jueves, 27 de mayo de 2010

Policía armada de Costa Rica ocupó edificio de sindicato en Limón

Un grupo de 60 policías armados cerró calles aledañas al edificio del Sindicato de Japdeva, en Limón, mientras varios derribaron puertas y asaltaron el inmueble, a las 4:30 de la mañana, en el puerto del Caribe costarricense.

Ronaldo Blear, presidente del Sindicato de Trabajadores de la Junta de Administración Porturaria y Desarrollo de la Vertiente Atlántica (SINTRAJAP-Legal), aseguró que esta acción administrativa y política refleja el continuismo de la administración de los Arias a través de la actual presidente, Laura Chinchilla.

Blear informó que durante la acción policial fueron cerradas calles aledañas al edificio, apostaron vehículos y hombres fuertemente armados.

Dijo que en las oficinas del SINTRAJAP no se encontraban trabajadores ni dirigentes, y reclamó la acción policial a pesar de que existen dos recursos para evitar el desalojo, hasta la fecha no resueltos por instancias judiciales.

“Todo lo cercaron, como si fuéramos delincuentes”, acusó Blear a las fuerzas del Ministerio de Seguridad Pública, e indicó que a las nueve de la mañana en las afueras del edificio se encontraban unos 20 policías y un número desconocido dentro del edificio.

“Esta acción la podríamos justificar que esto es señal de cómo este Gobierno va a continuar con atropellos”, acusó Blear.

Para el dirigente sindical “Laura Chinchilla ha sido parte del último Gobierno. No puede alegar desconocimiento. Este desalojo y la intervención del Gobierno es un acto político y administrativo, y son secuelas de la administración Arias, que dejó gente en ministerios estratégicos rodeando a Laura”.

Ronaldo Blear dijo que seguirán acudiendo a las instancias legales, y si posteriormente a las internacionales como la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Recordó que todas estas acciones se deben fundamentalmente al negocio de los Arias para privatizar los puertos de Limón, y por eso acordaron un gran soborno por más 137 millones de dólares con los pseudo dirigentes sindicales impuestos por la anterior administración.

RELACIONADAS

Gobierno de Costa Rica en campaña para criminalizar protesta social

Ir arriba

ir arriba