miércoles, 4 de febrero de 2015

Uruguay: Sociedad hipócrita, gobierno hipócrita. La violencia contra la mujer


 Debo confesar, nuevamente, que, leer noticias sobre Uruguay producen en mi escalofríos de indignación. 
Esta vez no es el gobierno la causa de mi indignación. Es la sociedad uruguaya, su gente.

En el diario El Observador del día de hoy, 4 de febrero, bajo el titular: Violencia dentro de las familias sirias pone en aprietos al gobierno de Mujica.        La violencia hacia la mujer nunca podrá justificarse por ningún motivo. Pero, lo curioso de esta situación es la preocupación de uno de los hermanos maristas que al parecer fue testigo de violencia hacia las mujeres de parte de hombres sirios.
No voy a negar que existe también la violencia hacia la mujer siria, musulmana o no. Lo que me llama la atención que esto salga a luz en estos momentos, y no lo denunció en octubre cuando lo vio.
El artículo tomó mi atención por el tema, la violencia a la mujer, sea donde sea. A comenzar a leerlo, recordé que hace unos pocos días atrás un político estadounidense pedía que se indagara más sobre los expresos del Guantánamo que llegaron a Uruguay. Que al parecer no tomaron mucho vuelo sus palabras. Sumando la campaña global contra los musulmanes en todo el mundo, este episodio denunciado a destiempo, lo veo como una denuncia para sumar a esta propaganda contra los musulmanes.
Por otra parte,  el desconocimiento de la religión musulmana, como así, la falta de experiencia de convivencia con personas del Medio Oriente siembran xenofobias.
Mi indignación ante esta noticia, y el artículo en general se debió a que la violencia contra la mujer en Uuruguay va en aumento.
Cuando en Uruguay se denuncia que una de cuatro mujeres ha declarado sufrir violencia doméstica, me pregunto: son musulmanas?
Cuando en Uruguay cada 21 minutos se denuncia violencia doméstica, son musulmanas? 
 Ante lo denunciado por el hermano marista, el prosecretario de la presidencia, Cánepa, quien aseguró haber consultado al cordinador del equipo de contención social y este le dijo: "no constan denuncias directas ni de vecinos", "las familias se encuentran con un equipo de asistentes sociales y psicológos y desde comienos se les explicó las reglas culturales de nuestro país y que la violencia doméstica es delito en Uruguay y al respecto existe tolerancia cero".
Volviendo a la mujer uruguaya, en una encuesta realizada el 27,7% de las mujeres consultadas en los servicios de salud aseguró haber sufrido violencia doméstica, el 23,9% violencia psicológica, el 6.3% violencia física y el 6.2% violencia sexual. Es más, 7 de cada 10 casos de violencia doméstica el evento ocurrió más de una vez [1].
La población femenina es de 1.761.283, lo que supone el 51,69% de la población; saque cuentas!         
 Hace pocos días atrás se llevó a cabo una marcha en Montevideo contra los asesinatos a mujeres, cuya cifra ascende a 5 muertes en lo que va de 2015, a manos de hobres que mantenían o habían mantenido algún tipo de relación con ellas.
 Además del objetivo de repudio a la violencia machista, los convocantes denunciaron el tratamiento que da la prensa a los femicidios, que nunca son nombrados por lo que son sino como "crimenes pasionales".  Y que además la mayoría de las veces se intenta transformar a la víctima en victimario al relatar cuestiones de la vida privada.
Esta es una de las muchas formas de discriminación y tolerancia a la violencia contra la mujer; "algo habrá hecho".    
 En una sociedad civilizada, democrática, culta, como la uruguaya no somos capaces de reconocer este otro tipo de impunidad que reina.
Es vegonzoso que con las cifras que se muestran a esta marcha hayan acudido poco más de cien personas. Eso habla de por sí en que clase de sociedad vivimos y como somos realmente. Nos rasgámos las vestíduras al escuchar las noticias por televisión, pero incapaces de levantar nuestra voz al menos en una marcha que debería haber sido multitudinaria.
Del gobierno no espero nada. Pero sí, esperaba de tantos otros que también se rasgan las vestiduras hablando de los derechos humanos que fueran capaces de asistir. Pero no. Aquí también detrás del discurso, está oculto el machismo.
La verdad no tengo conocimiento que exista en Uruguay una organización por los derechos humanos de la mujer, y de existir, dónde están?
"algo habrán hecho" estas mujeres para que se les asesine impunemente.
"algo habrán hecho" estas mujeres para que los hombres 'las fajen'
"halgo habrán hecho", los desaparecidos, los muertos, los torutarado durante la dictadura.
 Mucho no ha hecho, ni hacen los uruguayos para que estas y otras cosas no pasen. Nada han hecho y por no hacer nada, los legionarios de Artigas y Fernández Huidobro y toda esta canallada dentro y fuera del Frente Amplio tenga la sartén por el mango.               
 PS: Los Hermanos Miristas deberían observar que pasa en sus propios campos, debajo de las sotanas....
 [1]:Una de cada cuatro mujeres dijo sufrir violencia doméstica  
  leer:Marcha contra los feminicidios en Uruguay    

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba