domingo, 1 de febrero de 2015

Kobaní: Destruída y bombas sin explotar, pero sus habitantes se atreven a soñar

 El águila de la que fue la Plaza de la Libertad aún está de pie, alrededor casi nada queda en pie. Durante los meses de bombardeo cientos de edificios han desaparecido remplazados por escombros y cráteres en las calles.Una de las calles, aún sigue bloqueada por los cuerpos de los combatientes del ISIS, pudriéndose donde cayeron -un montón de huesos marcados sólo por el olor nauseabundo. Un camino fangoso que conducía antes a una escuela y a edificios que hoy destruídos un puñado de francotiradores cuida del lugar.
Por todas partes te encuentras con metal retorcido de viejos morteros, y a menudo, el contorno alarmante de bombas sin detonar.
Victoria inesperada. Las fuerzas Kurdas de esta ciudad del norte de Siria marcó una pérdida enorme para la estratégia y propaganda del ISIS, la alegría y el alboroto parecía imparable en toda la región.
Las montañas de ruinas, las bombas y las trampas explosivas, los cádaveres en descomposición, el sistema de energía y agua destrozados significa que mientras Kobani ha sido liberado, ya no es una ciudad en todo menos el nombre. La salvación del ISIS llegó al precio de la misma Kobaní.
La mitad de la ciudad está destruída como si un terremoto la hubiera golpeado. Incluso en las zonas más tranquilas, ningún edificio parece haber escapado ileso -todavía en pie están algunas ventanas, puertas, paredes chamuscadas de negro por el fuego o saqueos durante el combate.
Algunas partes que milagrosamente sobrevivieron sólo hacen resaltar más su desvastación.
Incluso en las calles que todavía lo aparecen hay un extraño silencio -interrumpido a veces sólo por el sonido de disparos lejanos, el estallido de un disparo de los campos de entrenamiento y haciéndose eco de la explosión de los ataques aéreos y los tanques del Isis -un recordatorio constante que mientras los militantes del Isis han sido expulsados de la ciudad la primera línea sigue estando a sólo unos pocos kilómetros de distancia.
"La batalla aún no ha terminado", dijo Anwar Musulmana, ex abogado y jefe del Gobierno de Kobani. Su alegría por la liberación de su ciudad se fue atenuando por la preocupación del resto de la comarca, la mayor parte aún está en poder de Isis.
Nuestro trabajo no ha terminado hay, pueblos que siguen luchando y seguiremos hasta que toda nuestra tierra sea liberada.
"Nosotros aquí en Kobani estamos en primera línea, luchando contra los terroristas en nombre de todos los pueblos del mundo", "...se puede ver aquí el precio a pagar por la Libertad"   
  extracto del artículo publicado en 'The Guardian', en la web pueden ver vídeos y albúm fotográfico 
   Kobani: destroyed and riddled with unexploded bombs, but its residents dare to dream of a new start 

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba