viernes, 30 de enero de 2015

No matarás José Cueli


 Hace algunos años, Hermann Hesse, en sus reflexiones en torno a la guerra, escribió una serie de artículo que hoy siguen vigentes. Ante los acontecimientos actuales conviene no sólo releerlos, sino reflexionar acerca de su contenido. Seleciono uno de 1919 titulado "No matarás" y reflexiono sobre algunos párrafos.
 La doma del hombre, su desarrollo desde el gorila hasta el ser civilizado, representa un prolongado y lento proceso. Los adelantos hasta hoy día incorporados en la ley y la costumbre son frágiles. una y otra vez, los que parecían adelantos definitivos resultan arrumbados por un atávico rechinar de dientes.  Si vemos nuestra meta provisional, al cumplir con los mandatos espirituales desde Zoroasto y Lao Tzu en adelante, nos vemos obligaos a aceptar que la humanidad del presente continúa más cerca del gorila que de hombre; todavía no somos humanos, estamos en camino a serlo. Hace unos cuantos miles de años, la ley religiosa de un pueblo estableció la máxima fundamental: "No matarás". En la primavera de 1919, Barom Wrangel, al dirigirse a un pequeño grupo de idealistas en Berna, propuso que en el futuro ningún hombre se vería obligado a matar a otro hombre -ni siquiera al servicio de su país."  
 Más adelante en su escrito y tras la experiencia vivida en la guerra, Hesse agrega: "Matamos tanto. No solamente en nuestras estúpidas batallas, en los necios motines callejeros, estúpidas ejecuciones, matamos a cada paso. Lo hacemos cuando las circunstancis nos obliga a forzar a jóvenes de talento a desempeñar ocupaciones para las cuales no están preparados. Matamos cuando cerramos los ojos a la pobreza, a la desgracia o a la infamia. Lo hacemos tambié porque resulta más fácil, cuando patrocinamos o pretendemos aprobar instituciones sociales, políticas, y religosas atroiadas, en lugar de comatirlas con resolución".   
leer más:No matarás       

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba