viernes, 20 de mayo de 2011

Argentina- CHACO: UNA VERDAD REPRESIVA INCÓMODA. PRIVACIÓN ILEGÍTIMA DE LA LIBERTAD: MONEDA CORRIENTE.

Sandra Saidman es jueza y cuenta al diario chaqueño datachaco.com cómo se maneja el gobierno que comanda Capitanich, pieza cave del gobierno "nacional" y popular de Cristina Fernández de Kierchene (http://www.datachaco.com/)
¿Hay que temer a la Policía del Chaco?

El jueves 19 venía caminando por Av,.Edison y al llegar a la intersección de José M. Paz advierto un gran número de personas miraban un enorme despliegue policial compuesto por 6 motocicletas tipo “cross” de la policía, una camioneta con identificación del GEMO y 8 policías, todos uniformados y fuertemente armados; personal que a diario pueden verse en los barrios del Gran Resistencia.


Sandra Saidman, jueza de Faltas de Barranqueras


Cuando llego al lugar subían a la camioneta con el golpe en la nuca de rigor a un muchacho de 20 o 25 años, alcancé a ver que era muy menudo y que cuando dentro del móvil quiso levantar la cabeza, recibió otro golpe. En el lugar también había una moto particular. Pregunto a un hombre que miraba el espectáculo qué había pasado y me contesta una chica de

menos de 20 que estaba junto a él. Me dice que el preso era su marido. Le pregunto entonces porqué, qué había hecho y asustada como estaba me dice: -pero señora si te llevan porque sí. No hicimos nada, estabamos por jugar a la quiniela. Hay una agencia en ese lugar. Me cuenta entonces que ella quería su moto y los documentos y partidas de nacimiento de sus hijas que estaban en el baúl de la moto y que la Policía ni siquiera la dejaba que se acercara a hablar, ni a su marido y menos aún a explicarle a algún policía qué era lo que necesitaba.
Me acerqué a unos de los policías; por supuesto debí presentarme y extenderle la mano; recién allí pude lograr me atendieran.
Aclaro que este agente no estaba haciendo nada; sólo uno escribía el acta de secuestro. Le pregunto entonces el porqué de la detención del muchacho.
 De mala muy manera me dice que “por averiguación de antecedentes” y porque “tiene pedidos de capturas”. Que la moto iba a ser “incautada” y que tenía que esperar a viniera el oficial encargado del procedimiento por lo papeles de la baulera.
Cuando llega este señor, otra vez me presento y le pregunto qué había pasado. Este me contesta ahora que el detenido que iba en la moto con la esposa a “la voz de alto” no se detuvo, que cruzó el semáforo de Alberdi y Edison en rojo y que vino a refugiarse en la agencia de quiniela. Que “ellos” lo conocían por “chorro”.-
Le pedí entonces que le entregara a la chica todos los documentos y las partidas de nacimiento de las hijas que estaban en la baulera. A eso accedió y ante mi requerimiento me informó que el detenido y la moto iban a ser llevados a la Com.Tercera de Resistencia. Cuando la chica quiso preguntar algo éste Oficial levantó la voz y de muy mala forma le dijo:-Ud.se calla.-
Aclaro que la cédula verde de la moto estaba a nombre de la chica; por ende, el trabajo que implica para la policía realizar un secuestro estaba siendo en vano. Una o dos horas después, se la debían entregar.
Sin perjuicio de la imputación que consigne el Oficial en su informe, ¿cuál es la falta que cometió este ciudadano para ser detenido? Me niego a creer que ante tal parafernalia, al dársele la voz de alto, no lo haya hecho.
Cualquier persona se hubiera detenido ante tanta cantidad de policías que más parecia dispuesta a detener a un asesino o ladrón de banco que a éste muchacho. Que cruzó el semáforo en rojo, no lo sé; tampoco había ningún testigo de éste hecho.
Concretamente, se lo detuvo porque algún policía lo reconoció como “ladrón conocido” y porque según ellos, poseía “pedido de captura”.
 Más allá de que la esposa me manifestó que como su esposo había conseguido trabajo, el día anterior había sacado un certificado de antecedentes y no “había saltado ningún pedido”, quienes a diario estamos en éste trabajo sabemos perfectamente que ésta no es la forma de saber que un ciudadano tiene un pedido de captura.
La persona debe ser llevada ante la División Antecedentes Personales de la Policía de la Provincia y recién allí, esta división informa sobre “pedidos de capturas” ordenados por un juez.
Lo relatado no es más que una detención ilegal y arbitraria. No dispuesta por un Juez como lo dispone nuestra Constitución y en cuando a la “flagrancia” que alegará la policía, el proceder policial es casi temerario.
No quiero imaginar si una de las hijas de ese jóven matrimonio hubiera estado con ellos en ese momento; realmente una situación inolvidable y que afecta a cualquier persona. Supongamos que el ciudadano poseía pedido de captura. Debía en ese caso la Policía de la Provincia informarle al mismo en ese preciso momento que la razón de la detención era por pesar sobre el mismo pedido de detención y el Juzgado y Juez correspondiente. También debió informárselo a la esposa.
 Jamás se debió tratar al detenido de esa forma; menos aún a la esposa a quien se le negó toda información. El secuestro de la moto fue un hecho totalmente arbitrario. La propietaria estaba presente en el lugar.
El potencial secuestro de los documentos de la esposa y las 2 hijas y las partidas de nacimiento de las mismas, constituyen un hecho gravísimo.
Seguramente en el informe policial que se sustente la detención del ciudadano se “escribirá” que el mismo incurrió en las faltas previstas por los arts. 41 del Cód. de Faltas (negación de datos) o 40 (inobservancia de mandatos legales porque hizo caso omiso a la voz de alto) u 89 (conducción peligrosa por cruzar el semáforo en rojo), El Juez de la causa dictará oportunamente la sentencia que tenga por acreditado o no éstos hechos.
No escribo éstas líneas como Juez.
 Las escribo como ciudadana de ésta provincia preocupada porque ésta policía no se corresponde a un modelo democrático. Esta policía demuestra procederes y comportamientos totalmente arbitrarios, sin respeto alguno a la gente. Porque ésta actuación se corresponde con otra época de nuestro país y no a la de la policía de un estado de derecho. Evidentemente, en ésta institución falta mucho por hacer. Y los policías tienen mucho que aprender.
 A nuestra policía provincial se le debe imprimir urgentemente un nuevo modelo; de respeto por las garantías constitucionales imperantes, de los derechos de las personas y también deben aprender educación y trato. La arbitrariedad, prepotencia y la negación de los más elementales derechos al detenido y a su familia demostrados en éste procedimiento evidencian un grave problema que tiene la Policía de la Provincia del Chaco a quien no deberíamos temer; sin embargo, por el procedimiento que relaté, pareciera que si, máxime si uno es pobre o tiene algún tipo de antecedente o anda en una actitud que para la policía, según su formación, es sospechosa.
Sandra Saidman
Juez de Faltas-Barranqueras-Chaco

Ir arriba

ir arriba