domingo, 8 de febrero de 2015

Las peshmergas de Rojava y la revolución kurda

Guerreras kurdas
 Las mujeres kurdas luchan por la libertad de su pueblo en Kobane   
 Por qué llama la atención lo ocurrido en este pequeño territorio?. Pues porque los salvajes fanáticos del EI han sido derrotados  por un ejército compuesto en su mayor parte por mujeres, la "Unión de Mujeres Libres" (YJA). Mujeres kurdas, libres, guerreras, que luchan por mantener su libertad y, sobre todo por la libertad de sus hijas. Y aquí viene lo que para mí es más significativo de todo: en Rojava se está llevando a cabo una verdadera revolución popular cuyo objetivo no es crear un nuevo Estado sino consolidar la emancipación de todo un pueblo.
  Lo que ocurre en Rojava constituye una amenaza tan peligrosa para Occidente como para el propio Estado Islámico. No porque las peshmergas ("aquellos que enfrenta la muerte") pretendan atentar en Europa ni mucho menos invadirla, sino porque en aquel territorio está llevándose a cabo una experiencia exitosa de anarquismo. Los pueblos se organizan en forma asamblearia; los servicios son gestionadados por los propios ciudadanos, existe paridad en todos los organismos políticos e institucionales, que, en cualquier caso, quedan suspenditados a las necesidades y decisiones de la comunidad; y no exite ningún tipo de autoridad religiosa, si bien la libertad de culto está garantizada.
Es evidente que se trata de un territorio relativamente pequeño y que se encuentra en una situación de excepción, pues debe combatir, por un lado la agresión de los salvajes fundamentalistas y, por otro, el aislamiento al que les somete el reaccionario gobierno turco.
Para Occidente supondría una indeseable amenaza la difusión y, quién sabe si el peligro de contagio, de un sistema social que repudia el capitalismo. Si están tratando de ahorgar por todos los medios una propuesta moderada como la de Siryza en Grecia, no quiero imaginar qué harían ante la posibilidad de un Estado moderno recurriera  a la autogestión.
leer más:Las peshmergas de Rojava y la revolución kurda  

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba