martes, 9 de noviembre de 2010

Argentina de los de abajo: Una mujer llamada Alicia

Alicia y su beba
Escrito por Dra Graciela Gomez*

Cuando oímos el nombre Alicia, inmediatamente pensamos en la niña del País de las Maravillas. El libro de cuentos de Lewis Carroll, al igual que la historia de nuestra Alicia, coincide en que la política sólo puede ser satirizada.
El País de las Maravillas es acá la historia de una madre su hija y nada más. Pero ese “nada más” es muy molesto y habla del peregrinaje de una mujer que representa a tantas otras ante un sistema que avergüenza. Alicia vive en Santiago del Estero, una provincia de extremos. Temperaturas altísimas, la sequía, las salinas y las lluvias escasas contrastan con el verde de los campos de soja. El otrora parque chaqueño de algarrobos y quebrachos dio paso a la desertificación. El agua es una bendición pero el ascenso de las capas freáticas solo trae salitre y arsénico.


Alicia Gimenez comienza sus primeros controles de embarazo viajando desde Bandera Santiago del Estero, a Tostado Santa fe .Sabía que había problemas.”La beba está atravesada, va a cesárea directa” le informaron después de una ecografía.

Por ese entonces el paro de médicos paralizó el sistema de salud y por ese motivo Alicia acude al Hospital de la ciudad de Tostado a 52 km. de Bandera. Llega allí con una hemorragia, pero se niegan a practicarle la cesárea aduciendo que podía nacer por parto normal. Alicia escuchó a los médicos: “La criatura entró en taquicardia y está convulsionando. Llamen urgente al cirujano”. Dos horas y media más tarde el cirujano se le practicó una cesárea de urgencia. Los médicos le comunicaron lo peor :“Señora tuvo una hija, nació flácida y con múltiples malformaciones”.

Víctor Fabroni con su grabador en mano, entrevista a Alicia, pero esta vez cara a cara:

“Nos trasladan de urgencia a la beba y a mí en una ambulancia sin oxígeno a la ciudad de Santa Fe a 334 Km de Tostado. El viaje de 4 horas la nena fue “bolseando” su boquita con un resucitador”

El siguiente informe médico fue: “Su hija tiene insuficiencia respiratoria, está con respirador y se le practicará una traqueotomía para que pueda respirar en forma autónoma”.

En el Hospital Pediátrico Orlando Alassia ubicado en la zona suroeste de la ciudad de Santa Fe, estuvo internada dos meses y medio. Desde ese mismo hospital, los médicos se comunican telefónicamente con el Director del Hospital de Bandera, Santiago del Estero, el Dr. Osvaldo Vitar. Le piden que envíe una ambulancia para externar a la paciente y hospitalizarla en Bandera para continuar su tratamiento en su pueblo.

Según Alicia el Dr Vitar les niega la ambulancia por cuestiones jurisdiccionales: “No puede salir fuera de la provincia” contesta. Entonces los médicos de Santa Fe se ofrecen a llevarla con su propia ambulancia hasta Tostado, cerca del límite entre provincias. El Dr Vitar vuelve a negarse y alude: “No estar capacitado para tratar pacientes traquetomizados”, negándole la internación en Bandera.

Los médicos santafesinos le contestan que la paciente está con el alta médica y que los padres, han recibido cursos de capacitación suficientes para hacerse cargo de la niña.

Anta tanta resistencia, recurren a una ambulancia de la ciudad capital Santiago del Estero donde “a través del vice-gobernador Angel Nicolay que conoce mi caso, mandan la ambulancia, pero nunca pude hablar con él ni con el gobernador solo con una secretaria” se lamenta Alicia.

Trasladan a Julieta al Hospital de Niños Eva Peron (Cepsi).Allí es internada, hasta que sufre tres estados de coma por infecciones Intra-hospitalarias.

La familia es informada que el Cepsi no cuenta con áreas de protección extremas, más que para pacientes terminales y que al tener una traqueotomía no podía compartir habitación con otros pacientes. Se le recomienda el traslado a Bandera. Alicia se niega a ir a ése hospital porque sabe que el Dr. Vitar volverá a rechazarla y porque lo aconsejable es un lugar donde menos aglomeración de gente se produzca .Entonces se decide por el Hospital de Colonia El Simbolar, pueblo natal del padre de Julieta. “Era la única opción, mi marido es peón golondrina” continúa relatando Alicia, y agrega que la Obra Social UATRE-OSPRERA se disculpan de la desprotección de Julieta porque solo el padre está afiliado, y no están casados. Era demasiado trámite administrativo pedirles un certificado de convivencia, donde parecería regir la ley del menor esfuerzo en su acepción más negativa.

- ¿Cómo consiguió el primer reportaje en diario El Liberal con el periodista Daniel Perez?

-“Leí en ese mismo diario que una madre agradecía y agradecía toda la asistencia médica y de recursos que le brindó la provincia para su hijita enferma de atrofia muscular congénita. Los médicos la asisten en su domicilio y les dieron una casa. Yo pensé: Dios mío ¿Porqué no tengo la misma posibilidad para mi hija?” contestó Alicia, sin saber que ésa enfermedad no derivaba como en el caso de Julieta, por los agroquímicos .

Reconocer el origen de las múltiples malformaciones es dar la razón a los ambientalistas aun después de la denuncia de cientos de casos similares realizada por el presidente del Colegio de Ingenieros Agrónomos de Santiago del Estero Juan Tula Peralta en mayo del 2009. Peralta además informó que anualmente se desechan entre 600 y 700 toneladas de envases plásticos que contenían los pesticidas, que al no tener un tratamiento como residuo peligroso, llegan a convertirse en potenciales contaminantes de suelos y del agua.
Esa es la diferencia del trato desigual en ambos bebés, que salga a la luz el diagnóstico que dieron los médicos, según Alicia: intoxicación por agrotóxicos.
La verdad atentaría contra el modelo económico con una dependencia total de los agroquímicos.

Durante un control posterior, en el Hospital de Niños de Santa Fe, el departamento de Servicios Sociales Hospitalarios le redacta una carta al Intendente de Bandera Oscar Gorosito, exigiendo para Julieta la construcción de una vivienda especial. “Jamás respondió ni me visitó ninguna asistente Social. Me negaron todo tipo de ayuda, y solo he recibido algunos pasajes de colectivo. Yo necesito movilizarme desde el Hospital de Niños Eva Perón al Hospital de Colonia El Simbolar tres veces por semana. Las ambulancias a veces funcionan, a veces no, o no hay combustible. Otras veces he tomado tres remises para recorrer esos 50 km y una vez uno de ellos se rompió en el camino y tuve que hacer dedo con mi hija en brazos volando de fiebre, soportando el calor en el medio de la nada”.

Con una fotocopia de la nota, consiguió los datos del periodista y fue a verlo al Diario El Liberal. En uno de sus viajes semanales de El Simbolar, al Cepsi y en ésta última Institución se graba el video que sale al aire en el Noticiero 7. Casi al final de la filmación se ve, comenta Alicia, que ”Soy increpada por una persona uniformada quien me dice que está prohibido aceptar una nota periodística dentro del Hospital .Me tomó todos los datos no sé porqué , yo le dije que solo pido ayuda y que doy a conocer la verdad sobre la salud de mi hija y le ofrecí copia de la historia clínica, pero dio media vuelta y se alejó”.

El 11 de octubre se publica en los medios la nota sobre Julieta: “Las huellas del agrocidio” recorre el mundo como así también el video titulado en algunos medios digitales como “La vergüenza de Santiago del Estero. Alicia lo sabe y autoriza que las imágenes tomadas en ésta entrevista también sean publicadas.”Porque mi hija necesita ayuda y me la están negando.”

Por mi parte, desde Capital Federal realizo un llamado al Ministerio de Salud de la Nación, quienes me comunican en forma inmediata al Ministerio de Salud de Santiago del Estero. Allí soy atendida por el Ministro de Salud y Acción Social Dr Luis Martinez, quien tomó mis datos y prometió ocuparse del tema. Recibo un llamado desde la Secretaría de DDHH y una carta desde Barcelona de la Ong Médicos sin Fronteras, pero ninguna otra respuesta local a mi pedido de ayuda.

A raíz del llamado y del estado público del caso, días más tardes Alicia es visitada en Colonia El Simbolar por el Dr. Juan Carlos León, Director General del Interior de la Subsecretaría de Salud de la Provincia: “En forma grosera e irrespetuosa me dijo que no recibiría ayuda de su parte por haber recurrido a los medios antes que a ellos, dando a entender que jodo demasiado y que hago una denuncia sin fundamento. Me hace firmar un papel por los medicamentos que me entregó y me dijo que una abogada de Buenos Aires, la Dra Graciela Gomez les inició una demanda. Nosotros no tenemos la culpa que su hija haya nacido así, me dijo”.

 El Dr. Buonahora, un médico que atiende allí los días viernes en
 El Simbolar, refuta esa situación diciéndole que: “La Subsecretaría de Salud fue debidamente informada y que conocían perfectamente el “caso Julieta” y le pregunta: La señora estuvo en todos los medios y ¿Ud. nunca se enteró? A lo cual el Dr. León contestó:”No miro televisión ni leo los diarios”.

- Victor: ¿Cuál es la ayuda recibida desde los organismos de la provincia?

- Alicia: “El Movimiento Campesino de Santiago del Estero (MOCASE) se interesó y me hicieron una nota radial. A través de ellos la secretaría de DDHH intentó comunicarse por teléfono, pero es tan viejo que a veces no tiene señal. La Defensoría del Pueblo me llamó me hicieron un nota escrita para presentarla a un Ministro, donde decía “abandono de persona” pero quedó todo en la nada. Desde un centro de discapacidad una doctora me ayudó con muchísimos elementos y la gente particular. Hasta los chicos de los Colegios juntaron plata, ropa y pañales, desde el Estado nada”.

- ¿Qué es lo más urgente que Ud. necesita?

-“Vivo en una habitación con toda mi familia en el Hospital de Colonia El Simbolar, donde hay tres camas y la de Julieta. La leche en polvo de 900 gramos me dura 4 o 5 días y siempre hace falta. Necesito al menos dos tubos de oxígeno de repuesto porque duran solo 40 minutos y el anticonvulsivo Fenobarbital con urgencia. Para los ojitos necesito el Gel Acido Poliacrílico Acrilar, Ácido fólico, Sulfato Ferroso y los Multivitamínicos, no tengo nada.

No podemos trabajar por la demanda de atención que representa Julieta y necesito al menos un subsidio para mis otras hijas pequeñas.

- ¿Qué expectativa a futuro le dan los médicos?

-“Una vida mucho mas corta que cualquier niño normal, necesito una casa para darle un buen pasar mientras mi hija tenga vida. Ella reconoce la voz, le hablamos y yo creo que nos sigue con la mirada, cuando hace un gemido específico creo que es su llanto aunque no lo pueda expresar por la traqueotomía.”

Víctor se queda en silencio y culmina su grabación diciéndome:

-“Dra Gomez, Alicia me entregó una tarjeta con los datos de la Dra. Alejandra B. Andermann, una Neuroortopedista y traumatóloga infantil del Hospital de Niños Dr. Orlando Alassia de Santa Fe. Según sus dichos, la médica tiene la filmación de Julieta recién nacida. El video, dice la madre, es impresionante”.

Pienso cuando repiten que no hay pruebas del agrocidio, que no se puede extrapolar lo que les pasa a los mamíferos con los agrotóxicos en los humanos. ¿Cuánta más evidencia científica se necesita para tomar una decisión política o solamente reaccionarán sufriendo en carne propia el padecimiento de tantas madres como Alicia a lo largo y a lo ancho de la pampa fumigada?

La respuesta es que estos delitos de lesa humanidad, de abandono de persona, de desidia inhumana, de falta de ética científica y profesional e incumplimiento de deberes de funcionario público, tal vez paren cuando se arrase con las arcas de algún pool de siembra o demandas en cadena contra las multinacionales y contra el Estado.

“Julieta es hermosa, muy hermosa. En las fotos de papel no se puede apreciar su mirada vacía, sin pestañar, ni responder a ningún estímulo. Lo que hay entre ella y su madre es un vínculo absolutamente inexplicable” concluye Víctor.

El vínculo del apego .Un vínculo humano emocional que el pueblo soberano no puede establecer con sus gobernantes, donde el apego es evasivo. En un país donde todos hablan de los Derechos Humanos, pero domina el quid pro quo, un toma y daca, entre la soja y lo inhumano.

Foto: Alicia Gimenez y su hija Julieta

*Abogada (UBA)-Escribana (UNR) de ECOS DE ROMANG estamos en facebook on twitter
facebok:















“Nos trasladan de urgencia a la beba y a mí en una ambulancia sin oxígeno a la ciudad de Santa Fe a 334 Km de Tostado. El viaje de 4 horas la nena fue “bolseando” su boquita con un resucitador”

El siguiente informe médico fue: “Su hija tiene insuficiencia respiratoria, está con respirador y se le practicará una traqueotomía para que pueda respirar en formaFe se ofrecen a llevarla con su propia ambulancia hasta Tostado, cerca del límite entre provincias. El Dr Vitar vuelve a negarse y alude: “No estar capacitado para tratar pacientes traquetomizados”, negándole la internación en Bandera.

Los médicos santafesinos le contestan que la paciente está con el alta médica y que los padres, han recidel Estero donde “a través del vice-gobernador Angel Ni

La familia es informada que el Cepsi no cuenta con áreas de protección extremas, más que para pacientes terminales y que al tener una traqueotomía no podía compartir habitación con otros pacientes. Se le recomienda el traslado a Bandera. Alicia se niega a ir a ése hospital porque sabe que el Dr. Vitar volverá a rechazarla y porque lo aconsejable es un lugar donde menos aglomeración de gente se produzca .Entonces se decide por el Hospital de Colonia El Simbolar, pueblo natal del padre de Julieta. “Era la única opción, mi marido es peón golondrina” continúa relatando Alicia, y agrega que la








“Leí en ese mismo diario que una madre agradecía y agradecía toda la asistencia médica y de recursos que le brindó la provincia para su hijita enferma de atrofia muscular congénita. Los médicos la asisten en su domicilio y les dieron una casa. Yo pensé: Dios mío ¿Porqué no tengo la misma posibilidad para mi hija?” contestó Alicia, sin saber que ésa enfermedad no derivaba como en el caso de Julieta, por los agroquímicos .











Durante un control posterior, en el Hospital de Niños de Santa Fe, el departamento de Servicios Sociales Hospitalarios le redacta una carta al Intendente de Bandera Oscar Gorosito, exigiendo para Julieta la construcción de una vivienda especial. “Jamás respondió n Me negaron olo he recibido algunos pasajes de colectivo. Yo necesito movilizarme desde el Hospital de Niños Eva Perón al Hospital de Colonia El Simbolar tres veces por semana. Las ambulancia





Con una fotocopia de la nota, consiguió los datos del periodista y fue a verlo al Diario El Liberal. En uno de sus viajes semanales de El Simbolar, al Cepsi y e





El 11 de octubre se publica en los medios la nota sobre Julieta: “Las huellas del agrocidio” recorre el mundo como así también el video titulado en algunos medios digitales como “La vergüenza de Santiago del Estero. Alicia lo sabe y autoriza que las imágenes tomadas en ésta entrevista también sean publicadas.”Porque mi hija necesita ayuda y me la están negando.”





Por mi parte, desde Capital Federal realizo un llamado al Ministerio de Salud de la Nación, quienes me comunican en forma inmediata al Ministerio de Salud de Santiago del Estero. Allí soy atendida por el Ministro de Salud y Acción Social Dr Luis Martinez, quien tomó mis datos y prometió ocuparse del tema. Recibo un llamado desde la Secretaría de DDHH y una carta desde Barcelona de la Ong Médicos sin Fronteras, pero ninguna otra respuesta local a mi pedido de ayuda.





A raíz del llamado y del estado público del caso, días más tardes Alicia es visitada en Colonia El Simbolar por el Dr. Juan Carlos León, Director General del Interior de la Subsecretaría de Salud de la Provincia: “En forma grosera e irrespetuosa me dijo que no recibiría ayuda de su parte por haber recurrido a los medios antes que a ellos, dando a entender que jodo demasiado y que hago una denuncia sin fundamento. Me hace firmar un papel por los medicamentos que me entregó y me dijo que una abogada de Buenos Aires, la Dra Graciela Gomez les inició una demanda. Nosotros no tenemos la culpa que su hija haya nacido así, me dijo”. El Dr. Buonahora, un médico que atiende allí los días viernes en El Simbolar, refuta esa situación diciéndole que: “La Subsecretaría de Salud fue debidamente informada y que conocían perfectamente el “caso Julieta” y le pregunta: La señora estuvo en todos los medios y ¿Ud. nunca se enteró? A lo cual el Dr. León contestó:”No miro televisión ni leo los diarios”.





Victor: ¿Cuál es la ayuda recibida desde los organismos de la provincia?





Alicia: “El Movimiento Campesino de Santiago del Estero (MOCASE) se interesó y me hicieron una nota radial. A través de ellos la secretaría de DDHH intentó comunicarse por teléfono, pero es tan viejo que a veces no tiene señal. La Defensoría del Pueblo me llamó me hicieron un nota escrita para presentarla a un Ministro, donde decía “abandono de persona” pero quedó todo en la nada. Desde un centro de discapacidad una doctora me ayudó con muchísimos elementos y la gente particular. Hasta los chicos de los Colegios juntaron plata, ropa y pañales, desde el Estado nada”.

- ¿Qué es lo más urgente que Ud. necesita?

- “Vivo en una habitación con toda mi familia en el Hospital de Colonia El Simbolar, donde hay tres camas y la de Julieta. La leche en polvo de 900 gramos me dura 4 o 5 días y siempre hace falta. Necesito al menos dos tubos de oxígeno de repuesto porque duran solo 40 minutos y el anticonvulsivo Fenobarbital con urgencia. Para los ojitos necesito el Gel Acido Poliacrílico Acrilar, Ácido fólico, Sulfato Ferroso y los Multivitamínicos, no tengo nada.

No podemos trabajar por la demanda de atención que representa Julieta y necesito al menos un subsidio para mis otras hijas pequeñ- ¿Qué expectativa a futuro le dan los médicos?específico creo que es su llanto aunque no lo pueda expresar por la traqueotomía.”





Víctor se queda en silencio y culmina su grabación diciéndome:

-“Dra Gomez, Alicia me entregó una tarjeta con los datos de la Dra. Alejandra B. Andermann, una Neuroortopedista y traumatóloga infantil del Hospital de Niños Dr. Orlando Alassia de Santa Fe. Según sus dichos, la médica tiene la filmación de Julieta recién nacida. El video, dice la madre, es impresionante”.





Pienso cuando repiten que no hay pruebas del agrocidio, que no se puede extrapolar lo que les pasa a los mamíferos con los agrotóxicos en los humanos. ¿Cuánta más evidencia científica se necesita para tomar una decisión política o solamente reaccionarán sufriendo en carne propia el padecimiento de tantas madres como Alicia a lo largo y a lo ancho de la pampa fumigada?

La respuesta es que estos delitos de lesa humanidad, de abandono de persona, de desidia inhumana, de falta de ética científica y profesional e incumplimiento de deberes de funcionario público, tal vez paren cuando se arrase con las arcas de algún pool de siembra o demandas en cadena contra las multinacionales y contra el Estado.

“Julieta es hermosa, muy hermosa. En las fotos de papel no se puede apreciar su mirada vacía, sin pestañar, ni responder a ningún estímulo. Lo que hay entre ella y su madre es un vínculo absolutamente inexplicable” concluye Víctor.

El vínculo del apego .Un vínculo humano emocional que el pueblo soberano no puede establecer con sus gobernantes, donde el apego es evasivo. En un país donde todos hablan de los Derechos Humanos, pero domina el quid pro quo, un toma y daca, entre la soja y lo inhumano.

Foto: Alicia Gimenez y su hija Julieta

*Abogada (UBA)-Escribana (UNR) de ECOS DE ROMANG estamos en facebook on twitter

Ir arriba

ir arriba