiación de los latifundios. Tierra para el que la trabaja.

• Por el derecho al aborto libre y gratuito. “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal y gratuito para no morir”.

• Anulación inmediata de la ley de impunidad. Cárcel a todos los torturadores y asesinos. Cese de la criminalización de la protesta popular y de la persecución judicial a los luchadores.

• Por la independencia de clase y por la independencia política del PIT-CNT y demás organizaciones populares (Jubilados, FEUU, Fucvam, etc.). Por un paro general inmediato y un plan de lucha consecuente que unifique los conflictos. Por la convocatoria a un congreso de delegados de base electos y mandatos en asambleas, para votar un plan de la clase obrera para la reorganización económica y social, y un plan de movilizaciones para conquistarlo.

• Contra los gobiernos burgueses de derecha y los gobiernos capitalistas de colaboración de clases: por un gobierno de los trabajadores y el pueblo explotado. Por la unidad socialista de América Latina.

Agrupación Nacional Pro-UNIR
Colectivo Militante
COMUNA (MRO-FRAS, MRA, ADP Peñarol, e independientes)
Partido de los Trabajadores

Ir arriba

ir arriba