sábado, 15 de octubre de 2011

Paraguay: Estado de excepción y huelga educadores

Paraguay Protestas de docentes
El estado de excepción decretado por el gobierno paraguayo en dos departamentos del país y la huelga de maestros que paralizó el sistema público educativo por tres días descollaron aquí durante la semana que concluye hoy. La medida fue implementada a solicitud de ambas Cámaras del Congreso por espacio de dos meses en las provincias de San Pedro y Concepción, territorio este último donde hombres armados atacaron a tiros la subcomisaría de Capitán Giménez.

En la agresión del 21 de septiembre pasado perecieron los suboficiales Salvador Fernández y Vicente Casco.
La agresión al local policial se realizó con armas de grueso calibre y fue atribuida al autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).
El presidente de la nación, Fernando Lugo, declaró en conversación con autoridades de Concepción que su gobierno “no cierra los ojos ni los oídos a los problemas reales del país”.
Significó que el EPP es un “grupo de delincuentes” y constituyen la “herencia recibida de anteriores gobiernos”.
Un comunicado de la Comisión Política del Partido Comunista de Paraguay (PCP) afirmó que el estado de excepción contradice los derechos fundamentales proclamados y garantizados por la Constitución.
“El criterio básico” para combatir al denominado Ejercito del Pueblo Paraguayo es investigar y adoptar medidas adecuadas “contra los mafiosos responsables de este engendro provocador”, aseguró.
Los comunistas señalaron que la medida es una “ley represiva contra el movimiento campesino y popular” y responsabiliza de la iniciativa a “parlamentarios y sus mandantes sojeros y ganaderos”.
De otro lado, educadores asociados al Comando de Unidad Sindical de los trabajadores de la Educación, que agrupa en su seno a 93 mil docentes de 11 gremios sindicales, organizaron de lunes a miércoles una huelga en reclamo de mejoras salariales y aumento presupuestario.
Para el titular paraguayo de Educación, Víctor Ríos, el esfuerzo mancomunado de permanente diálogo entre los ministerios de Hacienda y Educación, el Congreso y los gremios de maestros, permitió lograr el salario mínimo exigido por los docentes.
La subcomisión cuatro de la Comisión Bicameral aumentó en unos 97 millones de dólares el incremento de presupuesto para el próximo año, el cual permitirá que los docentes cobren “el justo salario mínimo por turno”, afirmó.
Eladio Benítez, de la Unión Nacional de Educadores de Paraguay, declaró a Prensa Latina que con la huelga se logró la unidad de todos los sindicatos de educadores.
El dirigente significó que el planteamiento concreto es “cambiar el sistema educativo paraguayo”, el cual responde a “intereses que no son los nacionales, sino extranjeros y precarizan cada día mucho más a la Educación”./PL

Ir arriba

ir arriba