sábado, 22 de enero de 2011

Piedad Córdoba: Proceso contra subdirector del DAS prueba vínculos entre Estado y el paramilitarismo

La defensora colombiana de los Derechos Humanos, Piedad Córdoba manifestó este viernes que el proceso judicial abierto contra el ex subdirector del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS, seguridad), José Miguel Narváez, demuestra la veracidad de las denuncias que por años ha hecho sobre la vinculación de paramilitares con el Estado.


“Se confirma la vinculación de los paramilitares y el Estado a través del DAS, hay pruebas contudentes”, indicó Córdoba en entrevista concedida a teleSUR.

Agregó que “yo participé en una serie de reuniones donde jefes paramilitares, como por ejemplo Don Bernán nos confesó quienes habían dado la orden para mi secuestro”.

Narváez fue llamado este viernes a que rinda indagatoria por la Unidad Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario de la Fiscalía General de Colombia, por el secuestro en manos de paramilitares de Piedad Córdoba el 21 de mayo de 1999.

La implicación de Narváez con este caso fue revelada luego de que Iván Laverde Zapata, alias "El iguano", desmovilizado de las AUC, lo nombrara en una versión libre.

"El iguano" dijo que Narváez le había llevado al entonces jefe paramilitar, Carlos Castaño, grabaciones en las que Piedad Córdoba sostenía una conversación con Francisco Galán, ex vocero del Ejercito de Liberación Nacional (ELN), motivo por el cual Córdoba habría sido secuestrada.

La defensora de los derechos humanos también precisó que todos estos hechos buscan desaparecer la izquierda democrática colombiana.

Asimismo, el abogado de Piedad Córdoba, Eduardo Carreño dijo a teleSUR “que hay pruebas suficientes que demuestran que existe un compromiso del Estado colombiano para atentar en contra de los gestores de paz y derechos humanos”.

Carreñó instó a Narváez a “confesar por fin su vinculación con la estructura paramilitar y los crímenes con los que está comprometido”

“Si no lo hace tendremos que esperar a que los voceros del paramilitarismo muestren pruebas reales de quienes ordenaron atentar contra Piedad Córdoba”, sostuvo el representante legal.

La gestora de los derechos humanos fue hecha cautiva el 21 de mayo de 1999 en Medellín (noroeste) por orden del desaparecido Carlos Castaño, por entonces mando máximo de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), que se había propuesto darle muerte a la rehén.

Una campaña de presión nacional e internacional en favor de Córdoba llevó a Castaño a poner en libertad sana y salva a la senadora, el 4 de junio del mismo 1999.

Narváez fue subdirector del DAS de 2002 a 2006, durante gran parte de la gestión de Jorge Noguera como director del organismo, que depende de la Presidencia de la República y cargo para el que él fue designado por el ahora ex gobernante Álvaro Uribe (2002-2010).

Como Narváez y varios ex funcionarios más del DAS, Noguera está detenido en Bogotá por orden de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), que lo procesó y llamó a juicio por vínculos con paramilitares.

Además son enjuiciados por concierto para delinquir, violación ilícita de comunicaciones, utilización ilícita de equipos transmisores y receptores, falsedad en documento por destrucción y abuso de autoridad.

Los cargos están relacionados con la campaña de escuchas y seguimientos ilegales a magistrados, políticos de oposición, periodistas y defensores de derechos humanos puesta en marcha por el DAS en “coincidencia” con los dos gobiernos de Uribe.

Aporrea- TeleSur

Ir arriba

ir arriba