martes, 11 de enero de 2011

Conexión Zeta: El nuevo negocio narco es la venta de mujeres para droga y prostitución

Agencias/México, D.F. – Según expresaron, la utilización de mujeres para el tráfico de drogas, la prostitución o su venta a organizaciones criminales de otros países constituyen un negocio que está generando crecientes ganancias a los cárteles según Omeheira López, responsable de la Unidad de Promoción y Defensa de Derechos Humanos de Gobernación y el subsecretario de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos, Felipe de Jesús Zamora, reconocieron que la situación de los indocumentados en México es de “mucha vulnerabilidad”.

Los funcionarios hicieron este análisis en el marco de la puesta en marcha de un programa nacional para prevenir la trata de personas, un delito que se ha generalizado entre los narcotraficantes mediante el abuso que perpetran contra los inmigrantes de otros países que atraviesan los territorios que ellos dominan.


El plan de los autoexiliados es tratar de pasar a los Estados Unidos por la frontera norte, pero antes de conseguirlo, caen en las redes de los narcos, que los obligan a sumarse a sus filas, los secuestran y piden rescate o directamente los asesinan.

Según la Comisión Nacional de Derechos Humanos -un organismo estatal-, entre septiembre de 2008 y febrero de 2009 se registró el secuestro de 10 mil indocumentados, presuntamente a manos de integrantes del cartel de Los Zetas.

Zamora destacó que lo más grave del problema es que en muchas ocasiones las víctimas ni siquiera están conscientes de lo que son.

Recordó el caso de una venezolana y una argentina que se trasladaron a México bajo engaños “y al darse cuenta de su realidad, se culparon a sí mismas”.

“La víctima cree que al denunciar queda expuesta”, añadió, y explicó que pocos saben que en caso de sufrir violaciones a sus derechos pueden obtener una visa humanitaria para poder seguir con el proceso de denuncia.

En agosto de 2010, 72 inmigrantes de Centro y Sudamérica fueron secuestrados y masacrados en Tamaulipas, en el noreste de México.

Uno de los sobrevivientes dijo que el crimen lo cometieron integrantes del cartel de Los Zetas, a raíz de que los indocumentados rehusaron trabajar para esa organización y de que no pudieron cobrar un rescate por su liberación.


Ir arriba

ir arriba