lunes, 29 de agosto de 2011

Chile: La revolución de las mamás

La profesora de educación física de la comuna Pedro Aguirre Cerda, Malva Silva, contuvo a encapuchados y a un muchachote armado con un cuchillo durante la marcha de estudiantes el día 4 de agosto de 2011. Este acto de arrojo y determinación no es único, son miles de mujeres que durante estas semanas de revolución estudiantil están apoyando de modo pacífico pero decidido a los estudiantes. Es la mujer chilena protectora, principio de orden y disciplina. En eso radica el poderío, la permanencia y la solidez del movimiento. Y es una advertencia política que corroe los elementos tradicionales de comprensión. Esto es tremendo.
.¿Por qué? ¿Qué está ocurriendo en Chile?

La rebelión de los estudiantes es la revuelta de la familia chilena, en sus diversos modos, sustentada cardinalmente por la mujer, en contra de las grandes Corporaciones.

Esto es tremendo, las mujeres han salido al baile. El rol de las mujeres son realidades estadísticas abrumantes, pero qué extraño, aún no se analiza de modo innovativo.
Los historiadores Gabriel Salazar y Sergio Grez , entre otros, dicen que este movimiento retoma los sueños de padres y abuelos y sus frustrados sus anhelos de la equidad educacional de los años 60. O el lobbista profesional Eugenio Tironi cree que el culpable es la personalidad penca de Piñera. O reflejo tardío de mayo del 68 (1968!). Otros dicen que esto es producto de un movimiento mundial de los indignados o la primavera árabe. Alfredo Jocelyn-Holt lo compara con el “argentinazo” del 2001. Roberto Méndez cree que esto es un asunto económico.
Esto es tremendo, caballeros. Las mujeres son la novedad estadística y nadie explora cuales son las consecuencias sociales.
Sus explicaciones son débiles y de corroídos caparazones, pues continúan idolizando formas lánguidas de compresión. Las mujeres son el fenómeno de nuestra época y ninguno lo analiza. No saben lo que está ocurriendo a nivel doméstico. No han empezado a mirar a las mujeres con otros ojos.
El fenómeno de las mujeres es evidente, pero los analistas no las ven.
Quizás para los analistas nunca ha existido el proceso doméstico de tener que lavar los platos en la casa.
.Quizás se mantienen en el estereotipo.

Yo creo más bien que el movimiento chileno tiene una impronta femenino y que el análisis debe reimaginarse. Yo creo que el movimiento estudiantil se sustenta en la rebelión de las mujeres y sus familias contra la grandes Corporaciones abusadoras.

La familia chilena, de modo histórico, ha sido el sostenedor de la cohesión social y está en el centro de ese desarrollo.
Existe una correlación significativa entre el joven que pertenece a una familia cohesionada con una mejor educación, con menos enfermedades o menor dependencia del consumo de alcohol y las drogas. Esta evidencia ha sido resumida en muchas publicaciones. El rol de la mujer en la familia chilena, que impone sobriedad, decencia, y disciplina, constituye un punto de apoyo para sus hijos. Así se deben reinterpretarse los hechos. La familia chilena es metáfora y alegoría, estudio de caso y ejemplo disuasorio. Las madres mantienen los ritos ancestrales, defienden los espacios íntimos, y valoran los pequeños actos de afecto humano.
Según un informe del PNUD (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo) un 69% de los chilenos declara que la institución principal es la familia, en donde se define su identidad, mientras que el 96% de los chilenos, sostiene que "la familia es muy importante". El joven necesita a la familia como una fuente de contención que lo ayude a enfrentar las exigencias de esta etapa.
El adolescente necesita de su apoyo constante, a través de vínculos estables y contenedores. Su familia ha sido su soporte.
Según la OCDE, sólo 15% del financiamiento de la educación en Chile viene del Estado, el otro 85% de los pagos mensuales corre por cuenta de las familias. En la actualidad hay 3 millones 600 mil estudiantes de básica y media. 250 mil van a colegios pagados. Los 3 millones 200 mil van a colegios municipales (1.600.000) y a colegios subvencionados (1.600.000). El Estado paga aprox. $46.000 por cada alumno que asiste a escuelas con jornada completa y $55.000 a liceos. Esos 3 millones 600 mil estudiantes son sostenidos por 2.267.944 familias, cuyo promedio es de 3,6 personas.
Según el último censo, el 40% de los hogares corresponden a la estructura de un padre, una madre, e hijos viviendo juntos; el 48% de los hijos nacen fuera del matrimonio. La jefatura femenina del hogar es de 31,5%. Aumentan la convivencia sin matrimonio y también las nulidades matrimoniales.
Las estadísticas son evidentes de los cambios que han tenido las mujeres en todos los planos de la vida, en su vida sexual, en la cantidad de hijos, en el rol con las parejas, en su rol en mundo laboral. ¡Pero los “analistas” las ignoran!
Un porcentaje creciente de la familia chilena, es sus diversas formas, son gobernadas por mujeres. Son ellas la base de la cohesión familiar.
Esa familia chilena ha sido duramente exprimida durante las últimas décadas. Se impuso un modelo de de crecimiento desigual, un proyecto de desarrollo que favorece a las grandes compañías, y que silenció el debate sobre la lógica del mercado y del capitalismo global. El sistema legisló para las grandes compañías. La movilidad social era ascendente, pero podía ser descendente también. La pasta no se distribuye en Chile. Por más que las familias se esfuerzan, no les toca a todos por igual. No hay una movilidad social ascendente dura. No hay inclusión real. La educación superior no ha servido de mucho. Las personas con apellido, con contactos, o con pasta, siguen saltándose la cola por delante, en todos los ámbitos de la vida. El 80 % de la población percibía menos de 300 mil pesos mensuales per cápita, lo cual enfatizaba la vulnerabilidad de la población. Basta perder 100 mil pesos –una enfermedad, una cesantía- para caer de nuevo en la pobreza. Es la pelea de la familia chilena contra las Corporaciones, una Corporatocracia insensible, odiosa, que concentra casi todo el poder. Corporaciones que son dirigidas por un círculo cerrado de personas que viven en los mismos barrios, vacacionan juntos y mandan a sus hijos a los mismos colegios privados.
.Roban a las familias para dárselo a los ricos

Estamos en presencia de perversión sistémica con efectos desmoralizadores. Tres formas se aplica el modelo aquí para robarles a los reales productores de riqueza

- 1.La acumulación por Exacción Financiera, repactaciones unilaterales del retail, bancarización de los préstamos universitarios, fijación de Tasa Máxima Convencional usurera, etc.
- 2.La acumulación Primitiva mediante la privatización de las materias primas de todos los chilenos como el agua, el cobre, la electricidad.
-3 .El robo de la plusvalía mediante un código laboral esclavizante.
No son errores. Estamos frente a la acción sistémica y viciosa de mecanismos de expropiación de ingresos a la familia chilena, para dárselo a una minoría de ricos. Una especie de Robin Hood al revés. De ese modo, unos pocos, los más ricos, los más vivos, obtienen ganancias en el virtual mundo de las finanzas a costas de los muchos, los más pobres. Estos gerentes no viven en el mundo productivo, pero igualmente obtienen lucro. ¿De dónde vienen sus utilidades? ¿Dónde han creado el excedente, si no han producido valor? A través de simples transacciones simbólicas, las fluctuaciones especulativas entre intercambios de instrumentos abstractos, como el que se produce a través de préstamos a tasas de interés usureras y variables, a través de leyes de apañamiento de las riquezas básica y a través de sueldos miserables.
Por medio del arbitraje financiero, la expropiación de grandes recursos naturales y mediante sueldos bajos, le extraen a la gente los ingresos que ellos produjeron con su trabajo en la economía real. Así, de modo sigiloso y cruel, son desposeídos de ellas. Lo único que hicieron los gerentes, mediante sus manejos fraudulentos y tolerados por el sistema, fue transferir los ingresos ya existentes desde los trabajadores a los usureros, traspaso de ingresos de las familias a una minoría rica y ladrona, gracias al manejo de una compleja institucionalidad del sistema financiero y de despojo.
.Mujeres empoderadas
Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.

Estas mujeres han tenido vidas difíciles. La prensa habla de jubilados que ayudan a sus hijas, ya casadas, a pagar créditos universitarios o de hijas que han vuelto al hogar materno.
Han tenido vidas difíciles. Pero igual hay un corazón generoso y caliente latiendo en cada madre y hay un espacio para salir al baile y apoyar a sus críos. Primero, las mujeres se desconcertaron, luego les empieza a dar vergüenza y luego rabia.
Son la mayoría de las mujeres y las familias chilenas, siempre inseguras, siempre temerosas de que el sistema, (el banco, la casa comercial, el patrón, la salud), les juegue una mala pasadY así vemos en las manifestaciones como claramente detrás de los jóvenes está la madre. Una madre orgullosa de que sus hijos e hijas ya no se dejan engañar.
Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen.
Entrevistada por varios medios por su coraje, la nueva heroína ciudadana, la profesora Malva Silva, hizo un llamado al presidente de la República, Sebastián Piñera, a que la educación sea gratuita y de calidad. “Señor presidente, por favor, terminemos con esto, piense el tema, entregue una educación gratuita para todos los chilenos y sus hijos”.
Es el tiempo de la familia o de los distintos tipos de familia, cuyo centro son las mujeres. Organizados localmente en las escuelas, en los barrios, la familia, las mujeres y sus familias pueden ayudar a destrabar el tema del lucro, si se les permite participar. Esto es importante pues esa realidad doméstica contiene parte de la solución al problema, y la familia puede convertirse, a través de los centros de padres y otras organizaciones que han surgido como la Agrupación de Madres y Padres de Estudiantes de la Enseñanza Superior o adultos mayores que solidarizan con sus nietos, en un eje de cambio de la educación basada en el lucro.
Omar Pérez Santiago

Omar Pérez Santiago es escritor. Ha publicado recientemente el libro de cuentos “Nefilim en Alhué” (Mago Editores)
G80



















Ir arriba

ir arriba