sábado, 7 de febrero de 2015

Cuba - Nuestro primer mártir - Elio Delgado Legón


         Foto: Angel Yu

 Elio Delgado Legón: Soy un cubano que ha vivido ya 76 años, que conoce bien la etapa anterior a la Revolución porque la sufrió en carne propia y en la ajena y a quien le duele que se escriban tantas calumnias sobre un gobierno que lucha a brazo partido para darnos una vida mejor, y si n lo ha podido hacer a plenitud es por tantos obstáculos que se le han puesto en el camino.            Havana Times - Hacía sólo un mes que me había incorporado a la guerrilla y no había participado en ninguna acción importante- Sólo los más antiguos y fogueados, que tenían los mejores "hierros", habían ido a requisar armas y a una emboscada a la patrulla de la guardia rural.  
Se acercaba el 3 de noviembre de 1958, el día de las elecciones que había convocado la dictadura de Batista, para producir un cambio de gobierno con visos de legalidad, dentro de la llamada democracia representativa. 
De la dirección provincial del Movimiento 26 de Julio llegó un mensajero con la orden de sabotear las elecciones: ningún vehículo debía circular por la carreteras central, ni por el ferrocarril, pues se sabía que el régimen trasladaría tropas desde La Habana hacia las provincias centrales y orientales para garantizar las elecciones y el fraude.
En ese momento ya nuestra guerrilla, que llevaba por nombre Columna Julio Pino, contaba con unos 60 combatientes, pero una parte importante de ellos estaban desarmados, o con armas muy precarias y muy poco parque. Yo tenía una escopeta recortada que sólo era efectiva a pocos metros del enemigo, y un revólver calibre 38 con seis balas, que no había tenido oportunidad de probar.
leer más:Nuestro primer mártir  

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba