martes, 12 de enero de 2010

México: Liberación suicida de la riqueza minera

El gobierno de México otorga concesiones de muy largo plazo para la extracción de minerales que, al final de su vigencia, dejan como herencia tierras arrasadas, contaminación y problemas sociales entre las comunidades. Han sido empresas extranjeras las beneficiadas del rally de los metales y minerales.

En Rusia, hace más de un año, un grupo de leyes nacionalistas intentaron proteger la participación de inversionistas locales en la extracción de metales preciosos, metales y, por supuesto, hidrocarburos.

Sin embargo, hoy, cuando los commodities y, en especial, los metales preciosos se han consolidado como el refugio de miles de inversionistas, el gobierno de Dmitry Medvedev está pensando reducir las restricciones para el capital extranjero para atraer a un mayor número de inversionistas; incluso, analiza la posibilidad de otorgarles incentivos fiscales.

El objetivo es acelerar la participación de empresas mineras, por ejemplo de Canadá, antes de que termine el rally en los precios del metal que llegó a tocar su máximo histórico en niveles de 1 mil 227.50 dólares, cuando apenas en septiembre se ubicaba en menos de 1 mil dólares o cuando en 2002 el oro costaba menos de 300 dólares. Los cambios en Rusia, sin embargo, tendrían que darse de manera acelerada. Aparentemente, la tendencia alcista en los precios del oro podría cambiar y, al cierre de esta edición, cayeron a 1 mil 200 dólares.

México, a diferencia de Rusia, con grandes reservas del metal amarillo, no ha tenido problemas para que inversionistas extranjeros, especialmente de Estados Unidos y Canadá, se beneficien del ascenso en sus precios para garantizar el abasto de sus inventarios. El precio, sin embargo, ha sido muy alto.

Devastación en marcha

A diario, hora tras hora, las enormes excavadoras remueven toneladas de tierra que potentes explosivos sacaron a la luz; sus garras metálicas hurgan, gramo por gramo, el oro, la plata, el plomo, el zinc y otros metales en las minas de San Luis Potosí, Zacatecas, Chihuahua, Sonora, Chiapas y otras más que se explotan intensivamente en 26 estados de la república; sus vetas están destinadas a alimentar lo que el académico John Saxe Fernández denomina “la inclinación fagocitadora del actual capital monopólico”.

leer más: AMLO TV
www.lopezobradordvds.blogspot.com

Ir arriba

ir arriba