viernes, 9 de enero de 2015

A Alá lo que es de Alá - David Torres



 De acuerdo, los autores de la masacre de Charlie Hobdo entraron disparando sus kakashnikov al  tiempo que gritabn "Alá es grande". De acuerdo eran musulmanes. De acuerdo, hay suras del Corán dedicadas a la yihad y al exterminio de los infieles que, sacadas del contexto,, pueden justificar cualquier atrocidad. De ahí a inferir que el Islam, la religión más extendida del planeta Tierra, con más de mil cien millones de seguidores, no es más que una serie de mandatos salvajes y homicidas contra todo lo que suene diferente, va a un abismo. Aproximadamente el mismo que va a inferir que el responsable de la matanza de Noruega, donde murieron 77 personas, es el cristianimo sólo por el hecho de que el homicida (Anders Breivik) era un fundamentalista luterano ultraconservador que justificó su acto en nombre de la defensa de una Europa cvilizada, cristiana y blanca. 
 En el norte de Uganda todavía quedan restos del LRA (Ejército de Resistencia del Señor), una organización militar cristiana liderada por Jish Kony y dedicaca al saqueo al asesinato y a la violación de niñoz, durante un conflicto que tuvo en jaque la región durante más de dos décadas, lo que provocó éxodo de dos millones de refugiados y al menos doce mil víctimas. Para que se hagan una idea del grado de bestialidad de estas alimañas (y vean que los cristianos de Kony no tienen nada que envidiar a los musulmanes de Estado Islámico), basta señalar que no sólo usan a los niños como esclavos sexuales sino que, entre las técnicas de entrenamiento para reclutarlos, les obligan a matar a sus padres,     
leer más:A Alá lo que es de Alá 

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba