miércoles, 25 de febrero de 2015

Los Acuerdos de Minsk 2 no harán milagros - Andrew Korybko

JPEG - 29.7 KB
  Aunque fuesen escrupulosamente respetados y aplicados, los Acuerdos de Minsk no conducirán a la paz en Ucrania. En primer lugar porque Novorrossia (lo que la prensa atlantista designa como "los separatistas pro-rusos") no ha podido participar en las negociaciones ni firmar los Acuerdos, algo que sólo han podido hacer sus protectores. La otra razón es que la paz en Ucrania no conviene a los intereses de los dirigentes del este de la Unión Europea, quienes han adoptado la rusofobia como única línea política, lo cual resulta extremadamente conveniente para los Estados Unidos.              Los nuevos acuerdo concluídos en Minsk el 11 de febrero de 2015, designados como "Minsk2" [1], se limitan esecencialmente a la conclusión de un frágil acuerdo de cese del fuego en un contexto regional extremadamente tenso.
Es incluso natural que nos interrogemos sobre la sinceridad de los dos principales promotores de esos acuerdos, Francia y Alemania. En cuanto a Estados Unidos, Washington se abstuvo de todo compromiso formal sobre la entrega de armas a Ucrania, pero se reserva el derecho de decidir lo que mejor le parezca, y de decidir solo, independientemente de lo que crea la Unión Europea y de que haya combates o no.
 Qué quieren los europeos?   
 Los Acuerdos de Minsk 2 no harán milagros    

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba