jueves, 19 de febrero de 2015

José Nieto, último exiliado del franquismo, militante de la CNT, hizo de Nueva York su refugio


 José Nieto en Nueva York en los años sesenta
  Carlos García y Montes Feu 19-02-2015     
                   
 Más allá de los hombres que luchan un día -y son buenos- o un año -y son mejores- están los que luchan toda la vida, como José Nieto: los impresindibles. Conocí a Pepe Nieto en Nueva York, en 2006, cuando montaba allí una exposición sobre los corresponales extranjeros durante la Guerra Civil española. Se acercó con el micrófono en la mano, para hacerme una entrevista destinada a su canal hispano de televisión, HITN, comenzamos a charlar sobre España y la conversación no se ha interrumpido en todos estos años.   
  Nacido en Orihuela en plena Guerra Civil, hijo de un tendero afiliado a Izquierda Republicana, perdió a su madre en un bombardeo e ingresó muy joven en la CNT (Confederación Nacional de Trabajadores). Sirvió en la Marina, participó en la nefasta y desconocida campaña de Sidi-Ifni que le costó a Franc uno de sus principales posesiones africanas e inició al mismo tiempo se actividad militante de la CNT. Estuvo muy cerca de las balas en la manifestación de la calle de San Bernardo de febrero de 1956 en la que salió herido un falangista y que pudo provocar una noche de los cuchillos largos. Fue arrestado en Barcelona en 1959, con apenas veinte años de edad y brutalmente torturado durante tres días; su delito: repartir panfleto de la central anarquista. 
 No tiene ánimo de venganza, pero cree firmemente que en Españ no ha hecho justicia a los que han dado la vida luchando contra Franco.  Si fuera un poco más joven volvería a militar y a luchar, no sé dónde, peo volvería: hay tantas cosas por hacer" 
 José Nieto, último exiliado del franquismo, militante de la CNT, hizo de Nueva York su refugio      

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba