lunes, 10 de enero de 2011

¿Llego la guerra contra el narco a Oaxaca?

Se refuerza la presencia militar en Oaxaca, al mismo tiempo que hechos de violencia antes aislados, atribuidos a los grupos narcotraficantes, ahora se vuelven cada vez mas cotidianos y violentos ¿Ha llegado la guerra contra el narcotráfico a Oaxaca?.

Así lo parece anunciar el reciente secuestro de 40 migrantes centroamericanos el 16 de diciembre de 2010 en el istmo de Tehuantepec por un grupo de hombres armados pertenecientes al grupo delictivo “los zetas”, según las denuncias de los migrantes que lograron escapar. Después de un primer intento por negar estos graves hechos, el gobierno federal y estatal tuvo que reconocer este secuestro masivo ante las denuncias valientes de los migrantes que escaparon al secuestro, del padre Solalinde y de numerosas organizaciones defensoras de derechos humanos sobre todo de Ciudad Juárez, Chihuahua. Sin embargo hasta el momento se desconoce el paradero y la integridad de los 40 seres humanos originarios de Guatemala, El Salvador y Honduras secuestrados en Oaxaca hace menos de un mes.                     

  Días antes de estos hechos el ejercito comenzó un despliegue simultaneo y masivo de militares por diversos puntos……de la capital Oaxaqueña. El día domingo 14 de noviembre de 2010 entre las 6 y 7 de la tarde fue instalado un reten militar en la calle independencia de la colonia Dolores de esta ciudad de Oaxaca donde revisaban cada vehiculo que transitaba por esta calle. Ese mismo día militares asesinaron en el estado de Tabasco a dos jóvenes en un reten militar supuestamente por no detenerse. El día lunes 15 de noviembre de 2010 a la una de la tarde un camión de militares llego a la colonia vista hermosa en la agencia municipal de Santa Rosa Panzacola y rodeo el mercadito popular. El día 16 de noviembre a la una de la tarde en esta misma colonia alrededor de 30 elementos del ejercito fuertemente armados instalaron un reten en la terminal de autobuses de la colonia y revisaba a todos los vehículos de los vecinos que transitaban en ese momento. EL ARGUMENTO DE LOS MILITARES EN ESTA ÚLTIMA COLONIA ES QUE ESTABAN BUSCANDO ARMAS. Puedo asegurar que estos hechos ocurrieron pues los presencie personalmente. Seguramente no han sido los únicos retenes que han sido instalados en estos días en la ciudad. Es muy difícil cuantificarlos todos pues son puestos y quitados el mismo día, apenas unas horas después de haber sido instalados.    

Oficialmente y según el gobierno de Felipe Calderón el ejercito mexicano esta en las calles de México por la guerra que libra contra el narcotráfico y para defender a la población de las bandas criminales. Calderón también había dicho que este seria el sexenio del empleo, que quitaría la tenencia vehicular y que no privatizaría PEMEX ¿alguien todavía le cree?. La realidad de los últimos cuatro años muestra que en los estados y ciudades del país donde el ejército y la policía federal han llegado y tomado el control de las calles, la violencia de los grupos narcotraficantes contra la sociedad no se ha detenido sino que ha empeorado. El caso más evidente es Ciudad Juárez en Chihuahua que a pesar de tener alrededor de 8 mil militares y policías federales en sus calles además de un número indeterminado de agentes de inteligencia estadounidenses, es la ciudad del país donde más personas han sido asesinadas. 2660 personas solo hasta noviembre de 2010, muchas de ellas hombres, mujeres y niños inocentes.


El día domingo 1 de enero de 2010 un grupo de hombres armados asesino a 13 estudiantes en una fiesta en villa de Salvacar en ciudad Juárez, Chihuahua, la respuesta del gobierno de Felipe calderón ante estos hechos fue criminalizar a los asesinados acusándolos de ser “pandilleros”. Ante la evidencia de que eran estudiantes y la protesta de las madres de estos jóvenes Felipe calderón tuvo que pedir disculpas y aceptar que no eran pandilleros sino estudiantes, pero los jóvenes ya estaban muertos. Hoy sus madres les siguen llorando. Hoy siguen cayendo jóvenes en esta guerra. Calderón explica que los civiles inocentes asesinados son “solo” el 10% del total de personas asesinadas en esta guerra que al finalizar 2010 llego a 32 mil seres humanos asesinados, el diez por ciento serian más de tres mil personas, hombres, mujeres, ancianos y niños inocentes asesinados. La razón de haber sido asesinados -otra vez según calderón- es por haber estado en la línea del fuego cruzado, es decir en la calle caminando, camino de la playa, volviendo de una fiesta, buscando trabajo o inclusive participando en marchas de protesta como ocurrió el pasado viernes 29 de octubre de 2010 cuando el joven José Darío Álvarez Orrantia fue balaceado por policías federales precisamente durante una marcha estudiantil por la paz y contra la presencia militar en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Si, no solo los grupos narcotraficantes asesinan a la población, en los años que lleva esta guerra muchos civiles inocentes han sido asesinados por el mismo ejército, la marina y la policía federal.

El día jueves 11 de diciembre de 2008 fue asesinada por el ejercito en el estado de chihuahua Gabriela Arzate Contreras, mujer de 22 años de edad que tenia cuatro meses de embarazo, el motivo aparente fue que no se detuvo en un reten militar. El miércoles 7 de abril de 2010 militares atacaron balazos a dos familias que viajaban en dos camionetas y mataron a los niños Martín y Bryan Almanza Salazar, de 9 y 5 años de edad en un reten militar del estado de Tamaulipas, Martín y Bryan viajaban en compañía de sus padres, Martín Almanza Rodríguez y Cintia Salazar Castillo, de 28 años de edad, además de sus hermanas Lucero Michel, de 10 años; Jennifer, de 8, y Yesenia de 3. El domingo 5 de septiembre de 2010 fueron asesinados en un reten militar también por el ejercito Vicente de León Ramírez de 45 años y a su hijo Alejandro Gabriel de 15 cuando volvían de una fiesta de cumpleaños en una carretera del estado de Nuevo León. Apenas el domingo 14 de noviembre pasado, miembros del ejercito y armada de México asesinaron a los jóvenes Víctor Manuel Chan Javier y Ramón Pérez Román en un reten militar en Jalpa de Méndez, Tabasco, el mismo día que miembros del ejercito ocupaban y colocaban retenes en la colonia dolores en esta ciudad de Oaxaca.

Todas estas muertes han sido justificadas por el gobierno de Calderón como DAÑOS COLATERALES dentro del marco de una guerra frontal contra el narcotráfico en la que los objetivos superiores de recuperar el control del territorio nacional y el estado de derecho en todo el país exigen el mayor de los sacrificios.

Sin embargo determinadas acciones que el ejercito y gobierno mexicano ha realizado en el marco de esta guerra contrastan radicalmente con estos objetivos declarados a la población. Si los objetivos son la recuperación del control del territorio nacional y la aplicación del estado de derecho en todo el país ¿Por qué el ejército y el estado mexicano solo miraron impotentes el desalojo forzoso de más de 500 habitantes de ciudad Mier en Tamaulipas el pasado 5 de noviembre cuando fueron amenazados de ser masacrados por el grupo narcotraficante los zetas? ¿Es esta la forma de recuperar el control del territorio cuando un grupo armado amenaza a todo un pueblo y el ejercito en lugar de prestar apoyo y seguridad a la población se limita acompañar-verificar el éxodo forzoso? ¿Por qué meses antes de estos hechos el ejercito mexicano realizo una campaña masiva de retiro de armas a los habitantes de ciudad Mier? Hoy que ya algunas familias han regresado a ciudad Mier ¿quién tiene el control del territorio? ¿El ejercito? ¿Los zetas? ¿Ambos? ¿Juntos? ¿Por qué el ejercito dejo solo a don Alejo, mexicano bronco y ranchero de Guemez, Tamaulipas batirse solo contra un comando armado que pretendía despojarlo de su rancho, quienes finalmente lo asesinaron no sin antes sufrir la perdida de cuatro sicarios a manos del viejo con Alejo?

La guerra contra el narcotráfico es para calderón lo que le 11-S para Bush y a semejanza de la patriot act que obtuvo este ultimo del congreso de su país, Calderón clama por una reforma constitucional que le permitiría a los militares violar los derechos fundamentales de los mexicanos como lo han hecho hasta ahora pero de una manera legal y constitucional.

En el caso de los ciudadanos esta reforma implicaría no solo que dejemos de protestar por los asesinatos y otras violaciones graves a los derechos humanos que los militares y policías comenten contra la población civil sino inclusive que permitamos dotar a el ejercito de un marco legal que les permita cometer estos u otros crímenes sin temor a ningún castigo por parte de la justicia civil el futuro. Esto significa de hecho y de derecho la implantación de una dictadura militar por la vía “democrática”. No cabe duda que los halcones de Washington y sus lacayos gobernantes de Latinoamérica han evolucionado estos últimos 20 años. Una evolución regresiva, una involución a donde nos quieren llevar a todos y todas.

Los militares se despliegan rápidamente por nuestra ciudad, sobre todo en las colonias populares. ¿Qué significa esto y que debemos esperar?. Si el ejercito se despliega en las calles en busca de su enemigo ¿esto quiere decir que el enemigo esta ahora entre nosotros, en nuestras colonias? ¿Son nuestros vecinos el enemigo? ¿Somos nosotros el enemigo?.

A pesar del cansancio y la tristeza que provoca la lectura de desgracias y sufrimientos humanos, es necesario tener un conocimiento de las consecuencias que esta guerra ha dejado en otros lugares de México para evitar que este sea nuestro futuro. Hoy que la alternancia en el poder estatal pretende sofocar las aspiraciones legítimas de cambio radical y profundo de la sociedad Oaxaqueña, no dudaran en utilizar todas las herramientas que tengan a la mano para hacernos renunciar a estas aspiraciones, inclusive la violencia y la guerra contra el narcotráfico.

Ante esta posibilidad no podemos permanecer callados. El silencio como recurso de salvación solo ha traído más abusos, más asesinatos y más dolor. En cambio la denuncia publica, la solidaridad y la movilización se ha convertido hoy para todos aquellos que han sufrido violencia en esta guerra casi el último recurso pacifico para conservar la vida ante la inacción y la solapada complicidad del estado. En Oaxaca los malos gobiernos han enseñado a los pueblos que solo la organización, la denuncia y la movilización son herramientas que logran detener los abusos de los poderosos, de igual forma los pueblos de Oaxaca deberemos responder ante esta nueva agresión que se lanza sobre nuestros pueblos, desde los mas oscuros cerebros de los amantes de la muerte y del dinero. LA RESPUESTA S POR TANTO LA ORGANIZACION, LA DENUNCIA Y LA MOVILZIACION.

La caravana organizada el día 7 de enero por el padre Solalinde y numerosas organizaciones defensoras de derechos humanos es un ejemplo y una fuerte llamada de atención al respecto. Hombres y mujeres mexicanos, defensores de derechos humanos, religiosos y activistas sociales subieron al tren “la bestia” que corre desde Arriaga, Chiapas hasta Ciudad Ixtepec, Oaxaca para acompañar a cientos de migrantes centroamericanos y sudamericanos que recorren nuestro país en su recorrido para llegar a los Estados Unidos en busca del triste sueño americano. A pesar de los llamados al silencio, el miedo y la impotencia, las organizaciones humanitarias y religiosas en Oaxaca que trabajan por la solidaridad con los migrantes han decidido alzar la voz y denunciar la presencia de grupos narcotraficantes en esta región de Oaxaca y de paso, la inacción de gobierno federal y del estado de Oaxaca que hasta el día de hoy considera a los migrantes raptados como “presuntos secuestrados”. Nadie puede permanecer impávido ante estos acontecimientos, organicémonos antes que la sangre llegue al río, que el norte de México ya es un mar.

En Oaxaca la guerra contra el narcotráfico de Felipe calderón ¡no pasara!

David Venegas

Oaxaca de Magon, Ciudad de la resistencia a 7 de enero de 2011. Fin del Quinto sol
http://tlatol.wordpress.com/2011/01/08/%c2%bfllego-la-guerra-contra-el-narco-a-oaxaca/



















Ir arriba

ir arriba