lunes, 31 de mayo de 2010

ELLOS NO QUIEREN PAZ, SU NEGOCIO ES LA GUERRA Y LA MUERTE.

(A esta hora será mucha la tinta vertida sobre este nuevo crimen de los malditos asesinos sioonistas)
JAVIER MONAGAS MAITA

Cada hora, cada día, cada semana, cada mes, cada año... La muerte en forma bursca, premeditada, dirigida y preconcebida con unos objetivos bien definidos; e cualquier parte del mundo, a mano de los peores asesinos de la historia (el sionismo judío - católico imperialista) bien sea por mar, por tierra, por aire, incluso vía expresa, la muerte llega como portadora del aberrante mensaje, tal vez ese día, quizás de tarde a lo mejor de noche. Lo único cierto que llega con toda precisión.

El mundo hipócritamente se limita a condenar, discursear y a olvidar cobardemente, hasta que al día siguiente, otro crimen, otra atrocidad de los sanguinarios amos de USA e Israel, vuelvan por sus fueros y masacran nuevamente a decenas, centenas, miles y hasta millones de seres inocentes. Ellos lograron su objetivo: ya el nadie se sorprende por las barbaridades cometidas.

Aun están frescas en la memoria las imágenes de niños palestinos calcinados y reducidos a su mínima expresión de masa, producto de las bombas de fosforo, que arrasaron las ciudades y poblados palestinos, lanzadas por aviones yanquis de bandera Israelí, escuelas reducidas a polvo con todo su contenido humano dentro, los hospitales y edificaciones civiles destruidos intencionalmente, bajo una criminal operación llamada plomo fundido. En esos días la voz del mundo se alzó a manera de coro.

Pero solo fueron gritos y reclamos de horror ante el monstruoso crimen, gritos que se diluyeron en una cadena de mísero silencio al poco tiempo. Las conveniencias políticas y económicas de unos avaros, que rigen a las naciones del mundo, en algunos casos bozaleados, en otros amenazados y en el que no, comprados por desgraciado dinero inorgánico. Para acallar la protesta y hacer olvidar el dantesco espectáculo, se inventaron una crisis económica mundial.

Desde ese momento los muertos yacen sin paz en el olvido interesado inducido por unos egoístas que se creen dueños del mundo y del destino de la humanidad.

Para la industria de la muerte sionista yanqui – Israelí, cada cadáver representa una suma de dinero que llega a sus arcas. Las masacres ahora se hacen para usar de manera experimental sus nuevas tecnologías para la muerte. Mientras mas vidas destruyen, mayor será su precio y mayor su demanda en los mercados mundiales.

Las naciones que pueden frenar esta catástrofe, voltean para un lado y se hacen los desentendidos; se podría decir que son cómplices. Éllos creen que disimulando están a salvo, pero la realidad dice otra cosa. Ya Rusia está rodeada de bases y armas estratégicas de la OTAN, como todos saben esa organización es un instrumento al servicio del imperio Sion yanqui y en Yugoeslavia demostraron lo que son capaces, enseñaron que no se detienen ante nada para destruir una nación si es necesario y conveniente a sus intereses económicos y militares.

En estos días finales del mes de mayo del 2010, el sionismo imperialista asesino, volvió de nuevo a atacar a persones civiles desarmadas y en naves civiles son mas de 20 personas Masacradas y mas de 70 Heridos, indefensos portadores de bastimento, agua y medicina. Su gran delito, tratar de salvar la vida de algunos seres que se encuentran encerrados en un gigantesco campo de concentración a cielo abierto, personas que se les prohíbe por la fuerza tener acceso a agua, alimentos, medicinas y hasta un techo.

Quisiera que esta vez la reacción del mundo sea contundente, no mas discursos ni investigaciones estériles. No más impunidad, el mundo puede y debe vivir sin Norteamérica ni los sionistas Israelíes.

El estado ilegal de Israel y sus protectores deben ser execrados de las relaciones mundiales, Venezuela debe dar el ejemplo y cortarle el suministro de petróleo y materia prima a Estados Unidos.

El pueblo Norteamericano y los judíos honestos y responsables, deben condenar y eliminar todo nexo con el estado forajido e ilegal sionista, todo el territorio debe ser devuelto a los legítimos dueños, que son los Palestinos.

Si se sigue permitiendo las masacres intencionales de los barbaros criminales sionistas, dentro de poco, atacaran a quien quieran, donde quieran, cuando quieran y como quieran. Cada vez que necesiten probar sus tecnologías de muerte, inventaran una excusa para arrasar a pueblos y seres inocentes e indefensos EL MUNDO TIENE LA PALABRA. Estoy seguro que trataran de buscar alguna estúpida justificación, ya verán.


JAVIER MONAGAS MAITA javierdelvallemonagas@gmail.com

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba