sábado, 7 de febrero de 2015

¿Provocará la política de Estados Unidos en Ucrania una nueva guerra fría? - Alexandre Latsa

JPEG - 27.5 KB
 Poco antes de la disolución de la Unión Soviética, Estados Unidos se comprometió a no admitir repúblicas ex soviéticas en el seno de la OTAN. Y lo que sucedió a partir de 2004 fue exactamente lo contrario. Alexander Latsa pasa en revista esa historia, la continuidad de las prácticas estadounidenses desde hace 11 años y el carácter ya inevitabe de una nueva guerra fría. 
RED VOLTAIRE - ROMA, (iTALIA) - 6 de febrero 2015     
 En medio del glacial invierno ruso de 1990, el extremadamente republicano y también tremendamente texano secretario de Estado estadounidense James Baker hizo en Moscú una sorprendente promesa.
Durante una conversación con Mijaíl Gorbatchov en el Kremlin, James Baker juró con la mano en el corazón que la OTAN no se extendería hacia el este si Moscú aceptaba que la Alemania reunificada se integrara a la alianza atlántica.   A mayor escala, aquello quería decir que los "occidentales" no tratarían de aprovecharse de la disolución del Pacto de Varsovia y de la retirada de las tropas soviéticas de Europa central. El ministro alemán de Relaciones Exteriores confirmó aquella promesa a su homóogo soviético, Eduard Chevardnadze.
Posteriormente, el propio presidente Bill Clinton contó en un libro de su autoría que en 1997 Boris Yeltsin le había pedido que limitara toda eventual expación de la OTAN a los ex miembros del Pacto de Varsovia pero que excluyera a las repúblicas de la antigua Unión Soviética, como los países bálticos y Ucrania. 
 'Víctimas de una rara ingenuida postsoviética, los rusos en general se quedaron por largo tiempo como hipnotizados viendo como las élites estadounidenses, simplemente no respetaban su propia palabra y comprobando que la promesa de que la "OTAN no se extenderá hacia el este", que aún resonaba en sus oídos, no valía absolutamente nada. Por el contrario la presión estadounidense se hacía cada vez más grande'. 
leer más:¿Provocará la política de Estados Unidos en Ucrania una nueva guerra fría?       



No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba