lunes, 23 de febrero de 2015

DOS MENTIRAS NO CONSTRUYEN UNA VERDAD


 Correpi      
 El 18 de febrero mucha gente marchó detrás de hombres y mujeres de la Justicia, cuyas historias individuales resumen sus quiebras y requiebres con el poder de turno al que sirven lealmente, hasta que aparece alguna versión en el horizonte. Algunos de los que se encolumnaron con ellos y los aplaudieron, quizás creyendo de buena fe que marchaban por verdad y justicia, o que homenajeaban a alguna especie de mártir.
Con estos sistemáticos profesionales de la impunidad y el encubrimiento, nadie puede esperar verdad y justicia. Ninguno de ellos se preocupó jamás por la verdad y justicia para los trabajadores a los que persiguen y condenan si se organizan y defienden lo suyo; ni por la verdad y justicia para los pibes fusilados por la policía; para los presos y torturados en cárceles y comisarías o para los desaparecidos desde 1993 hasta hoy. Estos son algunos de los ejemplos.        
 1. Los Centauros:              
 A principios de los '90, unos 20 fiscales del fuero criminal se agruparon bajo el liderazgo del veterano Norberto Quatín, integrante del aparato judicial desde 1958.  El entonces fiscal de cámara era conocido por su extremismo religioso, al punto que repudió a una sobrina, a la que había conseguido un puesto en la fiscalía de su lugarteniente, José María Campagnoli, porque se casó con un hombre divorciado. 
Otro que integraba el grupo era Pablo Lanusse, el fiscal que se hizo famoso durante el menemismo por la causa de contrabando de oro y el ataque que denunció, cuando lo secuestraron por un rato y apareció con la palabra "oro" tajeada. Tiempo después, resultó que uno de los involucrados en e delito era Antonio Lanusse, familiar directo del fiscal. 
No se sabe bien si ellos mismos se denominaron Los Centauros, o si fue un aporte de la prensa, pero no pasó mucho tiempo hasta que empezó a circular una explicación plausible; Eran Centaruros por la cabeza del fiscal y el cuerpo de patrullero, como graficó por entonces una viñeta en un diario nacional, y como confirmamos con cada causa por torturas o fusilamientos de gatillo fácil que sistematicamente archivaron. 
 leer más DOS MENTIRAS NO CONSTRUYEN UNA VERDAD  

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba