viernes, 15 de enero de 2010

Uruguay: ATRAPADO EN UN JUEGO DE ESPEJOS, QUIERE SER LO QUE NO ES

JORGE WASHINGTON LARRAÑAGA

Por: Andrés Capelan

MONTEVIDEO/URUGUAY/15.01.10/COMCOSUR AL DÍA

Hoy dice la radio que ayer el senador Jorge Washington Larrañaga dijo que el Partido Nacional debe revertir su imagen de “derecha” y dejar de ser “el que defiende a los ricos y a los aristócratas”. ¿No es gracioso?

En efecto, según cuenta la radio El Espectador, en entrevista con el semanario Búsqueda, el líder de Alianza Nacional expresó que “el Partido Nacional no deber ser más el partido que defiende ni a los ricos ni a los aristócratas, ni a los de Pocitos ni a los de Carrasco, ni a los de capital contra el interior; tenemos que defender a todos los uruguayos. Creo que ése es el enorme desafío. Ése es el problema, la imagen que devuelve el Partido Nacional en estos momentos si se mira en el espejo”.

¡Es muy gracioso! A mi me parece que a veces el senador Jorge Washington Larrañaga no se da cuenta de las cosas que dice, porque lo que está diciendo es que lo que le preocupa no es lo que el Partido Nacional ES, sino lo que el Partido Nacional PARECE. Pero además, si dejara de defender a los ricos y a los aristócratas, el Partido Nacional dejaría de ser el Partido Nacional. Si el senador Jorge Washington Larrañaga no quiere defender más a los ricos y a los aristócratas como él, lo primero que tendría que hacer sería IRSE del Partido Nacional.

Pero bueno, no se vá, Larrañaga no se vá. Pero no sólo no se vá, sino que el mismo día en que se publicaron esas declaraciones, el senador Jorge Washington Larrañaga participó junto a la flor y nata de su aristocrático partido de terratenientes en un homenaje a Domingo Burgueño, un ex Consejero de Estado del Dictador Gregorio Álvarez que vuelta la democracia comenzó a militar en el mismo Partido Nacional del senador Jorge Washington Larrañaga, terminando como Intendente municipal del departamento de Maldonado durante varios períodos.

Sin embargo, el senador Jorge Washington Larrañaga no dijo nada de los cinco años en que Burgueño fue arte y parte de la dictadura civil y militar ni sobre los chanchullos que pergreñó luego, sino que dijo que lo recuerda como como “un gran dirigente”, "un ser humano excepcional, el mejor intendente que tuvo Maldonado a lo largo de su historia, un hacedor, un hombre de obras, de respuestas, de humanismo, de sencillez republicana, vecinal”, al que recuerda “muy especialmente”.

El “Ayudamemoria” que se publica más abajo recuerda cuanta verdad hay en eso de que Burgueño fue “un hombre de obras”. En fin, tú dime a quién homenajeas y yo te diré quien eres, que tu no eres lo que dices sino lo que haces. Y no seas hipócrita ¿te puedo pedir al menos eso? Si, te lo puedo pedir y tu me dirás que no eres hipócrita, porque en realidad eres MUY hipócrita, pues si no lo fueras no estarías donde estás ni dirías lo que dices.

AYUDAMEMORIA

LOS ASUNTOS DE DOMINGO BURGUEÑO EN ÉPOCAS DE LA DICTADURA

Carlos Peláez (La República – 04.02.02)

Una de las mayores estafas al BHU: diputados del FA denuncian a Framyl
Investigación involucra al ex intendente Burgueño, a uno de sus cuñados y a un actual jerarca comunal

Los diputados frenteamplistas Darío Pérez (Cabildo 2000), Raquel Barreiro (Asamblea Uruguay), Artigas Melgarejo (Partido Socialista) y Fernando Sendic (Movimiento 26 de Marzo), integrantes de la Comisión de Vivienda, Territorio y Medio Ambiente de la Cámara de Representantes, presentaron el pasado viernes 21 de diciembre ante el Juzgado Penal de 2º Turno, a cargo del magistrado Carlos García, documentación ampliatoria que complementa la denuncia contra Framyl SA, presentada por Esteban Sánchez en representación de varios vecinos, residentes y promitentes compradores en el barrio San Antonio. García viene desde Cerro Largo y acaba de asumir el pasado 1º de febrero, en sustitución del juez Daniel Tapié.

Los documentos recogen una extensa actuación parlamentaria investigando el presunto delito realizado por la empresa contra centenares de promitentes compradores de Maldonado. Los mismos van desde 1978 hasta el 29 de noviembre de 2001 e incluye boletos de compraventa, documentos de la empresa, actas de investigadoras y comisiones parlamentarias, junto a las presentaciones realizadas por los vecinos ante la Cámara de Diputados. Los promitentes compradores nunca pudieron escriturar sus lotes, a pesar de que en muchos casos fueron pagados en su totalidad. El terreno donde se asientan hoy sus casas fue rematado recientemente en Montevideo por el Juzgado Civil de 6º Turno. El bien fue adquirido por Emprendimientos San Antonio Ltda., empresa que, según los denunciantes tendría vinculaciones con los responsables de la denunciada Framyl SA.

Pero la investigación no sólo se relaciona a los principales de la empresa Emprendimientos San Antonio Ltda., Miguel Marinescu, Hebe Dompe, Hernán Dompe, Juan Dompe, Hebe Mattarozzi, sino que debería tener repercusiones políticas dado el grado de involucramiento en la presunción de estafa del Directorio del BHU de la dictadura presidido por Julio César Luongo, del fallecido ex intendente de Maldonado, Domingo Burgueño, del actual director de Asesoría Notarial, José Luis Rapetti y de Ricardo Silva, cuñado de Burgueño y actual jerarca de la Oficina municipal de la Juventud.

Delincuentes argentinos y uruguayos

El 16 de octubre de 1985, el entonces diputado frenteamplista Ramón Guadalupe denunció en el Parlamento que "un grupo de delincuentes argentinos que operaron en Maldonado con la anuencia del Banco Hipotecario del Uruguay durante el período denominado boom de la construcción, a principios de los años 80, estafaron a esa institución en unos 30 millones de dólares y perjudicaron a centenares de personas de modestos recursos". Los mencionados delincuentes eran: Julio Bachman, con antecedentes internacionales por secuestro, extorsión y falsificación de moneda extranjera y el abogado Arturo Poblet Videla, implicado en una falsificación millonaria de Bonex.

Ambos se instalan en Maldonado y constituyen las empresas Framyl SA y Disnamar SA para vender terrenos y construir viviendas con financiación del Hipotecario. Guadalupe sostuvo que sin tener en cuenta los antecedentes de estas personas, el BHU le otorgó una cifra cercana a los 25 millones de dólares, "a pesar que en esa época el Ejército y la Policía de Maldonado tenían un completo registro de cada uno de los habitantes de la zona", dijo el legislador. Pero además se hizo una tasación de 900 dólares por metro cuadrado de construcción para viviendas de categoría II cuando en las torres más importantes de Punta del Este el costo era de 600 dólares el metro cuadrado. La construcción de viviendas se terminó sin que el fraccionamiento estuviera aprobado y sin contar con los servicios indispensables.

Guadalupe se preguntó entonces: "¿Qué pasó?". Y enseguida contestó: "Parece que altos jerarcas municipales y hasta un ex candidato a la Intendencia en 1984 recibieron altísimas propinas para que salieran las autorizaciones sin los avales técnicos y administrativos correspondientes". ¿Quién era el candidato municipal? Pues nada más ni nada menos que Domingo Burgueño Miguel, quien en la época de Framyl SA, plena dictadura, se desempeñaba como secretario general de la Intendencia y luego, ya en democracia, fue intendente de Maldonado entre 1990 y enero de 1998, cuando falleció.

"Una estafa sólo posible por la presencia de Domingo Burgueño"

En su libro "País vaciado: dictadura y negociados", editado en 1987 por Monte Sexto, el periodista Miguel Carrió aporta detalles significativos sobre la estafa cometida por Framyl SA. En la página 145 sostiene que "la vedette uruguaya de la estafa fue Domingo Burgueño Miguel, a quienes sus amigos apodaban 'el Bala'. El fue secretario de la Intendencia de Maldonado durante unos 20 años bajo gobierno colorado, con el único gobierno nacionalista y con gobierno verde bajo la dictadura". Carrió sostiene que "todas las irregularidades cometidas en la Intendencia y las correspondientes gratificaciones pasaron por sus manos. Framyl fue posible porque el Bala estaba en el asunto".

El libro agrega que una cinta grabada por Poblet Videla, principal de Framyl SA, y que llegó a manos de David Borges, ex interventor de Disnamar y editor del diario Punta del Este, "se expresa que Burgueño es pieza clave en la organización delictiva y principal destinatario de los dineros que desviaba el Banco Hipotecario para el pago de coimas". Carrió sostiene además que "relacionado con Framyl SA aparecen otros personajes de la dictadura como el abogado Eduardo Carrera Hughes, consejero de Estado y abogado de Framyl SA, así como una larga lista de funcionarios municipales y del BHU que recibían coimas mensuales para que el programa de construcciones se hiciera sin planos o se cobraran adelantos de obra en el Banco por construcciones que nunca se hicieron".

Carrera Hughes era socio de Burgueño en un estudio contable ubicado en la calle Burnett. Recientemente cobró notoriedad a consecuencia del litigio que le iniciara a la Intendencia por la propiedad del mirador de Punta Ballena y con el que finalmente logró para la sucesión que representaba una porción de 13 hectáreas sobre el Mirador de La Ballena. Diversas fuentes han indicado que en el transcurso del litigio se cometieron notorias irregularidades que "deberían ameritar una investigación por parte de la Junta Departamental". En caso contrario, el departamento podría perder uno de los lugares de mayor atractivo turístico.

Cómo se consumó la estafa

Framyl SA aprovechó que miles de personas venidas de otro lugar del país a trabajar en la construcción necesitaban vivienda. A ese público, según afirma Carrió, fue posible venderles viviendas dando como recibo de pago papeles o compromisos de compraventa sin registrarlos en ningún lado. Veintitrés años después, los promitentes compradores viven allí en calidad de intrusos, sin poder comprobar sus pagos y con la amenaza de ser desalojados.

Según una entrevista realizada por la periodista Liliana Berna al demandante Esteban Sánchez, "entre los años 1978 y 1980, en las oficinas de Administraciones Pan de Azúcar, ubicadas en la ciudad de Maldonado, se pusieron a la venta cientos de lotes propiedad de la firma Framyl SA, cuyo titular era el argentino Miguel Marinescu. El gerente de la empresa era Ricardo Silva, cuñado de Burgueño".

Sánchez, actual presidente de la comisión barrial formada por varios de los vecinos estafados, es quien ha presentado la denuncia penal a la que los diputados incorporaron documentos. Pocos meses atrás dijo a Berna que "en este barrio hay gente que pagó la totalidad de las propiedades, otros que abonaron una parte y otros que directamente tomaron posesión de los lotes sin hacer efectivo ni un solo pago por lo cual se encuentran en una situación totalmente ilegal".

Pero la comisión que preside está integrada por aquellos ocupantes legales, que se ubican en las manzanas 20, 19, 9, 11 y 12, y tienen personería jurídica. Sánchez pagó por su lote un total de cuatro mil seiscientos dólares, en tres cuotas de setecientos dólares y cuotas mensuales y de sesenta y tres dólares cada una.

"Hay terrenos por los que se han pagado hasta once mil dólares, que fueron entregados a la empresa Framyl SA. Todos pagamos la reserva en Administraciones Pan de Azúcar y quien estaba a cargo de esas ventas era el escribano José Luis Rapetti", que actualmente se desempeña como director notarial de la Intendencia de Maldonado. En el año 1982, Framyl desaparece del mercado dejando atrás varios embargos y demandas judiciales en su contra.

Sánchez sostuvo que "para ese entonces había personas que no habían pagado la totalidad de sus terrenos y se veían imposibilitados de hacerlo, dado que para hacer efectivo un pago en créditos públicos debe existir una división catastral, la cual no estaba hecha. Fue otra de las sorpresas que nos llevamos, pensábamos que eso ya estaba organizado desde un primer momento... por el hecho de que nos habían vendido con número de padrón y de manzana. Pero cuando íbamos a reclamar, Silva, el gerente de la empresa, solucionaba todo llamando a la Policía y haciéndonos detener. Todavía en el año 1985 seguían vendiendo terrenos sin la documentación correspondiente y nosotros tenemos pruebas de todo lo que decimos".

Agregó que "Framyl tenía una deuda por valor de dos millones de dólares, por la cual se ejecutó un remate en todo el predio que comprende este barrio. Lo que resulta sumamente extraño es el monto que pagaron los actuales "dueños", Emprendimientos San Antonio SRL: sólo 20.000 mil dólares. Y para completar este circo que es nuestro barrio, el abogado a cargo de la nueva empresa es el mismo de Framyl". El abogado Heber Gatto, integrante del Estudio Vilensky-Gatto, explicó a LA REPUBLICA que "el Estudio ingresó a esa empresa porque los dueños originales nos ofrecieron una participación a cambio de los honorarios que nos correspondían por el juicio. El precio que se pagó no es de 20.000 dólares sino de dos millones de dólares, que era la deuda que fue licuada. Es decir, la empresa perdió esos dos millones".

Gatto afirmó que "Emprendimientos San Antonio SA se ha comunicado con los promitentes compradores y va a reconocer lo que éstos hayan pagado. No es intención de nadie complicarle la vida a esas personas que ya han tenido suficientes problemas. Vamos a analizar toda la documentación y el que pagó recibirá su escritura".

Premio sin castigo

El Directorio del Banco Hipotecario de la época en que se consumó la estafa de Framyl, era presidido por Julio César Luongo. Eran años de dictadura militar. Consiguió impunidad. Y para muestra basta un botón, o mejor dicho, un apartamento. La unidad 406 del famoso edificio Mburucuyá de Punta del Este, ubicado en la calle En Familia, fue adjudicado a Sonia Casella de Luongo, esposa de Julio César Luongo, por el Directorio presidido por Salomón Noachas, que de paso también le adjudicó otros a sus familiares y amigos. Esto le costó el cargo, pero no las propiedades que siguen usufructuando.

Ir arriba

ir arriba