viernes, 12 de junio de 2015

Repartidora a domicilio - Gustavo Duch



 Después de tanta destrucción, las calles acumuladas de pobreza y los campos arruinados, nadie sabía cómo recomenzar o qué paso era el siguiente a dar. Las fábricas de comida preparada a base manoproteínas sintéticas y fibras vegetales artificiales, como casi todo, habían sido arrasadas.
 Se debatieron estrategias:    
 Recurramos a las semillas conservadas por los bancos de germoplasma, propusieron desde la Sociedad Imperial Geográfica.Pero no se ponían de acuerdo con las empresas que las tenían patentadas, no había suficientes y tampoco sabrían cómo poder multiplicarlas.
leer más Repartidora a domicilio  

Ir arriba

ir arriba