martes, 21 de junio de 2011

La burocracia es ambidiestra - Ignacio Martínez

No le temo al vocablo. Burocracia viene del término francés "bureaucratie", que deriva de “bureau”, oficina, y “cratie” o “cracia”, es decir, gobierno.
Se empezó a emplear en la jerga política poco antes de la Revolución Francesa. El asunto es cuando se deforma y pasa a ser burocratismo, es decir que pierde su función para la eficiencia, la eficacia, el buen gobierno y la buena administración para la que fue creada.
 Veamos algunos síntomas de esa enfermedad burocrática.
Cuando no cumple los cometidos de administrar, de simplificar la función, de ser efectiva para el público al que sirve, y por el contrario es displicente, torpe, engorrosa, incomprensible para el ciudadano común, cargada de formularios, procedimientos y encima malos tratos.
Cuando el funcionario no incorpora que su función está al servicio del otro y todo lo que pueda entorpecer su comodidad, su horario, su ritmo, sus reglas en el lugar de trabajo, sus hábitos y costumbre, debe ser rechazado, y por lo tanto ese funcionario no va a hacer nada que esté fuera de su rutina que será cada vez más reducida para favorecer la comodidad en el tiempo que le toque ocupar ese sitio.
Cuando el cargo vale por sí mismo y el funcionario no hace nada que se lo pueda hacer perder y su lucha no será jamás conservarlo para servir, sino conservarlo para su provecho: obtener lo máximo con el mínimo esfuerzo.
Cuando se designan personas por confianza política, conveniencia, favoritismo, amiguismo, cuentas pendientes, pero no por capacidad, idoneidad, erudición.
Allí comprobamos una sarta de inútiles detrás de mostradores o de carreras administrativas que ya parecen ser parte del mobiliario, del asiento, de las paredes de las oficinas ministeriales o departamentales o empresariales.
Cuando el burócrata se cree superior porque exhibe algunos títulos y cree que con eso sustituye la experiencia y todos debemos rendirle pleitesía a su licenciatura de dudosa procedencia. Lo terrible es que estos síntomas de enfermedad social, estatal y empresarial se ven en gente de todo tipo.
En los que estuvieron designados a dedo por inescrupulosos de antaño, y los que, a nombre del cambio, reproducen exactamente los mismos males, esta vez peores porque se hacen bajo el ropaje del discurso progresista.
Conclusión.
La burocracia deformada en burocratismo es ambidiestra. Maneja la derecha y la izquierda con gran capacidad e igual ineficiencia y torpeza para nosotros, los que vamos a hacer los trámites.
 No todo es igualmente desastroso. En algunos lugares se ha avanzado.
 Si comparamos el BPS de hoy con el de antaño, sin palabras.
 Si comparamos algunos trámites como la cédula de identidad o el pasaporte o las partidas en otros tiempos con sus procedimientos hoy, también sin palabras. En otros casos ha empeorado.
Pero de lo que se trata es de admitir que la esencia de la reforma del Estado aún está por verse. La simplificación en aras de la eficiencia aún está por verse.
La imprescindible informatización pareciera estarse pidiendo a gritos para que la burocracia funcione en serio y cumpla el papel que necesitamos.
El funcionario público es, como ya se ha dicho, antes que nada un servidor público al servicio de la gente. Toda propuesta de eficiencia y cambio debe estar dirigida hacia esa función.
Los burócratas de la izquierda (lo digo en el buen sentido de la palabra) deben hacer todo el esfuerzo para que los cambios también se vean sensiblemente en la cosa pública.
 De lo contrario serán burócratas de izquierda con toda la carga peyorativa que ese término (el de burócrata, no el de izquierda), se ha ganado al fecundar esa enfermedad terminal que es el burocratismo que convierte a la burocracia en una especie de clase para sí.
El que no esté de acuerdo con esta nota puede escribir nomás, sus descargos.
Ni en esta columna ni en El Popular debe llenar papeleos, o pedir citas, o comprar timbres, o adquirir un número de expediente para mandar su opinión.
Fuente:
Info@lists.congresodelpueblo.org
http://lists.congresodelpueblo.org/listinfo.cgi/info-congresodelpueblo.org

Ir arriba

ir arriba