domingo, 8 de febrero de 2015

Argentina: Lo mató la policía


 Por Claudia Rafael y Silvana Melo
                           
Vanesa Orieta - Marcha - APE
  (APe).- Los pasos murgueros empezaban a resonar sobre el asfalto abrasador mientras las llamas devoraban el patrullero armado para esa ocasión y derruían las letras que remitían a policias y candidatos. Todavía se escuchaba el eco de la voz de Vanesa Orieta diciendo "hasta ahí lo llevaron, ahí determinaron el final de su vida".Estaba a escasos metros del último sitio en el que, descalzo, aterrorizado, con ropas que no eran suyas, Luciano Arruga peleó por su vida trepando como podía el terraplén empinado que separa la colectora de la General paz. Eran las tres y media de la mañana y a escasa distancia -declararía un motoquero después del hallazgo del cuerpo, como NN, en el cementerio de la Chacarita- un patrullero de la Bonaerense permanecía, del lado provincia, con las luces apagadas. 
 Las palabras de Vanesa Orieta tenían la fuerza de un mazazo. Ese mismo terraplén cobijó, en el acto por seis años desde la desaparición, a otros tantos desaparecidos. Se percibían, como íconos potentes, las figuras de Kiki Lezcano, Darío y Maxi Franco Zárate, Ezquiel Demoty; los muertos de Once y las eternamentes jóvenes víctimas de Cromañon; los más de 200 desaparecidos y 4.300 pibes asesinados e invisibilizados en democracia; los 30 000 desaparecidos que -decía Nora Cortiñas, con la imagen de su hijo Gustavo sobre el pecho- "están acá porque nosotras los traemos y los reinvidicamos, y adentro sentimos que nos dicen, 'seguí, mamá, seguí'". 
 Lo mató la policía (APE)   



No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba