jueves, 11 de agosto de 2011

Isla Negra 291 - especial Memorias

La gran mesa tendida, servida la poesía de todos en Isla Negra (291) y Salud!

El ejemplo de los estudiantes chilenos y del pueblo que los acompaña ante la embestida neolítica de la derecha que, fiel a sus principios, continua su gesta gutural, es también el ejemplo de los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico por el derecho al futuro.
Si todo el pueblo de la isla dijese basta a la humillante condición de ser colonia yanki!
Si el pueblo de Chile tomase nota, finalmente, de qué cosa es esa derecha pinochetista a la que la mayoría ha votado. Si la izquierda chilena volviese a ser la izquierda chilena!
Un despertar como el de miles de españoles que, luego de décadas de siesta bajo los dulces frutos del bienestar económico ( mentiroso encantamiento homicida que ya tiene fin para bien de todos).
De una hora a otra, como si todo se viera claro, la conciencia que vuelve a la boca, el horror del mundo delante de los ojos.
Tal vez muchos italianos esten soñando un auge de indignados, aunque esta sociedad todavía adormecida por el consumo y los olvidos y envuelta en la vergüenza escandalosa de la política y los hábitos de su primer ministro y otros muchos capos de la casta gobernante, aún deberá sufrir hasta alcanzar una conciencia que le permita ganar la calle como se debe ganar una calle. Y a pesar de la crisis que los está dejando de brazos cruzados. Y a pesar de los miles de funcionarios de todos los niveles que no hacen nada por miedo a equivocarse y perder el puesto, pero... usted viera sus sueldos!
Allí se darán cuenta los italianos que los policías y "carabinieri" tan amados y simpáticos protagonistas de las novelitas de la TV, no dudarán un segundo en despedazar un cráneo a garrotazos si lo ordena el patrón.
Y entonces a este pueblo dolido de pasados horrorosos y también de lucha, retornarán los ojos y las manos unidas en un canto de basta.
Paso a paso llega la justicia. Argentina, que permite la impunidad de los asesinos del pueblo Qom, está poblando sus cárceles con la basura humana que protagonizó el genocidio ordenado por la dictadura ( y la CIA). Esto un ejemplo para el mundo. Y bien haría el mundo de poner las cosas en su sitio: La serie de juicios contra la dictadura militar sobrepasa con creces las dimensiones del juicio de Nuremberg al término de la segunda guerra. Sobre este modelo las naciones desunidas deberían impulsar acciones planetarias.
Ojalá El Salvador, Guatemala, Honduras, Panamá, Colombia entiendan que no hay reconciliación posible con la tortura y el asesinato. Y se multipliquen los banquillos para militares, policías y paramilitares ( y civiles) que han terminado con la vida de cientos de miles de personas.
Es imposible pretender un mundo a salvo de la peste y la guerra si permitimos que los mercachifles de la peste y la guerra ganen elecciones en casa, pongan sus puestos en nuestra calle. No debemos comprarles nada. Debemos "galopar hasta echarlos al mar".
A los Todopoderosos les provoca pánico un pueblo pensante. Por eso sus políticas "democráticas" apuntan a llenar de tajos la cultura y la educación. Sobre la ignorancia han echado cimientos los dueños del incienso y el miedo, han proclamado sus reinos los dueños del cielo.
Resistamos! Salgamos del aislamiento a que nos conducen como rebaños.
No somos clientes sino seres humanos. Reunámonos donde se pueda, obliguémonos al encuentro semanal, para leer, para debatir, para pensar y poner manos en la obra. Hagamos acción pura desde la palabra. Demos vida a las bibliotecas, a los centros culturales, a las actividades en el arte.
Recuperemos la humanidad atrapada entre las redes del consumo y la indiferencia, repartamos poesía casa por casa, formemos colectivos, soñemos en voz alta.
No hacer nada, dejar que hagan los "profesionales de la política" por nosotros, también es hacer política. Y es una política suicida. Día a día podemos comprobarlo. Saquémosle de las manos el poder que la indiferencia de décadas les ha conferido y seamos todos protagonistas.
Poetas... está bien la luna... pero... a nuestro alrededor y aquí abajo, donde el polvo nos ensucia los pies en el largo camino de la liberación, suceden muchas cosas.... es necesario contarlas, multiplicar la historia de nuestros pueblos... hacerla luz y agua fresca, palabra en acción, cantarla.
Un fuerte abrazo
gabriel impaglione

Ir arriba

ir arriba