domingo, 21 de junio de 2015

Desaparición forzada



[...] Si de algo siento vergüenza frente a este fraticidio que se cumple en el más profundo secreto para poder negarlo después cínicamente, es que sus reponsables y ejecutores son argentinos o uruguayos o chilenos, son los mismo que antes y después de cumplir su sucio trabajo salen a la superficie y se sientan en los mismos cafés, en los mismos cines donde se reúnen aquellos que hoy o mañana pueden ser sus víctimas. Lo digo sinánimo de paradoja: Más felices son aquellos pueblos que o pueden luchar contra el terror de una ocupación extranjera. Más felices, sí, porque al menos sus verdugos vienen de otro lado, hablan otro idioma, responden a otras maneras de ser. Cuando la desaparición y la tortura son manipuladas por quiene hablan como nosotros, tienen nuestros mismo nombres y nuestras mismas  escuelas, comparten costumbres y gestos, provienen del mismo suelo y de la misma historia, el abismo que se abre en nuestra propia conciencia y en nuestro corazón es infinitamente más hondo que cualquier palabra que pretendiera describirlo. Negacon del olvido, Julio Cortázar, enero 1981.  
 La desaparición forzada es un delito permanente y continua violencia de los derechos humanos, que no se resuelve hasta que la suerte o el paradero de las víctima sean esclarecidos.
  leer más Desaparición forzada  












Ir arriba

ir arriba