domingo, 25 de enero de 2015

Desde Leningrado - Juan Vera


 Leningrado Primavera 1942  
 "Cada vez que la humanidad afronta nuevos dilemas, ya sean morales, filosóficos o éticos, merece la pena echar la vist atrás y revisar lo que nos ocurrió en el pasado" 
 En junio de 1941, la Alemania nazi inició la invasión de la Unión Soviética. Las tropas se dirigieron a la ciudad de Leningrado, cuna de la revolución y baluarte de la industria pesada que entonces abastecía al "continente" (así era cómo referían los leningradenses al resto de la URSS) de casi la totalidad de su material bélico.
Entretanto, Finlandia aprovechaba la ofensiva alemana para recuperar la frontera que recientemente perdiera en la Guerr de Invierno del año 1939, cortando de este modo, el acceso marítimo de la ciudad. Las autoridades soviéticas mandaron instalar bombas en los subterráneos de Leningrado que harían explotar en caso de que la ciudad cayera en manos extranjeras. En aquel supuesto, lo volarían todo, edificios, jardines, enemigos, población civil. 
El 8 de septiembre, Hitler optabapor sitiar la ciudad. Esperaba la ayuda del hambre y del frío y de la desmoralización para alcanzar una victoria ejemplar. En pocos días, las tropas alemanas se hicieron con el control de todas las rutas de acceso, también lograron incendiar el depósito de comida más grande de la ciudad. La "Carretera de la vida", única excepción al cerco, cuando en invierno las aguas del lago Ládoga se helaban tanto como para aguantar el tránsito de camiones, fue en ocaciones llamada también "Carretera de la muerte". Era frecuente que tanto los convoyes con suministros para la ciudad como aquellos que partían hacia el continente con evacuados fueran abatidos antes de llegar a su destino.    
Desde Leningrado  

No hay comentarios:

Ir arriba

ir arriba