miércoles, 4 de febrero de 2015

Más cruel que Gengis Kan - Robert Fisk


 Así que lo quemaron en el fuego del infierno. Eso es lo que el "Estado Islámico" quería demostrar al mundo. Una crueldad al estilo Gengis Kan.
Primero el "Estado Islámico" obligó a los jordanos y a los japoneses a reconocer su poder -ofreciendo un periodista japonés como señuelo de negociaciones- y luego mostró al rey jordano y al primer ministro japonés lo que pensaba de ellos. 
Los jordanos habían demandado pruebas de que el teniente Muath Kasaebeh estaba vivo. Y les dieron la evidencia de que lo estaba cuando fue conducido a su jaula de fuego. El ejército sirio pudo haber advertido al rey Abdalá lo que podía esperar: meses atrás, el Isis prendió fuego a soldados sirios cautivos y luego asó sus cabezas en video. Y nadie dijo una palabra. 
 Pero,  quién entre los árabes no cuestionará también el costo de apoyar la guerra estadounidense contra el "Estado Islámico"?  
leer más:Más cruel que Gengis Kan    

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba