domingo, 25 de enero de 2015

Qué hacer con los viejos



  Los viejos somos cada vez más numerosos. Leí por ahí que ahora hay 600 millones de viejos en el mundo, y que en 50 años más habrá 1.200 millones.
Hace tiempo vi una película en que  las personas que llegaban a cierta edad las transformaban en una deliciosas galletitas verdes. También en un libro que estuvo de moda por allá en los años 50 ó 60, El país de las sombras largas, explicaban que los esquimale dejabn  los viejos en medio de hielos lejanos y solitarios para que terminaran su vida tranquilamente. Dicen que la muerte por congelación es dulce, será cierto?. Pero esto eran equimales del siglo XIX o principios del XX. Supongo que ahora comen en un Mc Donald's y se mueren como todo el mundo, de obesidad o de un infarto que les provoca el colesterol. 
Mis hijos todavía no han aceptado esa idea del témpano lejano y me han regalado un teléfono celular para que los llame si me da un infarto, si me caigo y me rompo una pierna, si choco, si me pierdo, en fin, esas cosas. No lo uso para chismear ni nada, sólo para emergencias. Los muchachos me han puesto allí los teléfonos y celulares de ellos, del mecánico del auto, de las ambulancias y otros números de urgencia. Es muy fácil llamar, uno no tiene ni que saber el número, basta con buscar el nombre y el teléfono lo hace solo. O lo hacía.         leer más:Qué hacer con los viejos 

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba