lunes, 17 de octubre de 2011

Liga Arabe no pudo suspender membresía de Siria

Insurgente
Liga árabe
.LO MÁXIMO OBTENIDO ES UN LLAMADO AL DIÁLOGO
Las Las naciones árabes que buscaban suspender la membresía de Siria en la Liga Árabe por la violenta represión del gobierno contra protestas populares no lograron obtener suficiente apoyo el domingo para su moción.

Los ministros del exterior de las 22 naciones integrantes se reunieron a puertas cerradas en las oficinas generales del organismo para una sesión inicial de tres horas sin el representante sirio. Después tomaron un receso y se volvieron a reunir, ya con diplomáticos sirios, hasta altas horas de la noche.
Al final de la reunión con los diplomáticos sirios, el ministro de relaciones exteriores catarí Hamad bin Yasim no hizo mención de alguna posible suspensión, pero dio a Siria un plazo de 15 días para implementar un cese al fuego.
La Liga Árabe acordó también crear una comisión dirigida por Qatar para inspeccionar la situación en Siria y dijo que se efectuaría un diálogo entre funcionarios sirios y la oposición en las oficinas de la Liga en El Cairo.
"Un diálogo nacional en 15 días es una de las decisiones más importantes del día", dijo bin Yasim.
El diálogo nacional incluiría a miembros de la oposición siria fincados dentro y fuera del país. Si la reunión y el cese al fuego no se llevan a cabo dentro del período estipulado, la Liga Arabe sostendrá una sesión de emergencia, dijeron los participantes.
La televisión estatal siria reportó que Damasco no está ansioso de sostener un diálogo en El Cairo, e insinuó que debería realizarse en Siria.
También parece improbable que el recién formado Consejo Nacional Sirio, una coalición opositora de base amplia, acepte dialogar.
"Lo dijimos desde el día en que cayó el primer mártir: no al diálogo con los asesinos. Los asesinos deben ser enjuiciados por el pueblo libre de Siria", escribió la prominente figura de oposición Suhair Atassi en su cuenta de Twitter.
Para suspender la membresía de Siria, al menos dos tercios de los miembros tendrían que haber apoyado la medida. Un bloque de seis naciones, incluida Arabia Saudí, impulsó la medida, junto con el reconocimiento al Consejo Nacional Sirio, dijo un diplomático árabe que habló con la condición de no ser identificado porque no estaba autorizado a hablar con la prensa.
Sin embargo, agregó, un bloque significativo de naciones se opuso, entre ellas Sudán, Argelia, Líbano y Yemen, cuyo mandatario enfrenta también un levantamiento popular. Egipto no definió su postura, dijeron diplomáticos.
La suspensión de un miembro de la Liga Arabe no tendría un impacto tangible y directo sobre Siria, pero constituiría un golpe al régimen del presidente Bashar Assad al quitarle el apoyo del mundo árabe y aumentando su aislamiento internacional.
El grupo suspendió la membresía de Libia este año luego de la violenta represión de manifestantes por parte de Moamar Gadafi, pero fue restablecida bajo el nuevo gobierno.
La ONU afirma que más de 3.000 personas han sido asesinadas desde que el levantamiento comenzó a mediados de marzo.

Ir arriba

ir arriba