sábado, 14 de febrero de 2015

Las búsquedas del hombre - Osvaldo Bayer



Desde Bonn - Alemania         
 La guerra. La estuupidez máxima de la humanidad. Basta con recorrer la historia de conflicotos del ser humano. Millones de muertos, ciudade destruídas, la producción dedicacada a mantener en ritmo los balazos que se repartían, los bombardeos aéreos. Y, por sobre todo, la Muerte. Los niños sin padres, las escuelas cerradas. El hambre de posguerra. La desolación más absoluta. Acabamos de vivir el prólogo a otro conflicto de muerte y destrucción. La posile guerra entre Rusia y Ucrania.
Dos de los países que fueron actores principales en guerras mundiales, Francia y Alemania, salieron a la calle a detener ese conflicoto que ya amenazaba estallar. Se logró algo, no todo. Por lo menos se puede emplear la expresión: "Lograron detener el conflicto". No es poco. Pero tampoco es mucho. El odio quedó.  Las exigencias de los dos países están en la mesa de discusiones. Y Estados Unidos vigila desde cerca esta situación. No quiere que crezca el poder de Rusia. Rusia,en su dominio de Ucrania, sería el lanzamiento de un nuevo imperio a la plataforma mundial. Los analistas Jochem Arntz y Damir Fras escriben en ese sentido: "Si Obama resolviera el envío de armas a Ucrania, estaría negando su propia Doctrina de la Seguridad Nacional. La actual redacción de ese papel de estrategia fue presentado el pasado viernes por la secretaria de Segurida de Estados Unidos, Susan Rie. Allí dice: "Cuanto más pequeña sean las huellas militares de Estados Unidos en el mundo, mejor será para América y también para el resto de los países. La solución está en la paciencia estratégica. No todos los conflictos se solucionan con el empleo de las armas".  En eso están de acuerdo  Obama y la primera ministra de Alemania, Merkel.  
leer más:Las búsquedas del hombre      

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba